About Taringa!

Popular channels

Albert Einstein el Mr. Satan de la física

Recuerdo muy bien cuando aprendí la teoría especial de la relatividad. Todo giraba al rededor de las transformaciones de Lorentz y mentalmente me preguntaba ¿Entonces que mierdas fue lo que invento Einstein? Por fin encontré la respuesta:

La teoría especial de la relatividad

Albert Einstein publicó en el año 1905 un tratado titulado: Zur Elektrodynamik bewegter Körper (Sobre la electrodinámica de cuerpos en movimiento). En este artículo Einstein introducía la teoría de la relatividad especial tratando el movimiento de los cuerpos y el electromagnetismo en ausencia de la fuerza de interacción gravitatoria. Sin embargo, Einstein omitió citar toda referencia a las ideas o conceptos desarrollados anteriormente por varios científicos. Hecho por el cual esta obra merece ser calificada como uno de los plagios más grandes del siglo XX.

La relatividad especial resolvía los problemas abiertos por el experimento de Michelson y Morley en el que se había demostrado que las ondas electromagnéticas que forman la luz se movían en ausencia de un medio. La velocidad de la luz es, por lo tanto, constante y no relativa al movimiento. Ya en 1894, George Fitzgerald había estudiado esta cuestión demostrando que el experimento de Michelson y Morley podía ser explicado si los cuerpos se contraen en la dirección de su movimiento. De hecho, algunas de las ecuaciones fundamentales de la obra de Einstein habían sido introducidas anteriormente (1903) por el físico holandés Hendrik Lorentz, dando forma matemática a la conjetura de Fitzgerald. Las ecuaciones de la relatividad especial se denominaron como transformaciones de Lorentz, porque fue Hendrik Lorentz quien las obtuvo antes y en lugar de Einstein. Los dos resultados principales de Lorentz: la dilatación del tiempo y la contracción del espacio, fueron introducidos subrepticiamente por Einstein en su "demostración" de 1905. Esto fue reconocido por Arthur Miller, un gran admirador de Einstein.

Otro de los científicos más notables de la teoría, y a quien la historia le debe casi todo el mérito de la misma, fue Jules Henri Poincaré (1854-1912). Pues vemos que los estudios de Poincaré incluyen:

-Una versión previa de la teoría particular de la relatividad.
-La confirmación de que la velocidad de la luz es constante.
-Sugirió que la masa depende de la velocidad.
-La formulación del principio de la relatividad, de acuerdo al cual ningún experimento mecánico o electromecánico será capaz de diferenciar el estado de reposo o el estado del movimiento continuo.
-La demostración de las transformaciones de Lorentz.

G. H. Keswani (1965) fue obligado declarar: "Ya en 1895, el innovador Poincaré suponía, que es imposible determinar el movimiento absoluto" y que "en 1900 presentó el principio de la relatividad del movimiento que luego en su libro en el libro Science and Hypothesis la llamó la ley de la relatividad y el principio de la relatividad". Es decir, Einstein no mencionó la existencia de ninguna de las obras teóricas cuando en 1905 publicaba su tratado sin bibliografía.

Aparte de determinar una forma previa de la teoría de la relatividad, Poincaré entregó la parte más importante del concepto: el modo de tratar el tiempo local. De él proviene la idea de sincronización de los relojes, que es algo clave en la teoría de la relatividad particular.

Charles Nordman se sentía obligado a escribir: "Ocurre que, la mayoría de las cosas atribuidas a Einstein, fueron elaboradas por Poincaré"; "Todo ya lo conocían Poincaré y otros más mucho antes de Einstein, y atribuir sus descubrimientos a este último es injusto".

Otros científicos no se sorprendieron por la teoría de la relatividad particular "einsteiniana" como la mayoría de la gente. Max Born en Physics in my Generation escribía: "Lo raro de la famosa obra de Einstein del año 1905, es la carencia de la bibliografía de las publicaciones de Poincaré y otros autores, se tiene la impresión de una idea innovadora, pero como ya intenté aclarar, esto no es verdad".

G. Burniston Brown (1967) escribe: "Resulta que, en contra de la opinión universal, Einstein tocó un papel de segunda importancia en la demostración de las fórmulas de la teoría de la relatividad particular o limitada y Whitaker llamó a esta teoría como la teoría de Poincaré y de Lorentz". De este modo, la teoría de la relatividad particular de Einstein se conoce como la teoría particular de Poincaré y de Lorentz.

