Check the new version here

Popular channels

Abuelo, padre y nieto a la cárcel por vender drogas

hola

Un distribuidor de marihuana y cocaína que tenía su "búnker" en la Ciudad Vieja fue detenido, junto a su pareja, ayer en un operativo realizado por detectives de la Zona I de Jefatura. También cayó un consumidor que pretendía comprar droga.

Hace varios meses que la Policía le había "echado el ojo" al dealer que distribuía cocaína y marihuana desde un apartamento de 25 de Mayo y Colón.

El joven no tenía antecedentes penales, pero sí familiares. Su padre y su abuelo ya están procesados por tráfico de estupefacientes, también en la zona de la Ciudad Vieja. Ambos cayeron hace poco más de un año en dos allanamientos realizados tras una larga vigilancia.

Ayer, próximo a las 7:00 y tras una paciente espera de tres días, campaneando el lugar, los detectives antidrogas pudieron ingresar para detener al joven, la tercera generación de traficantes, y a su pareja.

En el lugar, la Policía incautó 60 gramos de marihuana y 42 gramos de "escamas" (cocaína en estado de máxima pureza), unos $ 11.000 en cambio chico, tal y como pagan los consumidores de droga, según explicaron a El País fuentes policiales.

Además se encontraron varias pipas para fumar marihuana, desmorrugadores, elementos utilizados para fraccionar la droga, y los teléfonos celulares de los involucrados.

Tanto el joven como su pareja fueron detenidos y ayer declararon ante la Justicia. Lo volverán a hacer hoy.

Los policías son optimistas en cuanto a su procesamiento.

Es más, en la tarde, cuando el procedimiento ya estaba hecho, el celular del detenido comenzó a sonar. Uno de los agentes del operativo, atendió el teléfono. Era un consumidor que pretendía comprar.

"Si, dale venite", respondió el policía, haciéndose pasar por el traficante. Los agentes fueron a esperarlo y lo detuvieron cuando llegaba al lugar.

El joven detenido reconoció ser consumidor de marihuana y dijo que hacía "más o menos un año" que le compraba la droga a este distribuidor.

BÚNKER. "El lugar donde estaba este muchacho es un edificio de apartamentos. Uno lo mira de afuera y no ve nada extraño", indicó uno de los investigadores del caso.

"En un pasillo al fondo, disimulado por varias escaleras, hay un portón de hierro que da paso a un patio. A su vez, hay otra escalera que da a la vivienda de este muchacho, que tiene otro portón y una cámara de seguridad", comentó el mencionado informante. Asimismo los efectivos de dicha seccional, señalaron que el joven tenía un cachorro de raza pitbull, "seguramente para criarlo y aumentar las medidas de defensa de su búnker".

ARREBATOS. En tanto, autoridades de la comisaría de la calle 25 de Mayo admitieron que está aumentando la cantidad de arrebatos en la zona.

"Es algo natural, están empezando a llegar algunos turistas y comienza la temporada de arrebatos a estos", indicaron.

No obstante, señalaron que así como se incrementa la cantidad de arrebatos, en forma correlativa aumenta la cantidad de detenidos y de efectivos que trabajan en la zona.

Sobre este tema, se marcó la importancia del apoyo que recibe la Seccional 1a. del Área de Investigaciones de la I Zona de Jefatura de Policía.

Pero, principalmente a los efectivos, les preocupa la cantidad de arrebatos que no son denunciados. "En muchos casos se da porque la gente no quiere perder tiempo en un juzgado o una comisaría o en otros porque lo que les roban es solo dinero", expresó uno de los subalternos afectados al operativo. "Cuando se hace la denuncia, generalmente es porque la víctima perdió algún documento", dijeron. A partir de fines de noviembre, comenzarán a llegar cruceros al puerto, por lo que se aumentarán las medidas de seguridad en la zona.



0
4
0
0
4Comments