Check the new version here

Popular channels

Análisis Murdered Soul Suspect

Una puesta en escena brillante,
lastrada por unas mecánicas demasiado estrictas



Murdered: Soul Suspect es un título lleno de ilusión y buenas ideas. Continúa con la idea de otras aventuras gráficas como Heavy Rain, The Walking Dead o The Wolf Among Us: el auténtico puzzle es la persona que tenemos ante nosotros, no la unión de un pollo con polea con una tirolina. Desgraciadamente, la reducción a la dificultad que ello implica ha de ser sustituido por un guión potente, una calidad actoral sobresaliente, una propuesta jugable o una combinación de alguna de estas cosas. Lamentablemente, Murdered: Soul Suspect no atina con su mezcla.

Si las obras de Cage adelantaron la pierna hasta muy lejos de lo que significaba ser una aventura gráfica tradicional, este Murdered lo hace menos. No da un gran brinco hacia el videojuego emocional y emocionante que vivimos con Quantic Dream, de hecho, la trama sirve más para desarrollar la ambientación fantasmal del juego que para entregarnos una historia a recordad.



Encarnamos a un investigador que es arrojado al vacío desde la ventana de una casa. Caemos contra el asfalto sin dejar de mirar a nuestro asesino. Este sale del imueble, toma nuestra pistola y descarga contra nuestro pecho el cargador. Nosotros no dejamos de mirarle, solo que ahora siendo el fantasma del detective.

Con ese punto de partida tan atractivo nos toca recorrer localizaciones, averiguar quién nos liquidó, aprender las reglas de este nuevo mundo espectral y, de paso, ayudar a otros entes a resolver aspectos de su anterior vida. El videojuego cuenta con muy buenas ideas, como la de poder introducirnos en el cuerpo de los seres vivos con los que nos topamos; y ya no solo para sacar pistas o conclusiones de un asunto en concreto, sino solo por el placer de saber lo que están pensando. Alqo que resulta absolutamente cautivador al ser, con nuestra piel invisible, unos auténticos espías de las vidas ajenas. Todo esto se integra muy bien en la narrativa del título, explicándonos los matices de nuestra nueva condición aunque, sorprendentemente, el protagonista no se llega a asustar de que haya algo tras la muerte. Lo asume sin más, y pasa a actuar en consecuencia.

La estética del videojuego busca un cruce entre Silent Hill y los juegos del ya mencionado Cage. Tonos oscuros y nocturnos, angustiantes y endemoniados, presentando un conjunto de personajes atormentados que toma de referentes a títulos como Shattered Memories en cuanto a ritmo.




Análisis
Murdered Soul Suspect
6.5 / 10 PS4 PS4 Tu nota: 12345678910 Nota usuarios: 6.5

(12 votos)
Murdered Soul Suspect
Ficha Análisis Noticias Avances Videos Imágenes Trucos Foro Una puesta en escena brillante,
lastrada por unas mecánicas demasiado estrictas

Murdered: Soul Suspect es un título lleno de ilusión y buenas ideas. Continúa con la idea de otras aventuras gráficas como Heavy Rain, The Walking Dead o The Wolf Among Us: el auténtico puzzle es la persona que tenemos ante nosotros, no la unión de un pollo con polea con una tirolina. Desgraciadamente, la reducción a la dificultad que ello implica ha de ser sustituido por un guión potente, una calidad actoral sobresaliente, una propuesta jugable o una combinación de alguna de estas cosas. Lamentablemente, Murdered: Soul Suspect no atina con su mezcla.

Si las obras de Cage adelantaron la pierna hasta muy lejos de lo que significaba ser una aventura gráfica tradicional, este Murdered lo hace menos. No da un gran brinco hacia el videojuego emocional y emocionante que vivimos con Quantic Dream, de hecho, la trama sirve más para desarrollar la ambientación fantasmal del juego que para entregarnos una historia a recordad.


Técnicamente el juego no brilla. Es funcional, pero muy lejos de lo ya visto con Quantic Dream.

Encarnamos a un investigador que es arrojado al vacío desde la ventana de una casa. Caemos contra el asfalto sin dejar de mirar a nuestro asesino. Este sale del imueble, toma nuestra pistola y descarga contra nuestro pecho el cargador. Nosotros no dejamos de mirarle, solo que ahora siendo el fantasma del detective.

