About Taringa!

Popular channels

5 Espeluznantes Formas de Control Mental





5 Espeluznantes Formas de Control Mental a Las que Te Expones a Diario






Uno de nuestros temas favoritos es la forma en la que los mercadólogos pueden usar la psicología para manipularte y obligarte a hacer lo que ellos quieran (no creemos que “lavado de cerebro” sea un término lo suficientemente fuerte como para definir algo tan bajo).
Sabemos lo que estás pensando: Que eres demasiado listo como para caer con los trucos baratos  de las agencias publicitarias, además eres de los que adelanta los comerciales con el uso de tu DVR, tampoco caerías con  las artimañas políticas que pretenden jugar con tu inconsciente.
Pero, ¿estás seguro? Porque la ciencia ha descubierto que…


# 5. El Color de una Pastilla Puede Engañarte y Hacerte Creer que Funciona





¿Recuerdas cuando Neo tuvo que elegir entre la píldora roja o la píldora azul? La píldora azul lo pondría a dormir nuevamente en el mundo falso, lleno de cubículos y filetes de res llamado Matrix, y la pastilla roja lo despertaría al mundo real y a su industria de matrices humanas. Probablemente te diste cuenta en esa escena como Hollywood convierte una situación complicada en una metáfora simplista, pero de lo que probablemente no te has dado cuenta es de que estás viviendo tu propio escenario de Matrix cada ves que visitas la farmacia.




Todo lo que te ofrezco es la verdad.

¿Qué? ¿Cómo?

¿Te diste cuenta cómo la píldora roja haría que Neo ‘despertara’ al mundo real, mientras que la píldora azul lo mantendría durmiendo en el mundo falso? Bien, ahora ve a la farmacia. ¿De qué color son todas las píldoras para dormir?





Azul, azul y azul… y sino al menos lo es la caja. No es una coincidencia; investigadores han descubierto que el color de la pastilla hace una diferencia en como funciona en el organismo. En un estudio, a cada paciente se les administró el mismo sedante, pero algunos lo recibieron en una píldora azul y otros en una píldora naranja. Los que tomaron la píldora azul se durmieron 30 minutos más rápido, y su sueño se prolongó 30 minutos más que aquellos que ingirieron la píldora naranja.
¿Qué demonios? Se trata de otra manifestación del efecto placebo. Probablemente ya sepas que puedes darle un tic-tac a alguien con dolor de cabeza y decirle que es medicina, y hay buenas probabilidades de que se elimine su malestar, justo como lo haría una aspirina, esto sucede por razones que la ciencia aun no comprende del todo.
Al parecer un fenómemo igualmente irracional y extraño  es el que sucede con el color de las pastillas . La razón es como percibas la efectividad, afecta su efectividad y cuando se trata de cosas que consumes, el color importa.
En un experimento diferente, se les dijo a los pacientes que recibirían un estimulante o un sedante, cuando en realidad, no recibirían ninguno de los dos, todas las pastillas eran placebos. Aun así el 66 por ciento de aquellos que ingirieron la píldora azul dijeron haberse sentido aletargados, comparado con el 26 por ciento de los que tomaron la píldora rosa. Eso sucede porque hemos sido entrenados a pensar que el azul equivale a dormir.




¡Buenas noches!
En un estudio diferente, cuando los investigadores colocaron varias cajas falsas de medicina frente a los pacientes, escogieron ciertos colores por encima de otros. Los colores cálidos como el rojo y el café fueron percibidos como medicamentos más potentes, específicamente cuando las orillas eras más obscuras. Por otra parte, los colores verde y amarillos al parecer fueron confundidos por los pacientes por dulces sabor a limón y piña. Y es por esto que los medicamentos para el corazón generalmente son cafés o rojos, mientras que las medicinas para la piel son amarillas, y las píldoras para domir son usualmente verdes o azules. Los analgésicos, por otro lado, son comúmente blancos… ¿tal vez para recordarnos el opio? No estamos seguros.




