Check the new version here

Popular channels

A 22 años de Chernobil

Las autoridades permitieron hoy las visitas de antiguos habitantes a la "zona de exclusión" de 30 kilómetros en torno a la planta nuclear de Chernóbil, cuya avería hace hoy 22 años contaminó vastos territorios en Ucrania, Bielorrusia y Rusia.


La administración de la central informó de que las visitas de los habitantes, que fueron evacuados de esa zona tras la catástrofe atómica, son posibles gracias a las actividades de desactivación y a las medidas de seguridad tomadas en los últimos años.

En Kiev, el presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, asistió a un acto fúnebre y una misa ante el monumento a los Héroes de Chernóbil, las personas que participaron en las dramáticas primeras labores de limpieza tras la mayor catástrofe nuclear de la historia.

El reactor número cuatro de la central nuclear de Chernóbil fue escenario de una cadena de explosiones en la madrugada del 26 de abril de 1986, aunque las autoridades soviéticas ocultaron la tragedia a la población durante dos días.

La central, cuya avería fue provocada por una conjunción de errores humanos, técnicos y de construcción, esparció hasta 200 toneladas de material fusible con una radiactividad de 50 millones curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la de Hiroshima.

Más de 600.000 "liquidadores" -bomberos, soldados, funcionarios y voluntarios soviéticos- combatieron durante semanas contra la radiación en condiciones "paupérrimas" -sin trajes ignífugos ni cascos- lo que a la postre les supondría a muchos la muerte o la invalidez de por vida.

Las autoridades ucranianas se proponen desactivar por completo la planta y el territorio adyacente para el año 2018, y "enterrar para siempre" las 200 toneladas de combustible nuclear que aún está almacenado bajo el reactor accidentado.

En septiembre del pasado año, el consorcio francés Novarka firmó un contrato para construir un segundo sarcófago sobre el cuarto reactor y se comprometió a garantizar la seguridad de la central, a los trabajadores de la misma, el entorno natural y la población circundante durante los próximos 100 años.

El actual sarcófago que cubre el reactor ya presentaba grietas y registraba fugas radiactivas, por lo que la compañía estatal rusa Atomspetsstroy terminó recientemente unas obras de modernización que garantizarán su seguridad durante 15 años, suficientes para erigir el segundo molde de hormigón.

El nuevo sarcófago, que cubrirá al actual de acero y hormigón, será un cubo con una longitud de 257 metros, una anchura de 150 y una altura de 108 metros.

Las autoridades sostienen que ya han retirado el combustible nuclear de los reactores uno, dos y tres de la central, clausurada en diciembre de 2000, y el pasado viernes pusieron en funcionamiento el primer almacén para los deshechos radiactivos de toda la zona.

En Ucrania, sufrieron los efectos de la contaminación radiactiva más de 2.300 localidades en una superficie de 145.000 kilómetros cuadrados.

La tragedia obligó a evacuar a 164.000 habitantes del territorio de la catástrofe y a otras 230.000 de las regiones contaminadas, y a establecer una zona de exclusión en un radio de 30 kilómetros alrededor de la planta.

Al tiempo, hasta dos mil antiguos habitantes han regresado por su cuenta en los últimos años a esa zona abandonada.

El viceprimer ministro Stanislav Stashevski informó de que en Ucrania la radiactividad afectó, en uno u otro grado, a 2,6 millones de habitantes, incluidos 600.000 niños y 300.000 "liquidadores", y los expertos calculan que el número total de personas contaminadas en los tres países vecinos alcanza los cinco millones.

El ecologista ruso Alexéi Yablokov desmintió ayer los datos oficiales según los cales la catástrofe causó entre 4.000 y 9.000 muertes adicionales por cáncer, y afirmó que solo en los primeros 15 años tras la tragedia la radiación mató a unas 900.000 personas.

En Rusia, la catástrofe nuclear contaminó un territorio de 57.000 kilómetros cuadrados, con unos tres millones de habitantes, incluidos dos millones de hectáreas de tierras fértiles y otro millón de bosques.

Según la Unión "Chernóbil" de Rusia, cerca de 100.000 "liquidadores" soviéticos han muerto en los últimos 20 años tras entrar en contacto con la radiación.

Unos 2 millones de personas, entre ellos medio millón de niños, sufren las secuelas de la radiación en Rusia.

Mientras, en Bielorrusia, un 21 por ciento del territorio nacional fue contaminado por la lluvia radiactiva y más de un 1,7 millones de personas (360.000 niños), cerca del 20 por ciento de la población, aún sufre las consecuencias de la radiación.







http://www.youtube.com/v/pjo43Tk4318&feature=related
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=pjo43Tk4318&feature=related

http://www.youtube.com/v/6HPddRn-Sn8&feature=related
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=6HPddRn-Sn8&feature=related

http://www.youtube.com/v/Y8oVzYCBqNA&feature=related
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Y8oVzYCBqNA&feature=related

Fuente: http://www.montevideo.com.uy/notinternacionales_61016_1.html
0
0
0
0No comments yet