Check the new version here

Popular channels

7 razones para extrañar tu antiguo celular ladrillo Nokia





Cuando el Nokia 3310 fue lanzado en el 2000, eran tiempos más simples. No teníamos app stores, el Internet era mucho más joven. A lo más había un “twerk” o “tweet” para hablar de ello.
Las múltiples encarnaciones del teléfono vendieron mas de 126 millones de unidades, desde su lanzamiento hasta la retirada del producto en el 2005. Delgado, grueso, compacto – todos tenían uno.
Mientras usar un Nokia 3310 hoy pueda ser comparable a estar incomunicado, hay más de alguna razón por la cual deberías sentir nostalgia por tu viejo celular ladrillo.


1. Podías jugar juegos tan solo con tu pulgar.


Si bien “Candy Crush” es divertido de jugar, su jugabilidad requiere de las dos manos (una para sujeta el celular, otra para mover).
Con los juegos disponibles en el Nokia 3310, podías jugar “Snake II”, ”Pairs II”, ”Space Impact” y “Bantumi”, teniendo una mano libre mientras lo hacías. Piensa en todas las cosas que podrías hacer con esa mano liberada. Como calentarla en tu bolsillo en días fríos, sujetarte en el metro para no caerte. Tantas posibilidades…


2. Sus asombrosas carcasas personalizadas eran las mayores declaraciones de moda.


Ahora puedes comprar todo tipo de carcasas especiales para tu Smartphone, pero generalmente cubren solo la parte de atrás del aparato. Cuando estás usando tu celular, no puedes llegar a ver lo genial que se ve. Una pena.


3. Batería. Tan solo, batería.


¿Recuerdas cuando podías pasar un día entero sin preocuparte por la batería que fuera a acabarse? Esos eran buenos tiempos.


4. Eran mucho más fáciles de reparar.


En vez de ir a una tienda dedicada a ello, podías fácilmente agarrar la parte plástica que tenía rota, picada o trizada, y ponerle una nueva. No se requería de un conocimiento especial o partes baratas de celular provenientes del mercado negro.


5. Podías ver la pantalla en contacto directo con la luz del sol.


Esa pantalla monocromática LCD tenía algo bueno: la visibilidad.
No se requería de ningún movimiento especial ni de colocarlo en algún punto estratégico para verla estando en el sol. Tenía todo lo necesario para leer esos pertinentes mensajes -en donde se acortaban todas las palabras para enviar sólo un mensaje.


6. Que en realidad cabían en el bolsillo de tu pantalón.


Trata de meter tu celular-tablet en tu bolsillo. Tan sólo trata. Se necesitará de un gran esfuerzo… o magia y más si tienes que caminar.
Hay algo especial acerca de usar un teléfono tan delgado y compacto: a veces se te olvida que lo tienes en el bolsillo.


7. Eran prácticamente indestructibles.


Hay una razón por la cual al Nokia 3310 se le apoda el “celular ladrillo”. Tíralo por las escaleras, ¿Bótalo unas 5000 veces? Da lo mismo, podías tan sólo volver recogerlo y usarlo cuantas veces quieras.
Ahora, vivimos en un mundo de pantallas perpetuamente rotas de iPhone. *suspiro*.








0
0
0
1
0No comments yet