Info

7 razones para NO cederle el asiento a una mujer.

Sin duda alguna, la equidad de sexos es algo que las mujeres han exigido desde años anteriores, pero surge la problemática sobre el trato hacia ellas, exigen derechos pero a la vez exigen obligaciones de los varones, y es ahí donde los hombres se sienten en desigualdad y en total desventaja. Hay acontecimientos en la rutina diaria que exponen estos complejos y desventajas, a continuación se analizará una problemática que es bastante común en el día a día de los mexicanos: el transporte público.
Ceder o no ceder asientos es tu decisión. Sólo se debe tener un mínimo de educación con personas que físicamente están frágiles o en desventaja, como mujeres embarazadas, mujeres u hombres con niños, discapacitados y ancianos, y ahí ya no sería caballerosidad, sino un trato amable y humano hacia personas en otra condición.
El post no está en contra de la "caballerosidad" en general (con la chica que te gusta, por ejemplo) sino de este caso en particular.


1. LAS MUJERES NO SON INÚTILES

En primera instancia, una mujer sana, físicamente es tan resistente como un varón a la hora de ir parada en el transporte público, no se va a romper a pedazos ni se va a cansar más que tú (el cansancio depende de cada quien, sin importar el sexo), es por eso que vamos al segundo punto.

2. LOS HOMBRES TAMBIÉN SE CANSAN

Son humanos ¿no? . No son seres con poderes ni mucho menos, son tan humanos como una mujer, también se cansan, también tienen derecho de ir desvelados, no malinterpretes si vas parada y un hombre va durmiendo en su asiento, y si eres varón, no te sientas mal, recuerda que sin importar el género, todos nos cansamos y tú tienes ese derecho.

3. LOS HOMBRES TAMBIÉN SE ENFERMAN Y TIENEN NECESIDADES

Muchas mujeres malinterpretan si un varón no les cede el asiento, pero te has puesto a pensar: ¿y si le duele la cabeza? ¿y si tiene algún desgarre muscular? ¿Y si se siente mareado? ¿Y si tiene ganas de ir al baño? Ellos también sufren.

4. PAGASTE TU DERECHO A OBTENER EL ASIENTO

Amigo, nadie te está regalando el asiento. Si la mujer va parada a un lado de tu asiento, no te sientas mal, tú te ganaste antes que ella ese asiento, y no fue gratis (a menos que seas amigo del chofer). Tú obtuviste dicho derecho, y cuando alguien obtiene sus derechos, hay justicia.

5. NO HAY QUE MALACOSTUMBRAR A LA SOCIEDAD

Si cedes el asiento, prepárate a seguir bajo el yugo de la inequidad y para revocar tus derechos y suprimir tus necesidades (portarte como superhéroe a sabiendas de tu malestar estomacal, dolor de cabeza, etc). No permitas que la caballerosidad se vuelva un protocolo inalienable.

6. NO VAS A QUEDAR BIEN ANTE NADIE

Usualmente, ceder asientos es más que nada querer quedar bien ante una veintena de personas a las que jamás verás otra vez, y si tu objetivo es quedar bien ante una exhuberante dama que va parada, piénsalo dos veces, pues no creas que por ceder el asiento vas a ligar, ella no te dará sus datos ni ningún beso, sólo aprovechará la oportunidad de ir cómoda sin voltearte siquiera a ver cuando ella deba bajar. Éste punto es referente a aquellos varones que quedan impresionados ante el físico de una mujer que va parada.

7. SE PUEDE MALINTERPRETAR

Muchas mujeres aún tienen la creencia de que si cedes el asiento quieres algo más. ¡Aguas!