Check the new version here

Popular channels

Analizan crisis ucraniana y seguridad






Riga, 18 feb (PL) Los ministros de Defensa de la Unión Europea (UE) analizaron hoy la crisis ucraniana, el diferendo interno en Libia, la seguridad regional y el incremento del número de inmigrantes llegados al sur europeo.

Antes de asistir al consejo ministerial, la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Seguridad Internacional, Federica Mogherini, consideró que hubo una clara violación de los recientes acuerdos pactados en Minsk para poner fin al conflicto en Ucrania.

Esta jornada, el presidente ucraniano, Piotr Poroshenko, anunció la retirada planificada de tropas del nudo ferroviario en la ciudad de Debaltsevo, donde las milicias del sureste afirman que cientos de militares entregaron sus armas, tras caer en un cerco.

Pese a los llamados hechos por Rusia a Occidente de convencer al gobierno ucraniano para frenar las operaciones de castigo contra la población sublevada en el sureste ucraniano, la UE insiste en acusar a Moscú por la ruptura de lo acordado en la capital belarusa.

Mogherini afirmó, incluso, que una nueva ola de sanciones unilaterales contra Rusia podría analizarse, en dependencia de los hechos en el terreno y del cumplimiento de un nuevo plan de paz de 13 puntos acordado la semana pasada, conocido como Minsk-2.

Durante la reunión, a la cual asiste el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, el titular letón de Defensa, Juozas Olekas, confesó que su nación suministro "elementos armamentísticos" a Ucrania.

Sin embargo, Olekas, quien también habló de la ayuda humanitaria y asistencia de su país a los militares ucranianos heridos, se abstuvo de ofrecer detalles sobre el suministro bélico.

El ministro estonio de Defensa, Sven Mikser, al comentar la posibilidad de enviar material de guerra a Kiev, señaló que era necesario ayudar a Ucrania por todos los medios posibles.

Tras un golpe de estado hace un año, llegó al poder en Kiev un gobierno ultraderechista, apoyado por paramilitares neofascistas, lo cual fue rechazado por la población de las regiones de Donetsk y Lugansk, que se sublevó contra esas nuevas autoridades.

El gobierno de Poroshenko, asesorado por políticos estadounidenses, lanzó una operación de castigo en abril de 2014 contra el sureste ucraniano, donde ya murieron cerca de siete mil personas, en su gran mayoría civiles.

Occidente acusa a Rusia de enviar tropas a Ucrania, en medio de derrotas sufridas por el ejército y la Guardia Nacional (integrada en gran parte por neofascistas) en Donetsk y Lugansk, donde más de un millón de personas debió abandonar sus poblados de origen.

En la reunión en esta capital también se abordó la situación en Libia, donde, al parecer, inició sus operaciones el movimiento radical sunita Estado Islámico, y la seguridad regional, luego de ataques registrados en las últimas semanas en París y Copenhague.
0
0
0
0
0No comments yet