Canales populares

Archivo Sabato, pinturas, Ideas, frases...

Archivo Sabato

Una selección de entrevistas donde el creador de Sobre Héroes y Tumbas repasa los temas que marcaron su vida y su pensamiento, desde la literatura a la filosofía, pasando por la política, la historia, la religión y el arte:
Su militancia en la juventud Comunista; La Conadep y la dictadura militar; la creación literaria.

Sabato y su infancia:

“Me llamo Ernesto, porque cuando nací, el 24 de junio de 1911, día del nacimiento de San Juan Bautista, acababa de morir el otro Ernesto, al que, aun en su vejez, mí madre siguió llamando Ernestito, porque murió siendo una criatura. “aquel niño no era para este mundo”, decía.
Creo que nunca la vi llorar tan estoica y valiente fue a lo largo de su vida, pero seguramente, lo haya hecho a solas. Y tenia noventa años cuando menciono, por ultima vez, con sus ojos humedecidos, al remoto Ernestito”.
(antes del fin, 1998)

“Al terminar la escuela primaria de mi pueblo, en 1923, en medio del desgarramiento más hondo de mi vida, mi hermano Pancho me llevo a la Plata para completar mis estudios. Recuerdo la primera noche, con su enigmática madrugada en la casa de la calle Pedro Echagüe, oyendo entre sueños un ruido inédito para mi, que a través de las décadas se ha conservado como una imagen de mi tristeza infantil: el sonido de los cascos de caballo y de las chatas por el empedrado”.
(antes del fin 1998)

-Empecemos con este dialogo, recordando algunos momentos de su infancia.
-lo mas profundo que puedo decir sobre esa época de mi vida esta en esas novelas que he escrito, aunque a veces aparezca desfigurada por la ficción. No sé, para hablarle de mi infancia tendría que mostrarle algunas fotografías y comenzar a recordar cosas de mi niñez, allá en rojas, mi pueblo. Pero creo que eso no es importante.
-¿Y sus sueños, quiero decir los de aquel tiempo, tampoco los quiere recordar?
-No recuerdo detalles, pero los puedo hablar de algunos sueños obsesivos: una enorme bóveda, una especie de anfiteatro cósmico, yo solo, en alguna parte mi padre y mi madre. Era algo terrorífico. Pero otras pesadillas se producían estando despierto. Eran, pienso ahora, mas que sueños, alucinaciones.
-¿Esos sueños o alucinaciones de su niñez, no tienen que ver con el informe sobre ciegos, que se materializa después en la ficción?
-No le puedo responder en cuatro palabras lo que intento escribir en toda mi obra. Más, no creo que he escrito para tratar de ver claro en esas obsesiones. Y es más: para poder soportarlas sin reventar.
(El escritor y sus fantasmas, entrevista de Roberto alifado, proa, 1975)

Sabato y la militancia:

-¿Cuándo empezó a militar en el comunismo?
-Hacia 1930. Hice mis estudios secundarios en el colegio de la Universidad de La Plata, lejos de mi familia, que estaba en Rojas. Me sentía muy solo, pero leía mucho, todos los románticos alemanes como Schiller y Kleist, y a los rusos, que me subyugaron. Me acuerdo de Satchka Yugulev, de Andreiev, que me fascino porque el protagonista era un muchacho revolucionario de una familia burguesa o aristocrática. No recuerdo. Dicho sea de paso, cuando ya de grande lo encontré en mi biblioteca no pude pasar de las primeras paginas, de lo malo que me pareció al lado de los genios de la talla de Dostoievsky, Gogol y todo aquel fenomenal conjunto de escritores, que nunca mas se repitió. Al mismo tiempo hice amistad con estudiantes anarquistas y comunistas. En aquel tiempo, esos movimientos eran muy fuertes, debido a la inmigración de trabajadores italianos, españoles, rusos, búlgaros, pobres diablos que trabajaban en los grandes frigoríficos de Berisso. Yo tenia unos quince años, por entonces, y vacilaba entre el anarquismo y el comunismo. Tenga en cuenta que la Revolución Rusa había estallado en 1917, de modo que aun conservaba el resplandor romántico de toda gran revolución, cosa que, a pesar de ser hijo de burgueses, o por eso mismo, me subyugaba, porque desde adolescente me angustiaron lo desheredados. Empecé a acompañar a muchachos hijos de anarquistas y comunistas que iban a los dos gigantescos frigoríficos para ayudar a los obreros en sus luchas por aumento de centavos en su salario. Vivian amontonados alrededor de esos monstruos en casillas de zinc rodeados de aguas podridas y verdosas de a cinco o seis en una pieza. Así viví oscilando entre las dos doctrinas.”
(Entrevista en Revista La Maga, 1995)