No habrá más dolor.
Esperen, se pone aun más extraño.
La asociación de colores es también cultural. Tal vez en América el azul sea un calmado y pacífico color, pero en Italia está asociado con el equipo de soccer nacional. Así que los investigadores descubrieron que en lugar de relajarlos, una  píldora azul enviaría a un aficionado italiano a gritar, cantar y bailar toda la noche.


# 4. El Primado Nos Manipula Como Marionetas





¿Cuando fué la última vez que compraste flores en una tienda de autoservicio? ¿Nunca? Cuando entras en algunas de las tiendas de autoservicio  más famosas qué es lo primero que ves? Aquí tienes algunos ejemplos:






¿Qué demonios? ¿Por qué al entrar a esta clase de tiendas lo primero que te encuentras son flores o la sección de frutas y verduras? ¿Por qué invertir (en el caso de las flores) en un producto como ese cuando el 99 por ciento de la gente no verá o comprará? Todo tiene que ver con la sútil y tenebrosa ciencia del control mental llamada primado o ‘priming’.
Sí, es totalmente posible manipular cierto comportamiento de la gente sin que ellos siquiera lo noten. No estamos hablando de seducción subliminal, ese anticuado truco que asegura el poder hacer que la gente compre al insertar mensajes ocultos en las películas o programas de televisión. No, la verdadera técnica es el primado, y es tan siniestra como una van con vidrios polarizados estacionada frente a un patio de juegos repleto de niños.




¿Quieres un dulce niño?


¿Qué? ¿Cómo?


La idea detrás de las flores es bombardearte con un producto que es altamente perecedero aunque ‘fresco’ y ‘primarte’ a pensar en la ‘frescura’, y llevarás ese pensamiento de frescura evanescente haciéndote ir directo a la sección de la carne (sí también por eso están tan cerca). Suena como una estupidez, los humanos no relacionan ideas totalmente diferentes de ese modo ¿cierto? Aún así esto se confirma con cada estudio que se realiza al respecto.
A veces el primado es tan simple como el hecho de que la gente tratará de mantener una habitación limpia por el simple hecho de que huela a desinfectante, el sutil recordatorio es suficiente como para hacer que la gente piense: “Esta habitación está limpia debo de mantenerla así”. Pero cuando te das cuenta de lo lejos que puede llegar el primado, es, por decirlo de alguna forma, escalofriante.




Bueno, tal vez no tan limpio.
En un estudio, los científicos pidieron a los voluntarios formar oraciones usando palabras asociadas con la vejez, bajo el pretexto de que se trataba de un examen de dominio de lenguaje. Así que una frase pudo haber sido: “La gente mayor camina con mayor lentitud”. Así que estudiantes universitarios jóvenes y liberales fueron bombardeados con términos asociados con la vejez, y ¿adivinen que sucedió después?
No, no se subieron los pantalones hasta el pecho y comenzaron a ver el programa de Jay Leno. Pero mientras dejaban el estudio caminaron considerablemente más lento que aquellos estudiantes que formaron oraciones irrelevantes. Los estudiantes fueron “primados” a pensar en estereotipos de la vejez tomaron ellos mismos algunas características que asociaron con la vejez. En serio, esto pasó en realidad. Y puedes obtener el mismo resultado de diferentes maneras; en otro experimento, aquellos que fueron primados con palabras relacionadas con la rudeza (como: agresivo, molestar, grosería, perturbar, interrumpir, entrometerse) interrumpieron al experimentador con mayor frecuencia durante una conversación posterior a la prueba.




Te manipularemos como a una rata, quiero decir ¿cuál era tu nombre?
Pero esperen, se pone mejor. En otro estudio, los investigadores tendieron una trampa en la cual los estudiantes se tropezaban con otra persona camino al estudio. El cómplice en el accidente sostenía lo que podía ser una bebida caliente o una fría y pedía amablemente a la víctima que lo sostuviera mientras recogía sus libros y papeles.
Cuando los estudiantes llegaron finalmente al lugar del experimento, se les solicitó calificar la personalidad de una persona hipotética. Los estudiantes que habían sostenido la bebida fría calificaron a la persona hipotética como “fría” o “egoísta” en mayor medida que aquellos que sostuvieron la bebida caliente. Alguna asociación con el frío y el calor a nivel inconsciente fue suficiente para afectar su juicio consciente.