Con ese punto de partida tan atractivo nos toca recorrer localizaciones, averiguar quién nos liquidó, aprender las reglas de este nuevo mundo espectral y, de paso, ayudar a otros entes a resolver aspectos de su anterior vida. El videojuego cuenta con muy buenas ideas, como la de poder introducirnos en el cuerpo de los seres vivos con los que nos topamos; y ya no solo para sacar pistas o conclusiones de un asunto en concreto, sino solo por el placer de saber lo que están pensando. Alqo que resulta absolutamente cautivador al ser, con nuestra piel invisible, unos auténticos espías de las vidas ajenas. Todo esto se integra muy bien en la narrativa del título, explicándonos los matices de nuestra nueva condición aunque, sorprendentemente, el protagonista no se llega a asustar de que haya algo tras la muerte. Lo asume sin más, y pasa a actuar en consecuencia.

La estética del videojuego busca un cruce entre Silent Hill y los juegos del ya mencionado Cage. Tonos oscuros y nocturnos, angustiantes y endemoniados, presentando un conjunto de personajes atormentados que toma de referentes a títulos como Shattered Memories en cuanto a ritmo.


La ambientación es fantástica. No es nada que no hayamos visto, pero funciona

El personaje es carismático, y a diferencia de cintas como Ghost, de la que realiza más de un homenaje, aquí nuestra amada ya está cadáver y llegar a ella se anuncia al principio de la aventura como un premio, haciendo más evidente el motivo de nuestras indagaciones. Sin embargo, toda esta maravillosa puesta en escena se quiebra cuando se le pide que se enclaustre en unas mecánicas muy poco inspiradas. Como dije, recupera eso tan propio de las aventuras gráficas de mirarlo todo y tocar, también su habilidad para dejarte recorrer escenarios cerrados hasta resolver sus puzzles. En este caso, tramos del caso que nos conducirán a resolverlo u otros que no dejan de ser pequeñas misiones secundarias. El problema llega cuando las pistas con las que interactuar no se activan hasta que nos dicen que ya podemos hacerlo, que tenemos que emplearlas en el orden que el juego pide y que ni el premio ni el castigo es equiparable al proceso de conseguirlo.

La intención de recuperar la búsqueda y la exploración de una aventura gráfica tradicional se va al traste si le retiras su dificultad insensata y si llevas al jugador de la mano, de pista en pista. También falla si en el momento que le pides que resuelva y acierte cuál es la interrelación de lo hallado tampoco le castigas, ni le premias.

Murdered: Souls Suspect falla al no profundizar en su trama, no consiguiendo lo que sí logra Telltale Games: jugabilidad floja pero historia y desarrollo digno de ser disfrutado hasta el final. Tampoco despunta en su propuesta, que resulta muy descafeinada. Muchas buenas ideas pero sin una materialización genial; incluso la opción de entrar en las mentes de las personas, una opción muy interesante, no nos ofrece grandes revelaciones ni sorpresas, tan solo datos insignificantes o pautas para seguir la historia.




Se añaden tramos de acción en los que tenemos que escapar de unos demonios que, de nuevo, recuerdan a la película de los 80. Podemos asaltarlos si los tomamos por la espalda o escondernos de ellos en unas brechas espectrales preparadas para tal fin. Aportan frescura a la exploración pero tampoco están bien rematadas.

Además, el juego es corto. Si te apuras a buscar todos los coleccionables puede llegar a las 8 horas, pero sin ritmo ni momentos de especial intensidad. Sin embargo, Murdered: Soul Suspect no es un mal juego. Pese a la falta de maestría en la ejecución, rebuscar entre los rincones de las casas sigue siendo divertido, que no fascinante. Es una auténtica lástima que ni la trama ni los componentes jugables hayan disfrutado de esa chispa de talento capaz de hacer de una formidable puesta en escena un buen producto. Pero no ha sido así. Murdered Soul Suspect es un videojuego curioso, que sin duda agradará a los amantes de las aventuras gráficas, pero no se mantendrá en su recuerdo; sí les dejará un regusto agridulce y la sensación de buen concepto que se ha quedado a medio camino. Igualmente, yo os invito a probarlo si el género, como a mí, os apasiona y os gusta conocer los experimentos que en él se producen.
0
0
0
0No comments yet