About Taringa!

Popular channels

Agro para principiantes

A continuación, agro para principiantes:

Ganadería. ¿Hay más o menos hacienda vacuna? ¿Se envían al matadero vacas en edad de procreación incluso preñadas con terneros en gestación porque sale más caro engordar un animal joven que lo que se recibe por la venta de ese animal ya adulto? Los registros de vacunación antiaftosa revelan que en las cuatro últimas mediciones, incluida la primera de 2007, hubo un crecimiento del número de animales. Y sobre un total de 60 millones de cabezas, se contabilizan 40 millones de hembras. Un 6% más que en 2003. Sí se registran en la zona pampeana reducciones considerables (algunas proyecciones indican 400 mil animales menos) y en compensación un incremento en el Noroeste y Corrientes. Como más de 10 millones de hectáreas ganaderas se pasaron a la agricultura, especialmente la soja, el ganado se “arrincona” al mismo ritmo que los propietarios optimizan la rentabilidad de sus tierras. O sea, hay más vacas por hectárea dedicada a la ganadería y corrales de engorde intensivo (feedlots).

Sobre un total de 190 mil productores, 120 mil no alcanzan a reunir 100 vacas cada uno, y el 60% de los agricultores escasamente promedian las 100 hectáreas en explotación.
En la zona tradicional de invernada (engorde), oeste y norte de Buenos Aires, este y norte de La Pampa, en los últimos cuatro años el número de novillos vacunados ha caído un 25%. El feedlot está sustituyendo a la cría clásica. El Gobierno entrega compensaciones a los feedlots pero esa forma de engorde requiere una inversión de capital inaccesible para los pequeños productores, por lo que la realizan mayormente frigoríficos y matarifes: 140 establecimientos reciben compensaciones por alrededor de 40 millones de pesos, de los cuales el 55% se lo llevan los 10 primeros de la lista.

Se confirma la faena de terneros. Esto implica menos novillos en los próximos años. Lo mismo genera la matanza récord de terneras y vaquillonas, que obviamente no podrán integrar la futura reposición de los vientres. Sin madres resultará imposible lograr crías, la escasez asoma en el horizonte. Frente a una demanda internacional exultante, dispuesta a seguir pagando todavía más por los lomos de calidad y un consumo doméstico que supera los 70 kilos por habitante y por año (en Estados Unidos se consumen 50 kilos), la oferta continúa en descenso. Con ella, los precios reales se disparan. Un ejemplo ilustrativo: el novillo de 400 kilos pasó de un “precio regulado” de $ 2,33 (kilo vivo), en julio de 2006, a los actuales $ 4,10. Ese 76% de aumento demuestra el fracaso de la intervención del Gobierno hace dos años, cuando prohibió durante medio año la exportación y Analía Quiroga acusó a Kirchner de “descerebrado”.

El año pasado, la Argentina exportó medio millón de toneladas de carne vacuna. Un 5% menos que en 2006. Brasil exportó 2,4 millones de toneladas y se está quedando con los mercados que eran de Argentina.

Lechería. Durante muchos años Europa destinó millonarios subsidios a la producción de leche, pero esa política se redujo notoriamente por presión internacional, lo que provocó una fuerte caída en la producción de lácteos. Desde hace una década el stock mundial de leche en polvo baja entre 1 y 2 millones de toneladas anuales. El mundo quedó dependiente de los pocos países productores. Otro fenómeno mundial es que hay menos tambos pero más grandes en todo el mundo. Estados Unidos tenía hace 10 años 150 mil tambos, actualmente tiene 80 mil y se especula que en 4 o 5 años va a quedar la mitad. En ese país existen tambos de 10 y hasta 15 mil vacas. Pero esa concentración no significó menor producción.

La Argentina no escapó a esa tendencia. Los 10 a 12 mil tambos que quedan hoy son la mitad de los que había hace 20 años. Pero en el mismo período se duplicó la producción total de leche en el país, que actualmente se acerca a los diez mil millones de litros anuales. Paralelamente se mantuvo en alrededor de 2 millones el número de vacas lecheras, lo que indica la mayor cantidad de vacas por tambo actuales y el aumento de la producción por vaca. Que aún puede crecer: los tambos argentinos promedian casi seis mil litros por lactancia, los norteamericanos están cerca de los 9.000 litros.

En 2006, la tonelada de leche valía internacionalmente 2.500 dólares, hoy cuesta 5.000 dólares. El precio que cobra un productor en el mundo pasó de 25 y 35 centavos de dólar a 45 y 50 centavos de euros. En Argentina, el valor que reciben los productores en dólares es menor a los 30 centavos (en pesos son 83 centavos: el precio establecido en febrero por el Ministerio de Economía). Los tamberos uruguayos cobran US$ 32 centavos, los chilenos y brasileños alrededor de 40. En Argentina se reguló el mercado, se pusieron retenciones y precios de “corte” a la exportación, subsidios a la industria o compensaciones al precio del maíz para el tambo, medidas cuya efectividad está más que discutida.