Sólo se necesitó de esto para manipular tu voluntad.
Así que la próxima vez que veas un comercial en la televisión, tómate un momento para prestar atención a que programa o escena precedió al comercial. Porque los anunciantes pagan más por colocación de anuncio para manipular al espectador. Por ejemplo la compañía OnStar publicita su servicio de vehículos de emergencia justo después de una escena de un accidente de autos de la película ‘La Supremacía Bourne’, esto vale la pena, porque estudios mostraron que esa pequeña manipulación hace que el doble de personas compren su producto.


# 3. Nuestra Opinión Sobre un Tema Depende de Como se Enuncie.





Probablemente ya te habrás dado cuenta que pequeños cambios en como se describe una encuesta, afecta drásticamente las opiniones de la gente. Durante el debate de servicios de salud en USA, cuatro organizaciones analizaron encuestas por separado para conocer el porcentaje de ciudadanos que apoyaban una “opción pública”.
Los resultados variaron de 44 a 66 por ciento en gran medida a la diferencias en cómo se formularon las opciones de la encuesta. Llamándolo un “plan de salud administrado por el gobierno, algo así como la cobertura de Medicare que personas de 65 años o más pueden adquirir”, ganó una aceptación del 66 por ciento y al llamarlo “un plan de seguros dirigido por el gobierno” decreció al 44 por ciento. Llamándolo “justo lo que Mussolini hubiera querido” redujo el número al 2 por ciento.




Seguro de Saluuud!
Tal vez estés pensando que se trata de que la gente en realidad no entiende como funciona el sistema de salud (“Yo dije que quería Medicare no gobierno”) pero en realidad es como el cerebro puede ser manipulado con sutiles diferencias en las palabras, sin importar tu nivel de conocimiento del tema.

¿Qué? ¿Cómo?

En otro estudio, psicólogos sociales enviaron encuestas a varios miles de votantes registrados antes de las elecciones. A la mitad de los encuestados se les preguntó “si era importante votar”, a la otra mitad se les preguntó si “era importante ser un votante”, con esta diferencia la gente que leyó la palabra “votante” fueron 14 por ciento más propensos a responder afirmativamente. Los investigadores sospechan que al usar la palabra “votante” hizo que la gente se identificara a si misma con esa palabra. Como estas personas se consideraban “votante” y a la vez importantes, en mayor número salieron a votar.





Por otra parte, el uso de la palabra “votar” implicaba que la encuesta le estaba pidiendo a la gente que realizara una tarea, incluso cuando respondían “sí”  a la pregunta, no sentían ninguna asociación con la palabra (por ejemplo ellos no eran votantes, simplemente se les dijo que votaran) Una era sólo una simple acción, la otra te convertía en un tipo de persona. Las palabras correctas son determinantes.


# 2. Te Conectas Emocinalmente Con las Personas que Cantas





No hay mucho que sepamos sobre la gente de Korea del Norte, pero sabemos que les encanta hacer las cosas juntos (aunque no tienen demasiadas opciones). Para que entiendan a que nos referimos:



link: https://www.youtube.com/watch?v=gHM5qTpKQUo
 
Es gracioso como Kim Jong II no se impresiona demasiado con todo el cuento. ¿Te imaginas el tiempo que tomó lograr una sincronización en una monstruosidad como esa? ¿Y para qué? Para hacer un show para un tipo que tranquilamente hojea una revista mientras sucede todo el evento.
Pero esperen, hay más propósito en estos ejercicios que impresionar al querido líder. Sea lo que sea que los participantes están obteniendo con su demostración, tú probablemente también lo has experimentado.




No podrías decir si esta emocionado o enojado.
 
