About Taringa!

Popular channels

Armamento de la epoca de Corsarios y piratas.



Armamento individual

Armas de fuego

El período en que
transcurrieron las Invasiones Inglesas es el dominado por las armas de
avancarga -que se cargan por la boca del cañón- y pólvora negra, en especial con sistemas de encendido
conocidos generalmente como "sistema de llave de chispa" o "flintlock". Este mecanismo consiste en una pieza denominada Pié de Gato o
Martillo, que sostiene por medio de una morsa una piedra de sílex o
Pedernal, que al raspar, impulsado por un muelle, sobre una superficie
plana denominada Rastrillo, produce chispas que encienden una pólvora de
grano fino contenida en un receptáculo denominado Cazoleta, éste fuego,
a su vez, se transmite por intermedio de un orificio llamado Oído al
interior del cañón y enciende la carga de pólvora de grano mas grueso
que produce el disparo del arma. Existen varios modelos de llaves de
chispa, los mas utilizados eran los sistemas "a la francesa"
(generalizado en la mayoría del continente europeo y las Islas
Británicas) y
"miguelete" (generalizado en las Penínsulas Ibérica e Itálica) , y combinaciones de éstos que daban origen a diversos
modelos y estilos regionales. Cabe aquí recordar que los sistemas de
encendido se iniciaron con el desarrollo de los "sistemas de mecha" o
"matchlock", en los que se servía de un brazo articulado en cuyo extremo
se ajustaba una mecha de combustión lenta que al aproximarse a la
cazoleta producía el disparo, seguido por el "sistema de rueda" o
"wheellock", mucho mas seguro pero mas caro que el anterior, en donde un
pié de gato ponía en contacto el pedernal con una rueda de superficie
áspera que al girar producía las chispas que iniciaban el disparo. De
aquí se pasó a los primeros sistemas de chispa como el "snauphance" y
otros, para terminar en los ya descritos " a la francesa" y "miguelete"
con sus variantes. Pero la carrera en la mejora de los sistemas de
encendido no termina aquí, culmina mas tarde con los "sistemas de
percusión", "de pistón" o "caplock" aún usados en armas de avancarga,
pero que no trataremos aquí por ser posteriores a la época de las
Invasiones Inglesas.



Mosquetes


Mosquete se denomina al
Fusil con cañón de ánima lisa, tanto para uso civil como militar. En los
siglos XVII y XVIII la táctica principal de los ejércitos de línea era
la de enfrentarse en filas paralelas y dispararse mutuamente, con lo que
se buscaba una gran poder de fuego sobre la "masa" de soldados y no
tanto la precisión en el disparo. Esto mantuvo la utilización de los
cañones de ánima lisa en la mayoría de los Fusiles militares.
El Fusil de Infantería fue
moldeando su forma final hacia fines del siglo XVII, cuando se dejaron
de usar los Fusiles con "sistema de mecha" o "matchlock" en la mayoría
de los Ejércitos europeos de aquella época,
reemplazándose por Fusiles con "llave de chispa".





Diagrama de una llave de
chispa "a la francesa" de un Mosquete militar

(en este ejemplo, británico)


Desde el primer cuarto de
siglo XVIII se fueron modelando los modelos básicos que darían origen a
los diversos modelos oficiales y variantes, que llegarían a equipar a
las fuerzas militares de Europa y sus Colonias hasta entrada la primera
mitad del siglo XIX. Inglaterra -es decir, el Reino Unido de Inglaterra,
Escocia, Gales e Irlanda, en aquella época- puso en funciones el
Mosquete del Rey, conocido en general por amigos y enemigos como
Brownbess,
utilizado ampliamente por todas las fuerzas del Reino
Unido en una amplia variedad de modelos, adecuados a cada función en
particular en cuanto a los Cuerpos a que eran destinados, como
Infantería, Caballería, Servicio marítimos, Milicias, etc. Estos
mosquetes estaban fabricados por armeros y talleres particulares, bajo
especificaciones estrictas de una oficina del gobierno británico
denominada Board of Ordnance cuya misión era la de contratar,
administrar y equipar de armamento a las fuerzas del Reino Unido. Los
mosquetes se ensamblaban y almacenaban en la Torre de Londres -de ahí el
nombre Tower que figura en las platinas de estas armas, que dio origen a
que así se las conociese en estas tierras- o en el Castillo de Dublin
-Irlanda- o en algunos casos, en el Castillo de Edimburgo, Escocia.
Aconsejamos leer el artículo sobre el Brownbess, escrito por el Sr.
Marcelo Sanmartín y publicado en el Boletín de A.A.T.A.