Para las exportaciones de leche se puso un precio de “corte” (similar a lo que sucede con el petróleo: todo lo que supera determinado valor queda para el Estado). En febrero de 2007 el precio fue de 2.100 dólares la tonelada y luego se lo subió a 2.750. Como en el exterior la pagan US$ 5.000 hay una retención equivalente al 45%.

¿Cómo compite la leche con la soja? Hay una especie de tablita mágica para medir la rentabilidad de ambas actividades. Cuando la tonelada de soja vale mil, el litro de leche debe valer uno; cuando la soja vale 900 la leche debe valer 90 centavos. La leche está perdiendo: la última cotización de la soja en Argentina fue 1.100 pesos y el valor que reciben los tamberos de las industrias está clavado en 83 centavos. Cada día más tambos se pasan a sembrar soja porque, además, un tambo obliga a una atención diaria y la soja casi se puede dejar crecer solita.

Como en un año la leche duplicó su precio internacional, el diario Financial Times la llama “el oro blanco” y grandes fondos internacionales pasaron a invertir en la producción láctea. Eso sucede en Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y hasta Uruguay. Aquí no, por la poca seguridad que brinda el Gobierno a las inversiones.

Los dos principales industrializadores de la leche en Argentina son La Serenísima y SanCor. La capacidad instalada de la industria es de 14 mil millones de litros de leche por año, pero 2007 cerró con una producción de 9.300 millones. La industria tiene una fuerte capacidad ociosa porque su demanda de materia prima está insatisfecha y desearía pagar el mejor precio posible para que no se le caiga la producción. Pero el Gobierno le impone precios máximos. Se estima que el método actual no puede aguantar más de tres meses, tras lo cual va a tener que barajar y dar de nuevo, al menos corrigiendo hacia arriba el precio máximo de la leche cruda. Hace unas semanas ya autorizó una suba de 8 por ciento para todo el año y se especula que aceptaría otro aumento un poco mayor porque temen que más productores, sin incentivos, abandonen la actividad.

Granos. Han sido por décadas pilar de la economía nacional y sostén social de infinidad de pueblos del interior del país que viven al ritmo de la producción agrícola. Es por su elevada cosecha, basada especialmente en el maíz y el trigo, que la pampa húmeda llegó a ser considerada el granero del mundo. Tradicionalmente la producción agrícola se concentró en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Sin embargo, la gran transformación agrícola de los últimos 30 años, con la aparición de la soja y el avance en biotecnología, expandió la actividad agrícola a zonas extra-pampeanas. La biotecnología multiplicó los productos capaces de resistir condiciones extremas, como sequías, y que combaten plagas, enfermedades y malezas, posibilitando que la Argentina tuviera saldos exportables.

u La soja cambió el mapa productivo argentino. En 1978 se sembraron 1,6 millón de hectáreas de soja y el año pasado fueron más de 16 millones. El nivel de producción creció en una proporción mayor porque hace tres décadas se cosecharon 3,7 millones de toneladas y el año pasado fueron 47 millones. Hoy ya se pueden ver campos con soja desde Santiago del Estero y Salta hasta la Patagonia. La ecuación costo-beneficio de la soja es mucho más ventajosa que en otros cultivos. Tiene una gran adaptación a diferentes suelos, el costo de siembra es de los más baratos y el valor del grano se mantiene entre los más elevados.

El poroto de soja es un grano con un alto contenido de aceite, el mayor entre las oleaginosas, y un elevado valor proteico que queda en la harina, que es el residuo obtenido de la extracción del aceite. Por eso los principales mercados mundiales aumentaron su demanda y la Argentina comenzó a transformarse en uno de los tres principales proveedores del mundo de soja junto con Brasil y los Estados Unidos.

Sin embargo, en el mercado interno el uso de este grano para alimento humano es insignificante. Sólo el 5% de la soja que se produce en nuestro país se vuelca al mercado argentino, especialmente a través de aceite. El resto se exporta a Europa y China, en su mayor parte a través de granos, aceite, y harina de alto valor proteico que es utilizada como ingrediente en la elaboración de productos para alimentación animal.

u El trigo es el cereal básico en la alimentación mundial; está creciendo gracias a la tecnología y la incorporación de nuevas variedades de semillas. Es el primer cultivo que se siembra en el año, en invierno, y se lo cosecha cuando finaliza la primavera o a principios del verano. Siempre se mantuvo en niveles de 5 a 6 millones de hectáreas sembradas. La producción argentina de trigo de los últimos cinco años fue muy pareja: entre 14 y 16 millones de toneladas, de las cuales casi la mitad se consume en el mercado interno y el resto, en su gran mayoría, se exporta a Brasil. También el trigo tiene cada vez mayor demanda mundial para cubrir el incremento poblacional.

