Check the new version here

Popular channels

Argentina: un país de grandes inventos

Argentina es una país maravilloso, tan así que destaca en todos los ámbitos ante sus vecinos Latinoamericanos.


Los inventos que se han gestado en éstas tierras son uno de los puntos más destacables.


Veamos alguno de ellos.


Dulce de leche


Este manjar fue creado por casualidad el 24 de junio de 1829, en la estancia La Caledonia, donde se firmó el "Pacto de Cañuelas" La estancia La Caledonia entre Juan Manuel de Rosas -jefe de las fuerzas federales- y el comandante del ejército unitario, Juan Lavalle.• Según esta historia, una criada se hallaba preparando la lechada (leche caliente azucarada con la que Rosas tomaba mate). Al llegar Lavalle, cansado por el viaje, se acostó en el catre de Juan Manuel. La criada, que fue a llevarle un mate al Restaurador, encontró al jefe enemigo y entonces salió corriendo en busca de la guardia. Juan Galo de Lavalle Juan Manuel de RosasMientras tanto, la lechada olvidada hervía en la olla y cuando fue a buscarla encontró que se había convertido en una sustancia espesa y marrón oscura. Llorosa fue a plantearle a Rosas lo sucedido, y don Juan Manuel probó lo que había en el recipiente aún humeante, le agradó el gusto, lo convidó a su enemigo político... y de ahí en más se conoció este fruto de la casualidad como Dulce Criollo que fue el nombre con que lo bautizó el Restaurador de las Leyes y que más adelante iba a ser conocido como Dulce de LecheLo cierto es que en el 1902 ,enArgentina se elaboro el dulce deleche en grandes cantidades,comercializándolo en las populareslecherías de la ciudad de BuenosAires, por lar la fabrica LaMartona, fundada en el 1889 queprocesaba la leche higienizada,,con cocción controlada y procesomecánico propiedad de VicenteCasares Latita Original.[/quote]

Birome


Ladislao Biro nació en Budapest, Hungría, el 29 de septiembre de 1399. Luego de varias ocupaciones, entre ellas la de auxiliar en una imprenta, ingresó al periodismo húngaro. En eso estaba cuando advirtió el problema que sufrían todos los periodistas, incluyéndolo, al utilizar en su trabajo la tradicional lapicera estilográfica. La pluma se enganchaba en el papel al escribir demasiado rápido, nunca faltaban manchones inoportunos y, lo que era peor, a menudo se terminaba la tinta en medio de un apasionante reportaje.
 Hombre práctico, buscó la solución, pero todos sus intentos fracasaron hasta que finalmente se resignó y olvidó la cosa, aunque él siguió usando uno de sus inventos fallidos porque le era práctico.
cierto día debió firmar su registro de ingreso a un hotel y sacó dicho invento él cual fue observado por otra persona que se interesó por esa peculiar lapicera que lo entrevistó mas tarde en su cuarto privado y le propuso a Biro llevarlo, con su invento, a su país, la Argentina, para producir y comercializar aquella novedad.
Por un lado, Ladislao Biro ni siquiera sabía en qué lugar del mundo había un país llamado Argentina y, por otra parte, ya había desechado la posibilidad de producir en serie su lapicera. No se mostró nada entusiasmado aunque agradeció el ofrecimiento y dijo que lo pensarla.
Poco tiempo se inicia la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Hitler a  Polonia y dá comienzo a la persecución de los judíos. Ladislao Biro y su amigo Juan J. Meyne, dueño de un taller de costura y colaborador en el ya olvidado invento de la lapicera, se reunieron a principios de 1940 en casa del primero para hablar de un tema que superaba a cualquier otro: su propia supervivencia.
Ambos eran de origen judío y sabían qué les ocurriría si no escapaban cuanto antes. Pero ¿adónde? Hitler seguía avanzando y pronto toda Europa estaría en su poder.
Biro recuerda la oferta de ese señor argentino y se pone a buscar aquella tarjeta de presentación que recibió en el Hotel Rogacka Clatina de Hungría. Al poco tiempo, Biro y Meyne no tuvieron inconveniente alguno para ingresar en el país que para ellos significaba la libertad y la propia vida. Recién en la Argentina y al intentar ubicar a aquel hombre providencial para ellos, supieron de quién se trataba. No era presidente de ninguna empresa.
Hasta febrero de 1938 había sido presidente, sí, pero de la Nación. Se trataba del general e ingeniero Agustín P. Justo. Los recibió, los ayudé, instalaron una fábrica con su auspicio y lanzaron al mercado las lapiceras a las que llamaron “Birome”, contracción del apellido del inventor (l3iro) y de la primera sílaba del de su colaborador Meyne.
En su primeros intentos fracasaron, la birome perdía tinta y manchaba camisas, sacos, documentos. Llegaron a venderla con un vale para la tintorería. El público dijo no. Luego de un año de pruebas e intentos, Agustín IR Justo no pudo ayudarlos más y se abrió del proyecto. Biro debía cerrar la fábrica, pero era un hombre con demasiado empuje como para quedar en la lona después del primer puñetazo.
Era 1941, cuando reunió a los treinta y dos obreros de su fábrica y les contó, con absoluta franqueza, los problemas que estaban viviendo, les dijo que él quería seguir. Les advirtió que no podría pagarles hasta que la cosa resultara y preguntó si, a pesar de todo, alguno de ellos lo acompañaría en la aventura. Todos los acompañaron y en 1941 se le encontró la solución y nació el primer bolígrafo "antimancha", inclusive funcionaban en los aviones, cosas que no ocurría con las lapiceras comunes de aquella época. El invento se hizo muy popular e inclusive les hicieron un reportaje para la revista Time de EE.UU.
La birome se había ganado un importante lugar en el mundo y casi de  inmediato recibieron diversas ofertas por los derechos de fabricación y pensaban pedirle 300.000 dólares como una suma imposible, pero cuando llegaron a EE.UU. no pudieron abrir la boca porque de entrada les ofrecieron: dos millones de dólares.