¿Qué? ¿Cómo?


Alguna vez has asistido a un evento deportivo? Un juego de football, baseball o algo en un estadio? ¿Qué es lo primero que haces una vez que has encontrado tus asientos y tienes listas tus bebidas? Te levantas y cantas el himno nacional junto con todas las personas ahí reunidas. ¿Adivina qué? Científicos han descubierto que cuando realizas actividades sincronizadas como cantar, recitar o incluso tan simple como caminar juntos, terminamos sintiéndonos más conectados con las personas con las que realizamos estas actividades.




Compartimos todo, a excepción de una erección.
Resulta ser que no es que lo que estés cantando, diciendo o recitando importe, es el simple hecho de de que estás realizando estas actividades al mismo tiempo con otras personas. Investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que cuando se les indicaba  a los voluntarios a caminar alrededor del campus, la simple diferencia entre caminar de manera normal a caminar juntos incrementó su disposición a cooperar entre ellos más adelante, reiteramos, se desarrolló una especie de vínculo.
Incluso más sorprendente, es la armonía experimentada por los participantes la cual no tiene nada que ver con la emoción positiva creada por actividades sincronizadas. Hayan o no disfrutado de las actividades realizadas, simplemente la colaboración mútua aumentó. Los investigadores concluyeron que los “rituales sincronizados” han evolucionado como un medio para que las sociedades lograran que los individuos trabajarn juntos y estuvieran dispuestos a realizar sacrificios personales por el bien del grupo.




Se saluda con la mano dere… Ah así esta bien amigo.
Y vamos ¿con que otro propósito tiene su himno nacional cada país?
¿Por qué todos los militares hacen que sus tropas marchen y canten juntas?


# 1. Los Autos Tienen Expresiones Faciales y los Compramos de Acuerdo a Ellas





La mente humana adora ver rostros humanos en todo… tortillas, nubes, madera, la luna en fin, todo este fenónemo incluso tiene un nombre “pareidolia“.
Cuando vemos caras en las cosas, no es que exactamente digamos: “Oye esa nube se ve como Einstein” o “Creo que ese trozo de excremento luce como George Bush” ok mal ejemplo, les damos emociones a un rostro, aparentemente basándonos en qué forma se encuentran la boca y las cejas. Investigadores de la Universidad de Vienna encontraron que de alguna manera inconsciente adjudicamos esas emociones a las cosas, digamos, a los coches.


¿Qué? ¿Cómo?


Es fácil verlo, todos los coches tienen dos luces frontales (ojos), una parrilla (boca) y tal vez algo que luce como una nariz. Así que, sabiendo que asignamos emociones a las cosas, pensarías que la mayoría de nosotros escogeríamos los autos con la apariencia más feliz que pudiéramos encontrar. De ser así, todos estaríamos buscando los Volkswagen (Vochos).




Después de limpiar el vómito de Lindsay Lohan del asiento trasero.
Estás equivocado!, cuando manejamos no buscamos hacer amigos, a menos de que seas un hippie, y si lo fueras ¿no se supone que deberías andar en una bici, un burrito o algo así? No, lo que en realidad buscamos es autoridad, velocidad y agresividad, así que lo que buscamos son autos con caras de monstruos, o al menos un chico rudo. Los investigadores descubrieron que los autos anchos, bajos, con una amplia parrilla y luces con ángulos pronunciados dan una apariencia de poder y eso es lo que los conductores buscan cuando eligen vehículo, al menos cuando eligen cierta clase de vehículo, es por esa razón, que el Dodge Charger parece estar enojado.




“Grr.”


Pero no tan enojado como un Bugatti Veyron




“Apártense perros!”


Pueden darse cuenta de esto con este aburrido Honda Civic. Aquí está el modelo sedán para las amas de casa:





Ahora aquí tienen el modelo sport:





Pueden verlo? El aspecto amenazante?




Ok, lo sentimos, tal vez exageramos al ilustrarlo así.


0No comments yet
      GIF