“Me alejé de los claustros universitarios y me afilie a la juventud comunista; y junto a ellos, recorrí los grandes frigoríficos Armour y Swift, ubicados en Berisso (…), donde los obreros Vivian en la miseria mas aterradora.
En 1930 se produjo el primer golpe militar, terrible y sanguinario. Aquel primer golpe fue decisivo en mi vida pues tuve que ingresar en la clandestinidad, primero por mi condición de militante y luego porque llegue a ser secretario de la Juventud Comunista y era muy buscado por los represores”.
(Antes del fin, 1998)

“En la época del famoso “Boom”, mas allá de sus valores literarios, muchos escritores me acusaron de traidor al comunismo, pretendiendo ignorar que yo había vivido aquella entrega, pero también la desilusión de ver como el estalinismo había corrompido los principios que el movimiento pretendía enaltecer”.
(Antes del fin. 1998)

Sabato y la literatura:

“Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas”.
(Heterodoxia, 1953)

“Hay una sola forma de alcanzar la universalidad y la eternidad: escribiendo sobre el hombre de hoy y aquí. Pero eso no significa que se haga literatura social: Dostoievsky no ha pasado a la historia porque haya escrito las costumbres de la clase media rusa ni los problemas de los mujiks, sino porque, a través de esos problema, fue capaz de descender hasta el infierno ultimo del alma humana”.
(“Una sola universidad, la de la vida” Reportaje en tarea universitaria, 1960)

“No hay que pedirle nada al escritor, sino dejarlo que escriba sobre lo que le duele y sobre sus obsesiones mas reiteradas y enigmáticas. Entonces lo que haga será verdadero y por añadidura nacional, pero en el sentido mas hondo de la palabra, no el sentido aparente o caricaturesco”…
(“El argentino angustiado” reportaje de Juan José Sebreli en Ultramar, chile 1960)

“Un hombre no puede escribir sino muy pocas novelas en su vida.
Si es un escritor en serio, angustiado, tiene una sola obsesión que lo atormenta y de la que de alguna manera desea liberarse, expresándola. Pero no es una obsesión clara, ni para él mismo.
(“Dialogo con Ernesto Sabato”, Reportaje en El escarabajo de oro, Nº 5, febrero de 1962)

“Ninguna actividad del espíritu humano, ninguno de sus productos suele entenderse o juzgarse aisladamente o dentro del estrecho ámbito de su oficio (el arte, la ciencia, las instituciones jurídicas); pero muchísimo menos esa actividad hibrida y compleja, tan estrechamente unida a la condición del hombre que es la novela: sus vicisitudes, ¿Qué pueden ser sino las vicisitudes del espíritu humano todo?”…
(“Por una novela novelesca y metafísica” Reportaje de Emir Rodríguez Monegal y Severo Sarduy en Mundo Nuevo, Nº 5, noviembre de 1966)

“Me interesa la novela más que el pensamiento puro: es un genero que permite la expresión de los dos universos: el del día y el de la noche, el de la razón y el de la alucinación. Es un genero hibrido y contradictorio, como yo mismo”…
(“Sabato: ¿Premio Nobel?”, Reportaje en libros elegidos, Nº 37, julio 1979)

“yo no escribo más que lo que verdaderamente creo. Lo más importante para el hombre es lo sobrenatural e inexplicable. Si fuéramos meramente razonables, seria disparatada toda esperanza porque somos mortales. Es decir que oscuramente, creemos en una suerte de inmortalidad, aun los que no comparten las ideas de ciertas religiones”…
(“Sabato: ¿Premio Nobel?”, Reportaje en libros elegidos, Nº 37, julio 1979)



link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=2Kb5W7qGaek

Frases cortas y buenas

"Las modas son legítimas en las cosas menores como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables."

“tengo con la literatura la misma relación que puede tener un guerrillero con el ejército regular. No soy un escritor profesional. Detesto la literatura y los literatos”.

“Un genio es alguien que descubre que la piedra que cae y la luna que no cae representan un solo y mismo fenómeno”.

“Creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida”.

“Habrá siempre una hombre tal que, aunque su casa se derrumbe estará preocupado por el Universo. Habrá siempre una mujer tal que aunque el universo se derrumbe estará preocupada por su hogar”.

“Pero, ¿Por qué esa manía de querer encontrar explicación a todos los actos de la vida?”.

“Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es NO RESIGNARSE

“Siempre es levemente siniestro volver a los lugares que han sido testigos de un instante de perfección”.





Ernesto Sabato: también pintor















fuente:
Texto principal:Revista cultural el "PASAJERO de la cultura" N° 29 (la recomiendo) seleccion de textos: Pablo Javier Fedyna


Pinturas: www.literatura.org/Sabato/arte/pintor.html
www.difusioncultural.uam.mx/revista/sep2001/peppino.html

bueno gente esto es todo espero que les interese ya que me costo mucho hacerlo (tuve que transcribir letra por letra
0
0
0
0No hay comentarios