Su inventor, que había adoptado la ciudadanía argentina en la década del cuarenta, tuvo muchos ofrecimientos para radicarse en los Estados Unidos, en Francia, en Canadá y muchos otros sitios, pero no quiso dejar jamás el país con el que mantuvo un romance desde que se conocieron y hasta siempre. Fue autor de más de otros treinta inventos.


Identificación mediante huellas dactilares


Iván Vučetić, nacionalizado argentino con el nombre de Juan Vucetich Kovacevich, (Hvar20 de julio de 1858 - Dolores,Buenos Aires25 de enero de 1925) fue un antropólogopolicía e inventor argentino nacido en Croacia. Vucetich desarrolló y puso por primera vez en práctica un sistema eficaz de identificación de personas por sus huellas digitales.

Vucetich usó inicialmente 101 rasgos de las huellas para clasificarlas en cuatro grandes grupos. Logró luego simplificar el método basándolo en cuatro rasgos principales: arcos, presillas internas, presillas externas y verticilos. Con base a sus métodos, la policía bonaerense inició en 1891, por primera vez en el mundo, el registro dactiloscópico de las personas. En el año 1892 hizo por primera vez la identificación de una asesina, con base a las huellas dejadas por sus dedos ensangrentados (en particular por su pulgar derecho) en la escena del crimen de sus dos hijos, en la ciudad de Necochea (provincia de Buenos Aires). La misma, de nombre Francisca Rojas, había acusado de los asesinatos a su marido. El 9 de noviembre de 1903 el jefe de la policía de Buenos Aires Francisco Julián Beazley adoptó oficialmente el método de Vucetich.
El método fue detalladamente presentado en sus escritos Instrucciones Generales para el sistema antropométrico e impresiones digitales,Idea de la identificación antropométrica (1894) y Dactiloscopía comparada presentado en el Segundo Congreso Médico de Buenos Aires (1904). El último trabajo recibió premios y distinciones en todo el mundo y fue traducida a los principales idiomas. Luego de más de un siglo de su implantación —aunque han variado sustancialmente los métodos de relevamiento, archivo y comparación— la identificación de huellas dactilares todavía se basa en los cuatro rasgos finalmente elegidos por Vucetich.


Colectivo, Bus
Fue exactamente en 1928, Cuando Hipólito Yrigoyen ganaba las elecciones con el doble de votos que su rival, Melo, y la Argentina perdía dos figuras de peso: el político Juan B. Justo y el escritor Roberto J. Payró; cuando en Londres se podía ver la primera imagen en televisión; cuando Einstein presentaba su teoría del campo unificado y Malcom Campbell conducía un automóvil a 333 kilómetros por hora... 
     Aquel año, los taxis de Buenos Aires comenzaban a sentir la falta de pasajeros y en un cafetín de Carrasco y Rivadavia (hay quien dice que fue en la esquina de Rivadavia y Lacarra), se reunían a pasar el mal rato un grupo de taxistas cansados de tanto infortunio.


