Canales populares

7 curiosidades sobre los fascinantes espartanos.






• Esparta no fue un gobierno con un ejército, al contrario, fue un ejército con un gobierno. El comic 300 y su adaptación cinematográfica homónima logran capturar, con tintes claramente hollywoodenses, la idiosincrasia netamente militar que ejercían.

• Esparta fue una de las ciudades-estado más importantes de la Antigua Grecia. Se estima que emergió en el siglo IX a. E. C. y que persistió hasta mediados del Siglo II a. E. C., cuando los romanos invadieron Grecia. El auge de la civilización aconteció alrededor del 650 a. E. C., cuando Esparta era considerada la ciudad-estado con mayor potencial militar de todo el territorio griego.




7. Puestos a prueba desde niños...



• El infanticidio fue una práctica frecuentemente utilizada en la antigüedad, pero en Esparta era un acto dirigido por el estado. Ningún recién nacido escapaba a los garfios de los inspectores, quienes descartaban a aquellos bebés con defectos físicos aparentes. Los afortunados bebés que pasaban la inspección comenzaban su largo camino a convertirse en máquinas de guerra. Se dice que, para probar su resistencia, los bebés eran bañados íntegramente en vino en vez de agua, que eran ignorados cuando lloraban y también que eran entrenados para no temer la oscuridad.



6. El entrenamiento comenzaba a los 5 años



• A los jóvenes espartanos de entre 5 y 11 años se los conocía como «paidion», quienes debían pasar por un severo entrenamiento militar denominado «agoge». Durante ese período de tiempo, tenían que pasar sus días en barracas comunales acompañado de otros paidion. Uno de los primeros ejercicios a los que se tenían que afrontar era la «pyrriche», una danza que involucraba el manejo de armas. Los espartanos creían que los movimientos de la pyrriche aumentaban sustancialmente la agilidad de los jóvenes, permitiéndoles a su vez el manejo de armas a una muy temprana edad. Sin lugar a dudas, una de las costumbres más raras e interesantes de estos fascinantes guerreros.



5. Si eras hombre entonces eras soldado... hasta los 60 años



• Convertirse en soldado era la única opción que tenían los jóvenes para ser un ciudadano «común» u «homoioi». Según las reformas del famoso legislador Lycurgus, los ciudadanos hombres tenían prohibido elegir otra ocupación que no sea la militar. Este compromiso podía durar décadas, ya que los guerreros tenían que permanecer en servicio hasta los 60 años. Tareas como la agricultura o la manufactura eran llevadas a cabo por las clases bajas, los denominados «Perioeci», compuesto principalmente por ciudadanos libres que vivían en las zonas periféricas a la región de Laconia.



4. Rituales sangrientos



• Conocido como la «diamastigosis», los adolescentes eran sometidos a un ritual donde eran azotados brutalmente frente al altar del templo de Artemis Orthia. Más allá de las cuestiones religiosas, la práctica era una suerte de prueba de resistencia que ofrecían los jóvenes espartanos bajo su tutela militar. La tenacidad del ritual era tal que hubo casos fatales. Definitivamente, era una de las pruebas más duras que debían afrontar.



3. Estricta dieta



• Para preparar a los soldados a un escenario de guerra, sus raciones eran livianas e insuficientes. Los espartanos son reconocidos por haber sido devotos a su físico. Aquellos ciudadanos con sobrepeso eran ridiculizados en público y corrían el riesgo de ser removidos de la ciudad. El vino, como en tantas otras civilizaciones, era parte de su dieta. Sin embargo, se cuidaban de los excesos: en algunos casos forzaban a esclavos a emborracharse violentamente para demostrarle a los jóvenes espartanos las consecuencias.



2. Podías vivir con tu mujer, pero recién a los 30 años



• El estado no desalentaba la formación de familias, pero contaba con serias limitaciones que dificultaban un poco las cosas. Los hombres podían casarse recién a los 30 años de edad, mientras que las mujeres podían darse el gusto de hacerlo más jóvenes, a los 20 años. Los espartanos veían al matrimonio como un medio para concebir más guerreros, a tal punto que los ciudadanos eran instruidos a considerar la salud y la aptitud de su pareja a la hora de elegirla. Los solteros no eran bien vistos por no cumplir su deber, a menudo eran burlados y humillados en fiestas religiosas.



1. Lo que sea, menos rendirse en el campo de batalla



• Los formidables espartanos estaban entrenados para combatir sin miedo y hasta que el último hombre se mantenga de pie. Rendirse no estaba en su diccionario, aquellos que por alguna razón bajaban sus armas terminaban suicidándose de la extrema vergüenza. Las madres espartanas eran conscientes del casi inexorable futuro de sus hijos; se dice que despedían de ellos con la siguiente frase: «vuelve con tu escudo o sobre él». Solo dos clases de personas tenían sus nombres inscritos en la tumba: las mujeres que murieron dando luz y los hombres que cayeron en el campo de batalla.


GRACIAS POR PASAR, VALORA MI ESFUERZO

ಠ_ಠ SEGUIME ಠ_ಠ

ಠ_ಠ SEGUIME ಠ_ಠ

0No hay comentarios