Check the new version here

Popular channels

Acerca de la PROtesta de la clase media

26.3.08
Botas por cacerolas: unos apuntes acerca de la PROtesta de la clase media porteña




El conflicto por las retenciones a la actividad agropecuaria derivó en la jornada de ayer en una más extendida reacción de repudio hacia el gobierno de CFK. Algo hubo en la protesta que se llevó a cabo en la ciudad de Buenos Aires que me recordaba a los peores momentos de nuestra historia. El fantasma del desabastecimiento siempre tiene efectos desesperantes en la clase media; quizás el ejemplo más acabado de este impacto no sea, sin embargo, argentino. Lo primero que me viene a la mente es el lockout que precedió a la caída de Allende en Chile, que contribuyó de manera importante a preparar el clima golpista. Hoy el riesgo de golpe en Argentina es casi nulo. Ni el más iluso le creería a Luis D`Elía cuando agita ese fantasma. Pero el procedimiento que moviliza a los sectores medios de Barrio Norte a Recoleta y de Belgrano a mi antiguo y sacrosanto barrio de Caballito sigue siendo el mismo. Un interés mezquino, carente de todo sentimiento de solidaridad, un discurso vacío, acomodaticio, en fin: egoísta. La cacerola como nueva expresión del deseo de caída de un gobierno que, aun siendo torpe, poco elegante, desagradable en sus aspectos formales y reprochable en sus alianzas y sus mecanismos de construcción de poder, busca cambiar, -torpemente, es verdad- aunque sea un poco el patrón de acumulación de la riqueza. Miles de cosas pueden criticársele a los Kirchner: su manipulación del discurso sobre los DDHH, la falta de políticas económicas de fondo, su afán por lo gestual y lo confrontativo -que se combina con un accionar mucho más tibio en la práctica-, la ausencia de redistribución real del ingreso, el uso político de la caja estatal para mantener bajo control a los gobernadores -¿qué gobierno en nuestro país no lo ha hecho?-, su entorno repleto de personajes repudiables y sospechables -muchos de los cuales secundaron a Menem, a quien esta clase media no se oponía-, su ostensible soberbia frente a la crítica de cualquier tipo y cierta ceguera y tendencia al pensamiento dual y maniqueo que, en este caso en particular, se manifiesta en el hecho de no discernir entre los distintos actores del ámbito agropecuario, que atraviesan situaciones bien diferenciadas, aunque tengo mis razones para sospechar que, como manifiestan los productores rurales, se estén "muriendo de hambre". Ahora bien, del otro lado no está "la gente", "el campo", o "los vecinos" -espantosa y usual conceptualización- como dicen algunos medios, sino el lockout más desvergonzado, egoísta e insidioso del que tenga yo memoria. Escribe hoy al respecto Alfredo Zaiat: "para evitar confusiones, la protesta del campo es un lockout patronal, ya sea de pequeños, medianos o grandes productores. Se trata de la respuesta del capital a una medida del Gobierno. Y la acción es tan virulenta como la que tiene con los trabajadores o peones rurales en situaciones de máxima tensión. No importa nada, salvo preservar la rentabilidad del capital. En este caso “nada” implica vaciar góndolas de supermercados y estantes de los almacenes. Pocas medidas patronales han sido de tan manifiesto desprecio hacia el prójimo. Y lo que no deja de asombrar es que la mayoría de los medios pueda considerar “justa” semejante agresión a la población. Porque no sólo faltará carne, leche y otros alimentos, sino que sus precios subirán ante la escasez, produciendo el doble efecto de angustia por el desabastecimiento y por el deterioro del poder adquisitivo. Esto no significa que los pequeños y medianos productores no necesiten atención con políticas específicas y de promoción por parte del Gobierno, que parece ignorar la diversidad de agentes en el campo. Pero cuando las demandas ya dejan de ser por una estrategia sectorial, para convertirse en un desestabilizador político, económico y social, los dirigentes que dicen representar a los castigados del campo debería alejarse de sus pares que no dudarían en cualquier otro momento de aplastarlos, como la historia bien enseña". Rubricaría sin reservas estas palabras.




FUENTE:
El Suri Anaranjado
http://elsurianaranjado.blogspot.com/2008/03/botas-por-cacerolas-unos-apuntes-acerca.html
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New