Brownbess, de la firma
italiana Pedersoli, utilizado por uno de nuestros Corsarios




Detalle de la Llave de
Chispa del mismo mosquete Brownbess


Como respuesta a la
aparición del Brownbess, el Reino de Francia produjo un modelo de
mosquete que igualaba o incluso -según algunos autores- superaba, las
prestaciones del modelo inglés. El modelo francés recibió por nombre el
de Modelo (abreviado Mde. por Modele) y el año en que se generó
el diseño o se le agregó modificaciones sustanciales, como por ejemplo
el Mde. 1717, Mde. 1728, Mde. 1763 y siguientes; así como las variantes
de cada modelo. Estos mosquetes, a diferencia de los británicos, estaban
fabricados en factorías estatales, dependientes de la Corona,
establecidas en Meuberge, St. Etienne y Charleville, esta última la mas
conocida, lo que dio origen a que estos modelos de mosquetes se los
llamara vulgarmente Charleville. Existió además una cuarta
fábrica de armas, de Tulle, que si bien fabricaba armas civiles, tuvo
por encargo real el de fabricar mosquetes para abastecer a la Marina
Real de Francia y sus fuerzas de infantería, bajo cuyo resguardo estaban
las colonias francesas de América y las Indias. España, Italia y los
estados europeos que estaban constituidos por monarquías enlazadas con
los Borbones adoptaron los modelos franceses o variantes de los mismos
construidos localmente. Estos modelos siguieron en uso luego de la
Revolución Francesa, y así llegan a los tiempos de las Invasiones
Inglesas.



Mosquete "Tower", basado en
el modelo Brownbess, fabricado en la Fábrica Militar de Armas Portátiles
Domingo Matheu, de la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe,
Argentina, en la década de los ´70.




Detalle de la Llave de
Chispa del mismo mosquete, exhibiendo sus marcas particulares,
perteneciente a uno de nuestros Corsarios.


Imágenes de la película
"Capitán de Mar y Guerra"


Fusileros británicos
disparando sus mosquetes Brownbess "Sea Service"
desde la plataforma del palo mayor.



Marineros franceses
disparando sus mosquetes, seguramente fabricados en Tulle,
repeliendo un abordaje. La humareda de la acción empaña la imagen.



Brigada de marinos
británicos disparando sus Brownbess desde el puente de la nave.





La principal diferencia entre los mosquetes británicos y los franceses
-o borbónicos- es que los primeros llevan pins para asegurar el
cañón al cajón de la culata y cazoletas de acero en las platinas de las
llaves, mientras que los segundos se sirven de anillas de acero,
bronce o latón para asegurar el cañón al cajón de la culata y
cazoletas de bronce, postizas, en las platinas de las llaves.
Además de los modelos militares, se han fabricado mosquetes para uso
civil, para caza, en este campo las variaciones fueron mucho mayores que
en los modelos militares, en cuanto a formatos y calibres; uno de los
armeros mas prestigiosos de este tipo de armas era un británico
apellidado Manton, además, al ser piezas que no estaban fabricadas para
los rigores del campo de batalla ni con los días contados en cuanto a
producción, eran verdaderas obras de arte por la decoración que llevaban
en sí.
Una variante al modelo general de los Mosquetes es el Trabuco.


Imágenes de la película
"Piratas del Caribe"






Secuencia de disparo de un
Trabuco, en manos de un pirata caribeño. Se observa como
se enciende primeramente la pólvora de la cazoleta y luego se produce el
disparo del cañón.



Mosquete de caza, de uso
civil, construido por artesanos armeros locales, está inspirado
en modelos fabricados en la región fronteriza de Canadá y USA, en 1805.
Utilizado por uno de nuestros Corsarios


El
calibre de los mosquetes se puede medir de cuatro maneras diferentes: el
diámetro del ánima del cañón en fracciones o décimas y centésimas de
pulgada; el diámetro del ánima del cañón en milímetros; como en los
cañones de artillería, la cantidad de balas en su peso de plomo para
conformar una libra de peso inglés, es decir, por ejemplo 16; o
la cantidad de balas de plomo para conformar un kilo de peso, medida
utilizada en Francia, Bélgica, Alemania y otros estados influenciados
por el dominio de Napoleón, como por ejemplo, 24.









Trabuco de Borda, expuesto en el Museo Histórico Municipal Cornelio
Saavedra, de la Ciudad de Buenos Aires. Para tener una idea de las
dimensiones, la altura del niño es de 1,25 mtr. Inicialmente con
Llave de Chispa del tipo Miguelete, fue adaptado posteriormente a
sistema de percusión.