En octubre de 1904 Poincaré expresó un par de las observaciones durante su discurso público acerca de la teoría particular de la relatividad: "Todos estos resultados si fuesen confirmados, significarán el surgimiento total de una nueva mecánica cuya característica principal es que no hay velocidad superior a la velocidad de la luz porque los cuerpos se oponen a la creciente inercia como consecuencia del aumento de la velocidad, y esta inercia llegaría al infinito durante el alcance de la velocidad de la luz. Tanto más para un observador en movimiento progresivo, éste no esperaría que exista ninguna velocidad irreal superior a la velocidad de la luz".

La falta total de referencias y bibliografía en la obra de Einstein ha demostrado el poco rigor y exigencia que tenía del editor a quien fue presentada semejante gran elaboración cuyo autor todavía no tenía una posición bien establecida en la comunidad científica, puesto que Einstein todavía era sólo un empleado de la Oficina de Patentes de Berna, Suiza. De hecho, el control de la calidad resultó defectuoso cuando la Annalen der Physik dirigía la publicación de esta obra.

Por su parte, Max Born destacó: "Chocante es esto, que esta obra no contiene ni un informe relacionado a la literatura anterior". Él presenta claramente que la falta de las notas aclaratorias es un asunto anormal en relación a los estándares científicos de comienzos del siglo XX; eso fue muy extraño, y no fue profesional. Pero Einstein tergiversaba todo esto y le daba otro sentido para evitar las acusaciones por plagio, pero sus mentiras fueron evidentes.

Bjerknes (2002) presenta una expresión de MasKaye: "La aclaración de Einstein es una multidimensional personificación de las ideas de Lorentz... Así, la teoría de Einstein no es una negación o una alternativa presentada por Lorentz. Es un duplicado, o un disfraz. Einstein mantiene que la teoría de Lorentz es correcta, pero no está de acuerdo con ella. Entonces esto no significa que la teoría de Einstein es una simple refacción de la teoría de Lorentz y su aparente discordia es sólo un juego de palabras".

Poincaré escribió 30 libros y más de 500 obras de filosofía, matemática y física. Einstein escribía sus obras y simultáneamente afirmaba que no conocía las obras de Poincaré. A pesar de esto, muchas ideas de Poincaré –por ejemplo, que la velocidad de la luz es el límite superior y que la masa crece con la velocidad– fueron incrustadas en la obra de Einstein: Sobre Electrodinámica de los cuerpos en movimiento, sin presentar datos de su origen.

En su obra del año 1907, Einstein presentó su explicación acerca del plagio, comentando: "Me parece que la naturaleza del asunto se entiende de manera que lo que estoy tratando fue antes solucionado parcialmente por otros. Pero, lo que yo trato lo estoy presentando como un punto de vista nuevo, y por esto estoy autorizado a deshacer las investigaciones de la literatura..."

En su obra de 1935: Elementary Derivation of Mass and Energy, leemos: "El problema de la independencia de estos conjuntos tiene carácter natural según la transformación de Lorentz componiendo una verdadera base de la teoría de la relatividad particular". Así, el mismo Einstein admitió que la transformación de Lorentz componía la verdadera base de su obra de 1905, hecho que Einstein bien pudo haber aclarado en dicha obra, aún si quería presentarlo todo desde "su propio y nuevo punto de vista", pero sabemos que esa nunca fue su intención.
Premio Nobel de Física

En 1921, Einstein recibió el Premio Nobel de Física por sus estudios sobre el efecto fotoeléctrico, en los que aplicó el descubrimiento de Max Planck de 1900, de que la energía luminosa está "cuantificada", en unidades equivalentes a E=hf, donde "h" es la famosa "constante de Planck" y "f" la frecuencia de la luz (el color).

A pesar de estos estudios, Einstein jamás aceptó los postulados de la Mecánica cuántica, iniciados por Max Planck, Niels Böhr, Werner Heisenberg y Erwin Schrödinger. La funcionalidad probabilística y azarosa que se observaba en dicha mecánica disgustó a Einstein enormemente, [fue cuando dijo que "Dios no juega a los dados con el Universo"] y por ello Einstein quedó relegado al olvido en Princeton. Mientras, su fama se extendía públicamente por todas partes (por razones pueriles o políticas y culturales), el mundo científico, sobre todo los nuevos "jóvenes cuánticos" ya no le hacían caso.