Entre los cabecillas de aquellas tertulias figuraban José García Gálvez, español naturalizado argentino y ex chofer de Jorge Newbery; Rogelio Fernández, quien años después correría en TC, Pedro Etchegaray; Manuel Pazos: Felipe Quintana; Antonio González y Lorenzo Porte.

    A quién se le ocurrió la idea de poner en práctica el "taxi colectivo", no se sabe, probablemente surgió entre todos. El hecho es que el 24 de septiembre de 1928 en la misma esquina donde se juntaban, comenzaron a ofrecer a los gritos un viaje hasta Caballito por 20 centavos (la quinta parte de lo que hubiera costado en taxi), o a Flores por sólo 10. En esto también hay opiniones encontradas. .

Algunos estudiosos del tema aseguran que los viajes ofrecidos eran a Plaza Once por 10 centavos, y como el negocio fructificó se extendieron hasta Plaza de Mayo por 20 centavos, la cuestión es que la gente se animó y comenzó a subir. 
    Para brindar mayor comodidad, ampliaron la capacidad de los coches y llevaban un pasajero junto al conductor y cuatro en la parte de atrás.
    Cuentan que aquel día de primavera, a las 8.30, partió hacia Primera Junta el primer colectivo de la historia.
   Dado el éxito de la iniciativa, muchos comenzaron a ponerla en práctica. Inclusive, surgió una segunda línea que llegaba hasta Plaza de Mayo y que comenzó a rivalizar con la primera, a tal nivel que se registraron violentos encontronazos; pero luego terminaron fusionándose.


Desde su nacimiento afrontó inconvenientes de todo tipo: ofensivas de los tranvías que lo acusaban de competencia desleal, impuestos especiales y hasta expropiaciones. Pero no se puede negar que el invento ganó la batalla y se popularizó.
   Este invento argentino llegó a Uruguay, Paraguay, Brasil y, lentamente, a otras ciudades del mundo.
  Con el tiempo, el vehículo creció. Fue pintado con alegres colores, inscribió en sus costados el nombre de su empresa fileteado, de cobrarse el boleto al descender se pasó a pagar al comienzo del recorrido y hoy, con unidades cada vez más modernas, con "maquinitas" que sólo aceptan monedas, el colectivo sigue andando por nuestras calles...


Bypass


René Gerónimo Favaloro nació en la ciudad de La Plata, Argentina el 12 de julio de 1923. Favaloro se crió en una familia siciliana de La Plata, junto a sus padres Juan Bautista Favaloro, un carpintero hijo de sicilianos nacidos en la isla de Salina(perteneciente al archipiélago de las Eolias), e Ida Raffaelli de Favaloro una modista; y ya desde niño fue confeso simpatizante del club de fútbol de su barrio: Gimnasia y Esgrima de La Plata (hoy el palco oficial del estadio lleva su nombre).
Favaloro se actualizaba con publicaciones médicas y realizaba cursos de capacitación en La Plata. Se interesó por las intervenciones cardiovasculares, que en ese tiempo se estaban empezando a desarrollar, y por la cirugía torácica.Empezó a ver la forma de terminar su etapa de médico rural y capacitarse en Estados Unidos, el profesor José María Mainettile aconsejó la Cleveland Clinic. Se radicó en Cleveland a la edad de 40 años y se desempeñó primero como residente y luego en el equipo de cirugía en colaboración con médicos locales, concentrando su trabajo en enfermedades valvulares y congénitas. Posteriormente se interesó en otros temas, como lascineangiocoronariografías y al estudio de la anatomía de lasarterias coronarias y su relación con el músculo cardíaco. A comienzos de 1967, Favaloro estudió la posibilidad de utilizar la vena safena en la cirugía coronaria, haciendo prácticas con sus ideas en mayo de ese año. La estandarización de esta técnica, llamada del bypass o cirugía de revascularización miocárdica, fue el principal trabajo de su carrera, lo que le dio prestigio internacional, ya que el procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria. El Doctor Favaloro fue el primero, que satisfactoriamente realizó la cirugía del bypass de la arteria coronaria del corazón. Substituyó la obstrucción de la arteria coronaria de una mujer de 51 años en mayo de 1967 con un pedazo de vena safena en la Clínica de Cleveland. Esto fue “el principio” de la cirugía del bypass, que gradualmente se ha ido mejorando con la nueva tecnología. Favaloro indudablemente ha cambiado la historia de la enfermedad coronaria. Hoy en día se realizan entre 600.000 y 700.000 cirugías de ese tipo por año solamente en los Estados Unidos.



