Check the new version here

Popular channels

7 mitos sobre tu propio cuerpo

7 mitos sobre tu propio cuerpo que necesitas descubrir
Te guste o no, es la hora que sepas unas cuantas verdades que no eran ciertas.

7.- Tu metabolismo determina si eres gordo o flaco




u metabolismo es en palabras simples, el ritmo de uso de energía de tu cuerpo. Si ocupan un poco de sentido común, notarán que un cuerpo con más peso necesita más esfuerzo para generar la misma acción desde llevar la sangre de una parte del cuerpo al otro, respirar o incluso cerrar la boca.

En otras palabras, lo crean o no, la relación del metabolismo con la gordura es opuesta a la creída (más flaco, menos necesidad de esfuerzo del cuerpo, metabolismo más lento) y más aún, no es causante de esta.

El tema con el peso que te lo presentan tan complejo y raro es super simple: cada acción requiere energía y la energía en tu cuerpo viene de distintos tipos de comidas con componentes necesitados en distintas cantidades.

Mientras mayor sea la diferencia entre los componentes que entran y los que se usan, más gordo te irás volviendo, por ende, la solución es comer menos y hacer más actividad para usar esa energía guardada. Listo.

6.- El pie plano es un defecto a corregir




Un conocimiento pasado de generación a generación que ha generado negocios para hartos hombrones es el bien querido y recontrajurado mito de que el pie plano hay que corregirlo. ¿Por qué? Pues porque no es normal, acarrea dolores y harto blablabla que resulta ser falso. La realidad es que los pie plano son más geniales.

Un estudio generado en Fort Benning el año 1989 utilizó una muestra de 300 soldados donde se dieron cuenta que los hombres con pie plano sufrían menos de la mitad de las lesiones de la cintura para abajo causadas por estres muscular, esfuerzo, o cualquier otra tontera relacionada con sus super waletas.

5.- El sexo baja el rendimiento antes del deporte




Típico mito deportivo que se mueve a niveles tan altos como selecciones de futbol internacional. Aparentemente el buen cacheteo sano, según expertos elegidos por sus madres destruye ese impulso agresivo y asesino de los deportistas competitivos transformándolos en masitas blandas de amor y paz que no sirven para el deporte.

La verdad es que no existe ninguna prueba de que el sexo deteriore la capacidad deportiva, salvo que te mandes un maratón non stop de cacheteo salvaje con Kamasutra de la A a la Z, la noche anterior.

Como cualquier actividad física, si la haces en extremo y no duermes, estarás hecho un estropajo. Pero si lo haces en su justa medida y sin perder horas de sueño, no debería ni sumar ni quitarte power deportivo.

4.- Si te afeitas, el pelo sale más grueso




¿Quién no escuchó esto cuando niño? Mientras más te afeitas, más pelo. Hasta el día de hoy ¿cuanta mujer adulta no dice lo mismo de sus piernas, brazos o bigote, evitando afeitarlo? Pues es puro chamullo.

El afeitarse no tiene ningún efecto real ni en la piel ni en la raiz del pelo cortado (que está bajo la piel y no encima).

Lo único que podría generar esa ilusión, es que el pelo que por crecimiento natural va en punta, pasa a crecer con una punta cortada, viendose más grueso (si es que tienes mirada microscopica que capte esa diferencia de menos de un milimetro).

3.- Tienes sólo 5 sentidos




El mundo científico tiene problemas para estar de acuerdo con el número exacto, pero va entre 14 y 20 sentidos. ¿Que tal?

No hablamos de superpoderes místicos ni nada por el estilo, sino que sentidos reales. Por ejemplo, tu cuerpo es capaz de reconocer la ubicación de sus partes sin necesitar mirarlas (llamada propiocepción), la capacidad de tu piel para identificar el frío o el calor e inclusive el sensor dentro de tu oído interno (no medio como todos suelen decir) que identifica la gravedad y te regula con ella.

Así que la próxima vez que pienses jugar a los Caballeros del Zodiaco, trata de despertar tu veintiunavo sentido no el séptimo porque ese está despierto hace rato.

2.- Ver tv muy de cerca te deja ciego




¿A cuantos de nosotros nos enseñaron de niño que ver tv de cerca era nefasto para la vista? Es hora de visitar a nuestras madres y cobrar venganza porque eso nunca fue.

Lo crean o no, después de innumerales estudios no se ha encontrado ninguna prueba científica que ver televisión muy de cerca, provoque problema alguno a los ojos.

Es más, lo más probable es que si necesitabas ver el televisor de cerca, era porque ya tenías problemas a la vista y no lo opuesto. El mito comenzó por que las primeras pantallas pequeñas tenían elementos antiguos que podían producir algunos tipos de radiación, pero hace décadas que no pasa nada.

Lo que ocurre por estar mucho rato frente a la tele o el computador, es que sencillamente la alta atención que le das hace que pestañees menos.

Al pestañar menos, el ojo se seca y se irrita por el esfuerzo, pero no es distinto a cualquier cosa que te deje las pepas abiertas en general como un show en vivo en el Pasapoga o humo en el ojo.

1.- Los dientes sanos son blancos brillante




Te gustan los dientes brillantes de blanco estilo comerciales de tevé? Bien por ti, pero a riesgo de ser atacado por el imperio del blanqueamiento dental, estás mal. El color de un diente sano no es blanco, sino que un tonito más cercano al amarillo.

Cuando hablamos que el diente sano es amarillo no hablamos de un color como lo de los patitos, o amarillo oscuro de un fumador bueno pal café, pero si, definitivamente no es un blanco brillante.

Así que te guste o no, tener los dientes sanos, no los hace ver como comercial de pasta dental. Y hablando de estas, gran parte de su oferta de "blanquear dientes" no cumplen y las que lo logran, es dañando el diente. Este es uno de esos muchos casos en los que lo "bonito" no es sinónimo de lo "sanito".
0
0
0
0
0No comments yet