En el deterioro de los suelos el problema no es la soja, sino el monocultivo. La soja deja un escaso residuo en el suelo después del paso de la cosechadora, con una relación carbono/nitrógeno que no es la mejor. Pero también tiene la propiedad de realizar una fertilización natural que permite fijar en el suelo el nitrógeno atmosférico. Ese nitrógeno puede ser aprovechado luego por los cereales, como trigo y maíz, si son cultivados posteriormente en el mismo campo, pues tienen alta demanda de nitrógeno, generando una sensible reducción de los costos de fertilización posteriores al cultivo de soja. Una combinación habitual en la Argentina es el doble cultivo de trigo y soja en un mismo ciclo agrícola.

Si algo preocupa a los productores argentinos es cuidar el principal componente del capital de sus empresas: la tierra; pero también es cierto que las condiciones de volatilidad de la economía y el constante cambio de las reglas de juego los lleva al cortoplacismo.

u El maíz ha crecido en los últimos cinco años más en producción que en expansión de superficie cultivada. Básicamente compite con la soja por la tierra en la región pampeana. Como su residuo posterior a la cosecha realiza un gran aporte de materia orgánica a los suelos y las cualidades nutricionales del grano de maíz para alimentación humana y de animales es alta, se mantiene como uno de los cuatros principales cultivos argentinos. El área sembrada desde 2003 se mantuvo entre los 3 millones y 3,5 millones de hectáreas, sin embargo la producción creció de casi 15 millones de toneladas en 2002 a 20 millones.

Como ocurre con la soja, la mayor parte de la producción argentina tiene como destino el mercado internacional, Europa en su caso.

El maíz es utilizado para la producción de etanol, el biocombustible que donde más se produce es en los Estados Unidos, mientras que la soja es requerida para biodiésel, la variante de energía renovable que en el futuro podría llegar a reemplazar al petróleo.

u El girasol es otra de las plantas oleaginosas importantes de la Argentina y cuyo futuro parecía destinado a un pequeño espacio en zonas más áridas pero en el último año su vigencia se renovó y hoy es el grano con mayor valor de mercado.

Hace 20 años llegó a cultivarse en cuatro millones de hectáreas y hacia fines del siglo XX cayó hasta menos de dos. En los últimos cinco años la superficie volvió a crecer hasta ubicarse en casi 2,5 millones de hectáreas. La producción acompañó este incremento: había caído a la mitad en 20 años, de 6 millones a 3 millones de toneladas y desde 2003 comenzó su nuevo camino ascendente para alcanzar 3,7 millones de toneladas.

Valor de la tierra-impuestos territoriales. Desde 2003 el valor de la hectárea creció hasta un 80 por ciento y hoy, en la pampa húmeda, los campos agrícolas valen 10 mil dólares la hectárea. Inclusive en el Norte o en la Patagonia las tierras aptas para las actividades agropecuarias aumentaron significativamente sus valores. En las zonas agrarias los impuestos territoriales, equivalentes al ABL en la Ciudad de Buenos Aires, son de dos tipos. Uno, el de las tasas viales destinadas originalmente a mantener en estado transitable los caminos rurales, dado que en el campo no podría existir “Alumbrado, Barrido y Limpieza” o ABL como en cualquier ciudad. Otro, en algunas provincias, como la de Buenos Aires pero no en todas, se suma un impuesto territorial provincial.

Sobre la polémica que generó comparar el ABL de un departamento en la Ciudad de Buenos Aires que pagaba más que la tasa vial en campos de la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, el municipio de Carlos Pellegrini, donde reside la entrevistada de esta edición, se preocupó por aclarar que una casa similar a la tomada como referencia en un barrio porteño paga en la ciudad de Carlos Pellegrini (4 mil habitantes), dentro del partido homónimo, donde sí hay servicio de alumbrado, barrido y limpieza, más que la Ciudad de Buenos Aires. Además, los vecinos deben pagar el impuesto territorial a la provincia. La confusión habría surgido de comparar campo con un área urbana, donde los servicios son incomparables, y no dos áreas urbanas, la de la Capital Federal con la de partidos agropecuarios.

Por Jorge Fontevecchia
Fuente: Diario Perfil
http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0245/articulo.php?art=6349&ed=0245#1

Ver tambien:
http://www.taringa.net/posts/noticias/1122708/Los-N%C3%BAmeros-del-campo.html
0No comments yet
      GIF