Tango
Originariamente, el tango nace a fines del siglo XIX de una mezcla de varios ritmos provenientes de los suburbios de Buenos Aires. Estuvo asociado desde un principio con burdeles y cabarets, ámbito de contención de una población inmigrante netamente masculina. Debido a que solo las prostitutas aceptarían dicho baile, en sus comienzos era común que el tango se bailara por una pareja de hombres.
Pero el tango como danza no se limitó a las zonas bajas o a sus ambientes cercanos. Se extendió también a los barrios proletarios y empezó a ganar aceptación "en las mejores familias", sobretodo después que el baile tuvo éxito en Europa.
La melodía provenía de flauta, violín y guitarra. Posteriormente, la flauta fue reemplazada por el "bandoneón". Los inmigrantes contribuyeron añadiendo aires de nostalgia a las canciones y de ese modo el tango se fue desarrollando y adquiriendo un sabor único.
Carlos Gardel fue el creador del tango-canción. Fallecido en 1935 a los 45 años en un accidente aéreo, fue el gran divulgador del tango en el extranjero. En los 60, en cambio, el genero fue ignorado fuera de la Argentina. Resurgió renovado por Astor Piazzolla, quien le dió una nueva perspectiva, rompiendo con los esquemas del tango clásico.

Hoy el tango está más vivo que nunca, no como el fenómeno de masas que lo engendró, sino como incuestionable elemento identificatorio del alma porteña y en permanentes evocaciones desparramadas por todo Buenos Aires.


Radio


Muchos científicos estaban investigando sobre la radio, entre ellos: científico británico James C. Maxwell había anunciado que, teóricamente, las ondas de radio debían existir; el físico alemán Heinrich Hertz demostró que tales ondas se comportaban igual que la luz; el físico ruso Popov también aportó sus hallazgos; y Guillermo Marconi, que con solo 20 años y su invento de la radiotelegrafía sin hilos abrió las puertas para la radiotelefonía, el radar, la radiodifusión y la televisión. Marconi une Europa y América a través de la radio en diciembre de 1901 pero no vincula a la radio con lo social. 

El médico y sus tres amigos estudiantes de la misma carrera fueron los únicos que pensaron en que si habían logrado filtrar el canto de un gallo, podrían hacer lo mismo con cualquier cosa y por lo tanto podían entretener, informar y formar, es decir las tres funciones básicas de la radiodifusión o mejor dicho, de los medios de comunicación social. Entonces si se puede decir que los visionarios de lo que se conoce hoy como la radio, fueron estos jóvenes argentinos conocidos como los “locos de la azotea”. Estuvieron influenciados por Marconi quien llegó a Buenos Aires en 1910 para continuar sus ensayos, esto motivó a los jóvenes argentinos. 

Hoy la radio cumple 92 años y está más viva que nunca. Los medios tienen la capacidad de transformarse a medida que sale un nuevo invento de comunicación. La radio ha demostrado su versatilidad. Sigue siendo el medio más económico, de mayor impacto social, cubre todos los rincones y la onda corta fue de alguna manera suplantada por la transmisión vía Internet (aunque la riqueza de trasmitir en otras lenguas aún no llegó). Fue la primera en “casarse con el celular” y lo que parecía un imposible forma parte de nuestra vida cotidiana. Internet le resulta parte de su casa, y no el teme a ningún adelanto, al contrario, se adapta. Hoy en el mundo de lo virtual, hay que decir que la radio fue siempre el invento de la virtualidad. Tiene la característica de potenciar la cualidad que diferencia al hombre del resto de los animales: desarrolla el pensamiento abstracto. Se habla hoy de la Web 3.0 donde la participación del lector, oyente o llamado ahora “prosumidor” porque no solo consume los medios sino también produce los contenidos, pero esto que es una novedad para los otros medios, la radiodifusión lo viene practicando desde hace mucho tiempo. 

La radio: es el medio que siempre está a la vanguardia de la tecnología, la que no tiene horarios para la protección de sus oyentes y por el uso que le dieron los locos de la azotea, de ser un servicio social, es un invento argentino. 



Etc, etc, etc.. ampliaré...

Es un milagro la magnificencia Argentina estando rodeada de tanta mediocridad latina"
Winston Churchill.
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. Arrastrará tras ella a toda América Latina”
Winston Churchill Yalta 1945. 

0
0
0
0No comments yet