Check the new version here

Popular channels

6 falsos mitos sobre los dinosaurios






 
En 1676, cuando se encontró el primer hueso de un dinosaurio, se creyó que pertenecía a un elefante o tal vez a un gigante. Más de un siglo después, los científicos descubrieron que dichos restos provenían de una criatura a la cual llamaron megalosaurio, identificándolo como una especie de lagarto robusto y gigante. Luego, en 1842, el anatomista Richard Owen reconoció al megalosaurio como parte de un nuevo grupo de animales, a los que identificó como dinosaurios.


Desde entonces, y tras más de 170 años, se han encontrado 700 especies diferentes de dinosaurios, cambiando nuestras ideas sobre ellos radicalmente. Los dinosaurios que conocemos hoy en día son muy distintos a los que podíamos imaginar cuando éramos niños. Así pues, os dejamos con seis mitos falsos de los dinosaurios.



1. Todos los dinosaurios eran grandes.
El nombre de dinosaurio nos evoca a imágenes de animales gigantescos; aunque sí es cierto que muchos de ellos tenían alturas muy considerables (el Tyrannosaurus rex midió 12 metros de largo y pesaba más de cinco toneladas, por ejemplo, y elArgentinosaurus se ha estimado en 30 metros de largo y 80 toneladas), no todos los dinosaurios eran gigantes. Los Protoceratopstenían el tamaño de una oveja; elVelociraptor medía lo mismo que un golden retriever y tuvo que ser aumentado en Jurasic Park para que tuviera un aspecto más aterrador. En los últimos años hemos visto un auge del número de especies pequeñas, como elHesperonychus, del tamaño de un gato o el Tianyulong, como un conejo. De hecho, se cree que las especies pequeñas eran probablemente más comunes que sus primos gigantes. Sólo que es más fácil de encontrar un fósil de un Tyrannosaurus rex.


2. Los dinosaurios tienen escamas.
Cuando los dinosaurios fueron descubiertos por primera vez, parecía obvio que estuvieran emparentados con los cocodrilos y los lagartos, y que por ende su piel debía de ser escamosa. Y muchos de ellos, incluyendo los HadrosauridaeCeratopsidaeSauropoda y los Ankylosauria no poseen dicha piel. En la década de los 70, muchos paleontólogos comenzaron a preguntarse si algunos dinosaurios podrían haber tenido plumas, al igual que las aves, sus parientes. Dicha premisa fue confirmada en 1997, al descubrir los Sinosauropteryx, que tenía plumas.


3. Los dinosaurios eran verdes, grises o con tonos marrones.
Las primeras representaciones de los dinosaurios fueron hechos con una gama de colores muy parecida. Realmente, se cree que la variedad cromática era mucho más vibrante, incluso llegando a ser estridente. Los estudios han revelado rastros de melanina de colores negros, blancos y rojizos; incluso los Microraptor tenían las alas brillantes.


Además, no sólo eso, sino que muchos dinosaurios tenían manchas y rayas, vientres blancos y espaldas oscuras. Algunos de estos patrones probablemente evolucionaron como camuflaje, para ayudar a los dinosaurios a esconderse de sus depredadores y ocultarse de sus presas. Pero los colores brillantes y los diseños llamativos habrían servido para atraer la mirada de sus parejas, tal como lo hacen actualmente los pavos reales.
 
4. Eran malos padres.
La mayoría de los reptiles entierran sus huevos y se van, dejando que sus hijos se valgan por sí mismos. Esta crianza es arriesgada: una tortuga de mar debe de poner miles de huevos durante su vida útil para poder ver crecer a algunos. Se pensó que los dinosaurios utilizaron el mismo método, pero ahora sabemos que no es así.


Los ‘familiares’ de los dinosaurios que viven actualmente, las aves y los cocodrilos, guardan sus huevos y sus crías, por lo que hubiera sido razonable suponer que los dinosaurios hicieron algo parecido. Pero ahora podemos evidenciarlo; cuando unas expediciones realizadas en el desierto de Gobi encontraron encima de un nido de huevos, se supuso que murió saqueándolo para alimentarse. Fue nombrado Oviraptorhasta que se descubrieron más fósiles de la misma especie y se concluyó que dichos animales no devoraban los huevos, sino que los protegían.


5. Los dinosaurios estaban condenados a extinguirse.
Durante muchos años, la extinción de los dinosaurios fue culpada a algún fallo de la propia especie, tales como una falta de adaptación al entorno. En realidad, los dinosaurios encontrados tienen diferencias de edades de 100 millones de años y fueron encontrados en todo el mundo, en América, Asia, Europa, África e incluso la Antártida.


Aunque algunos sostienen que esta diversidad estaba en declive, los fósiles muestran que los dinosaurios podrían haber dominado la tierra muchos millones de años más, si no hubiera sido por el impacto en la actual México del famoso meteorito que arrasó con la mayoría de su población. Si el asteroide se hubiera desviado una fracción de grado, los dinosaurios aún gobernarían el planeta, y nosotros quizá no hubiéramos existido.


6. Todos los dinosaurios se extinguieron con el impacto del meteorito.
Aunque sí es cierto que el famoso meteorito terminó con los T. rex, Triceratops y demás, un puñado de pequeños dinosaurios con plumas (probablemente menos de una docena de especies) sobrevivieron. Eran pájaros (primos pequeños voladores de los más grandes) y descendientes directos de los dinosaurios carnívoros. Y no sólo sobrevivieron, sino que prosperaron, evolucionando hasta unas diez mil especies de aves.

0
7
0
1
7Comments