A continuación ofrecemos links a notas explicativas sobre el Trabuco y
los Mosquetes:




El Trabuco
,
por el Lic. Ricardo E. Juárez



La réplica del Tower producido por Fabricaciones
Militares
,
por Fernando Keilty




Historia de los Brownbess
,
por Marcelo San Martín





El fusil francés Modelo 1728
,
por Henry Vuillemin, traducción por Juan E. Neira



Construcción de un Brownbess Dragoon 1744
,
por Diego Alejandro Longueira


Artículos linkeados
directamente del Sitio de los Granaderos de Fernando VIIº:



Del acero reluciente al pavòn amarronado: El color
del cañón del Brown Bess
,
de un artículo de Robert Henderson, traducido por el Dr. Fernando Aramendi



El mosquete de chispa en el Río de la Plata
,
por el Dr. Fernando Aramendi


Artículo linkeado
directamente del Sitio de los Granaderos Montañeses:



El mosquete - Mucho ruido y pocas nueces
,
por Fernando Quesada Sanz





Rifles


El Rifle, a diferencia del
Mosquete, tiene el ánima del cañón con un rayado helicoidal. Esto le
imprime a la bala una rotación sobre su propio eje que estabiliza al
proyectil en su trayectoria, haciendo al disparo mucho mas preciso que
el efectuado con mosquete. Es el tipo de cañón que utilizan los fusiles,
las pistolas y lo revólveres actuales.
el rayado del cañón comenzó a desarrollarse en el centro y norte de
Europa, a mediados del siglo XVI. Se hizo célebre en estos trabajos la
región de Prusia. De ahí partieron varios inmigrantes con rumbo a
Norteamérica, muchos alemanes y austriacos, estableciéndose en la región
de los Grandes Lagos, llevando consigo sus rifles de caza. Estos colonos
tomaron partido por la Independencia de Estados Unidos y desde el inicio
de las hostilidades en 1776, demostraron la utilidad del disparo
preciso, llamando la atención sobre el empleo de estas armas en el campo
militar, que hasta el momento solo había sido de uso civil; antes se
habían utilizado en la Guerra Franco India y también habían despertado
el interés de la Board of Ordnance británica. De este modo, Estados
Unidos fabrica la versión militar de un rifle, en su fábrica de
Harper-Ferry; e Inglaterra desarrolla una unidad especial para
experimentar con un modelo de rifle militar, es así como se crea el
Batallón de Rifleros 95º, como cuerpo de elite, tilizando un modelo que
finalmente fue conocido como Rifle Baker. Este tenía un patchbox
en la culata, que es un alojamiento para llevar los calepinos y
accesorios del arma y a su vez, contaba con una bayoneta que era
parecida a una espada ancha de hoja corta y que nada tenía que ver con
las tradicionales bayonetas de cubo. Obviamente, contaba con
dispositivos de mira de guión y alza.




Rifle Baker, modelo original
con su correspondiente bayoneta.
Nótese el patchbox en la culata y el guardamano del disparador

con curvatura para mejorar el grip del arma.


El Batallón dio origen a un
Regimiento 95º, que tuvo probada eficacia en las batallas de la
Península Ibérica contra las fuerzas de Napoleón, e inclusive estuvo
presente en las Invasiones Inglesas, en el asalto y toma de Montevideo y
posteriormente en al Segunda Invasión a Buenos Aires. Para ampliar la
información sobre el Baker recomendamos leer el artículo "El Rifle Baker
y el Regimiento 95º Británico", del Sr.
Fernando Keilty publicado en la revista "Todo es Historia" nº
265 en Julio del año 1989.

Como contrapartida de la presencia de los rifleros en las fuerzas
británicas en los tiempos de las Invasiones, podemos alegar que para el
1800 los rifles de caza estaban difundidos por toda Europa y por
consiguiente, habían llegado a sus Colonias. Por lo tanto, no es de
extrañar que particulares con buen poder adquisitivo como comerciantes y
estancieros de esta zona poseyeran rifles, los cuales fueron utilizados
en la Reconquista y el Rechazo de la segunda Invasión.



Pistolas


Las pistolas de este período
eran, en lo militar, de formato muy parecido a los mosquetes de las
fuerzas militares de los respectivos países, en cuanto a llave y
herrajes. Por lo general eran portadas por los Oficiales, y dentro de la
Infantería, por Húsares y Dragones, así como por la Caballería. Los
cañones eran de acero, salvo aquellas destinadas al uso naval, en cuyo
caso la mayoría de los cañones estaban fabricados en bronce para
resistir la corrosión del mar.



Llave expuesta en el Museo
de La Plata, hallada en excavaciones en el

centro cívico de la Ciudad de Buenos Aires


Los modelos civiles eran mas
variados, generados como armas de defensa. En las Invasiones Inglesas se
usaron gran cantidad de pistolas, tanto militares como civiles, por las
Milicias de Buenos Aires y Montevideo.



Pistola "Tower" original,
perteneciente a la Colección del Cabildo de Buenos Aires,
se presume que es de las Invasiones Inglesas.




Pistola "tipo Tower" réplica
fabricada por un artesano armero local,
utilizada por uno de nuestros Corsarios



Pistola de Correos francesa,
perteneciente a otro de nuestros Corsarios.



