Check the new version here

Popular channels

Alguien que pudo cambiar la vida de Adolf Hitler

¿Y si te dijiera que estuvo alguien a punto de cambiar radicalmente la vida de Adolf Hitler?
En efecto, hubo una persona que ya intuyó tempranamente el tenebroso mundo interior del Führer. ¿Quieres saber más?







Sigmund Freud y Adolf Hitler




Adolf Hitler tenía 6 años y, según su familia, tenía una conducta poco común para un niño de su edad. Klara, su madre estaba muy preocupada ante las persistentes pesadillas del niño, terribles sueños donde Hitler era capturado y cruelmente torturado. El sufrimiento era tan intenso que pasaba los días sin poder descansar.


Cuando fueron a ver a su médico de cabecera, Eduard Bloch,  consultó el caso con otro colega especialista en esos casos: Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. Tras estudiar el caso, Freud recomendó que fuera internado en un centro mental. Una decisión demasiado inesperada para su padre, Alois, que se negó en rotundo. Pero los comportamientos extraños continuaron, al igual que los malos sueños, por lo que su madre volvió a llevarlo al médico obteniendo la misma recomendación por parte del padre del psicoanálisis: el ingreso.


Klara, la madre de Hitler estuvo de acuerdo, sabía que algo fuera de lo normal le ocurría a su hijo y que era muy conveniente pasar una temporada en una institución para ser tratado de sus problemas. Pero la razón de que esto no se llevara a cabo se debió a la firma oposición de Alois, su padre, quien solía someter a su hijo a constantes maltratos físicos y vejaciones. Temía que al ser ingresado se desvelaran esos actos que, sin lugar a dudas, no lo hubieran dejado en muy buen lugar.


Hitler no recibió tratamiento alguno, sus años de infancia avanzaron con esas persistentes pesadillas, también con las continuas palizas paternas de las que intentó huir alguna vez escapando de casa. Pero no hubo nada que hacer, los años se sucedieron y la personalidad de Hitler fue cubriéndose de mayores demonios y resentimientos, según dicen los expertos, la imposibilidad y la negativa paterna para dedicar su vida al arte y a la pintura puso aún más sustrato para definir su compleja personalidad.


La figura de Alois, fue pues determinante en la vida del Führer, sus maltratos y humillaciones eran demasiado evidentes para permitir que fuera internado tal y como Siegmund Freud recomendó.


No sabemos si el rumbo de la historia hubiera cambiado si aquel niño de 6 años hubiera recibido la ayuda del padre del psicoanálisis, todo esto no queda más que en una curiosa anécdota que no evitó en absoluto los terribles acontecimientos de los que Hitler, posteriormente, fue responsable. 
0
0
0
0
0No comments yet