E=mc²

La ecuación más famosa de todos los tiempos es la que representa matemáticamente la equivalencia entre la materia y la energía: E=mc². Tradicionalmente, se le atribuye a Albert Einstein (1905), sin embargo, Einstein nunca pudo demostrar el cálculo de esta ecuación, y no hay nada que la pueda vincular con la autoría de Einstein. Einstein no fue el autor de la ecuación E=mc².

Si bien la idea de la equivalencia puede observarse ya en Isaac Newton, esta ecuación se remonta a tres principales científicos: S. Tolver Preston (1875), Jules Henri Poincaré (1900) y Olinto de Pretto (1904). Todos ellos antes de Einstein.

Brown (1967) constó: "Así, entonces aparece la fórmula E=mc² sugerida en 1900 por Poincaré". Bjerkes (2002) como un candidato eventual propone a S. Tolver Preston, quien "formuló un concepto de la energía nuclear y una superconductividad en los años 70, en la base de la ecuación E=mc²".

Pero el desarrollo de la famosa ecuación se debe, sobre todo, al italiano Olinto de Pretto que en 1903 exactamente calculó E=mc² y determinó la increíble energía contenida en un kilogramo de carbón. Preston (1875) ya entendía todo esto, pues aplicaba esta fórmula en sus obras cuando Einstein todavía no había nacido. Al parecer Einstein conoció la ecuación a través de su amigo italiano Michel Besso, colega de Augusto de Pretto (quien era tío de Olinto) en los ferrocarriles reales de Italia.

Según Hebert Ives (1952), la demostración de la ecuación E=mc² presentada por Einstein fue errónea, porque intentaba demostrar algo que ya se había determinado antes. Ocurre que Einstein mezcló la quinemática con la mecánica, e inventó el neutrino. El neutrino puede ser una partícula mística creada acaso por Einstein.

La célebre ecuación, E=mc², supuestamente habría sido obtenida por Einstein en un apéndice al trabajo de 1905, a modo de conjetura, pero cometiendo un círculo vicioso en la "prueba". En el libro Concepts of Mass de Max Jammer, ex-rector de la Universidad Hebrea de Bar-Illan, literalmente dice que: "La ecuación E=mc², la más famosa ecuación científica jamás proyectada, fue obtenida por Einstein por petición de principio". Petitio principii, una falacia lógica que ocurre cuando la proposición a ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas.

Así, Einstein, desde el principio, asumió como verdad lo mismo que había que probar. El primero en darse cuenta de esta anomalía fue Herbert Ives, en 1950. Es decir, pasó casi medio siglo antes de que nadie se diera cuenta del fraude lógico-matemático de Einstein. ¿Cómo fue esto posible? Sencillamente, por el "culto a Einstein" y a su (ilegítima) ecuación.
Razones de los plagios científicos

El robo de los conceptos contenidos en las obras de Lorentz y Poincaré cometido por Einstein para presentarlos como suyos, levantó la barra de plagio sobre el nivel más alto. Actualmente con el gran flujo de la información, este tipo de plagio no pasaría tan fácilmente desapercibido, pero aún hoy la sociedad de los físicos no está preparada para corregir este asunto.

Las disciplinas científicas tienen por lo general un carácter dividido. Los químicos leen y escriben en general sobre Química, los biólogos sobre Biología y los físicos acerca de Física. Y todos ellos compiten, unos contra otros, por el mismo dólar para sus investigaciones. Esto significa, que para ganar más fondos para sus investigaciones, pueden actuar con deshonestidad con el fin de convencer a los financistas de que su tarea científica es más importante que todas las demás. Uno de los métodos de esta estrategia para lograr todo esto, es crear un súper ídolo, tal como Einstein.

La reputación y figura de Einstein es un producto secundario de las acciones competitivas de la comunidad de físicos, de sus partidarios y de los medios de comunicación. Cada uno de estos grupos obtuvo grandes beneficios por elevar a Einstein a los altares. Los físicos recibieron buenos fondos para sus investigaciones, los partidarios de Einstein conservaron sus sueldos dignos y los medios corporativos como Time, vendieron millones de sus ejemplares simplemente por colocar en su página la imagen de Einstein como el "Hombre del Siglo".
0No comments yet
      GIF