Check the new version here

Popular channels

Argentina regalará el mercado brasileño de trigo a EE.UU

Cuatro años de una política insólita.Argentina es una nación próspera que prácticamente ha erradicado la pobreza. Quizás por eso decidió –en un acto fraternal– regalarle el mercado brasileño de trigo a EE.UU.



La política kirchnerista –combo fatal de cepo exportador + retención del 23%– provocó un derrumbe del área de siembra de trigo. El resultado: en 2013 y 2014 la Argentina perdió 2100 millones de dólares por ventas no concretadas a Brasil (uno de los mayores importadores mundiales de cereal). El escenario fue aprovechado por EE.UU. para transformarse –en un instante– en el principal proveedor de trigo de la nación sudamericana.

En 2015 EE.UU. volverá a ser, por tercer año consecutivo, el principal vendedor de trigo de Brasil. Ya se sabía. La novedad es que eso también ocurrirá en 2016.

En unas semanas más comenzará la siembra de trigo argentina correspondiente al ciclo 2015/16. Se cosechará con el nuevo gobierno que asumirá en diciembre próximo.

La cuestión es que dos de los tres principales candidatos presidenciales –Macri y Massa– prometieron normalizar completamente el mercado de trigo. Pero Scioli, el candidato oficialista, no dijo nada al respecto porque seguramente tiene planes para continuar con la actual política cerealera.

En tal escenario la mayor parte de los empresarios agrícolas optaron por hacer lo que hacen las personales racionales cuando, estando cortos de efectivo, pasan por delante de un casino: seguir de largo.

Un relevamiento realizado por el equipo técnico de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indica que el área preliminar de trigo por sembrarse a nivel nacional sería este año de 4,10 millones de hectáreas (-7% menor que en 2014). Con esa área la Argentina –clima mediante– no puede garantizar una provisión de trigo adecuada a Brasil el año que viene.

Es decir: los exportadores estadounidenses de trigo tienen al menos dos años más por delante para hacerse un pic-nic en Brasil. La ironía es que la política triguera es instrumentada por un gobierno que dice ser “nacional y popular”. Pero en los hechos se parece más a una metodología diseñada por un ejército de ocupación Yankee.

En octubre del año pasado Alan Tracy, presidente de US Wheat Associates, dijo, durante una conferencia ofrecida en el Congreso Internacional de Abitrigo organizado en Foz de Iguaçu, ¡gracias molinos brasileños! mientras mostraba un gráfico en el cual se evidenciaba que Brasil había pasado a ser el primer comprador de trigo estadounidense. Al finalizar la conferencia, un argentino se acercó a Tracy para decirle: “te olvidaste de agradecerle a Cristina”.
0
0
0
0No comments yet