Detalle de la Llave de
Chispa de la pistola anterior,
obsérvese el formato de la cazoleta para escurrir el agua y permitir
disparar el arma

aún bajo la lluvia.


Los calibres de las pistolas
iban desde la 1/2" pulgada (12,7mm) hasta los .75" (19mm), pero los mas
utilizados rondaban los 17mm.



Imágenes de la película
"Capitán de Mar y Guerra"



Las pistolas resultaron ser
un buen complemento en los momentos de abordaje.

Aquí se ve a un oficial británico utilizándolas en acción.


Imágenes de la película
"Capitán de Mar y Guerra"


Un grumete francés
esgrimiendo una pistola naval francesa.


Armas blancas

Desde el siglo
XVIII en adelante, el abordaje y captura de las embarcaciones en un
combate naval o en las correrías de piratas y corsarios eran por lo
general realizadas con armas blancas, con el apoyo de armas de fuego
portátiles. El papel desempeñado por los Oficiales, o quienes oficiaban
como tales, en estos casos era crucial para la victoria. En las armadas
europeas se confiaba en que el objetivo de los Oficiales fuese conseguir
un punto de abordaje sobre la embarcación enemiga y hacer cuanto pudiese
para dirigir a sus hombres, también armados con armas blancas y algunos
con pistolas, trabucos o mosquetes cortos, en la refriega que seguía al
abordaje. En muchos países la opinión generalizada era que el Oficial
guiase a sus hombres al punto neurálgico de la lucha y que triunfase con
su ejemplo, lo que transformaba a estas refriegas en verdaderas
carnicerías. Por lo tanto, un Oficial de Marina, en esta época,
necesitaba un arma blanca que lo distinguiese y a la vez fuese
funcional, y sus hombres, necesitaban armas blancas que fuesen
funcionales para este tipo de enfrentamientos. Esto generó toda una gama
de armas adaptadas con el tiempo a su uso en este tipo de operaciones de
abordaje y desembarco, las cuales veremos a continuación:


Espadas

En un principio, las espadas
en la marina eran las mismas que se utilizaban en el Ejército o en la
Caballería, predominando estas últimas por su longitud y peso de la
hoja. Conocidas en el norte de Europa y las Islas Británicas como
Broadsword
, es decir, espada ancha, se trataba de una hoja de doble
filo, con aguda punta, por lo general recta o levemente curva, que
llevaba la empuñadura protegida por una cazoleta, denominada en algunos
modelos Baskelthilt, como las de origen escocés, o simplemente
cubiertas por la parte delantera y el freno para proteger la parte
superior de la mano y los dedos con sus nudillos, por una chapa curva
que nacía en la sección del freno y se continuaba en una curva por
delante de los nudillos para terminar, hacia el pomo, en una sección
mucho menor, de forma triangular, llamada en algunos casos guarnición.





Broadsword, pieza histórica
de origen escocés.


Las hojas eran en su mayoría de fabricación alemana, denominadas Solingen, por la zona de fabricación, o bien del norte de Italia y
centro de España, y otras provenían de otros centros metalúrgicos de
Europa o de Gran Bretaña. Las cazoletas solían ser de hierro o de
bronce, material mucho mas apto para las inclemencias del mar.




Espada británica, de
oficial.




Broadsword, ejemplar
utilizado por un oficial de un Regimiento Highlander.




Espada de oficial, de origen
británico.



Desde mediados del siglo XVIII se comenzaron a fabricar espadas para uso
naval, primero las cazoletas, y luego las hojas, comenzaron a decorarse
con gran variedad de elementos que evocaban la profesión naval. En Gran
Bretaña y Francia el ancla enredada llegó a ser un motivo tan extendido,
que incluso llegó a figurar en el reglamento de trajes y se lo llamó
"ancla y cable insignia”.



Espadín con su vaina, de
origen británico.


Las medidas de largo de hoja mas utilizadas iban desde los 750 a los
830mm, con empuñaduras, que, considerando sus cazoletas, medían desde
130 a 200mm.







Sables






La diferencia principal entre las
Espadas y los Sables radica en que estos últimos tienen una hoja mas
ancha que las observadas en las Espadas y filo de un solo canto de la
hoja, manteniendo un borde plano en el otro canto y conservando algunas
veces un pequeño tramo de filo desde la punta en este lado, de ahí su
denominación de Backsword, como se conoce a las espadas escocesas
de este tipo. Estos modelos se hicieron muy populares entre los
marineros, debido a su formato en cuanto a diseño y peso. Las cazoletas
podían diferir en diseño como las Espadas, y las hojas tenían longitudes
que iban desde los 600 a los 750mm, por lo general eran rectas pero
también las había curvas. Los Sables se convirtieron pronto en los
favoritos entre los marineros de abordaje, junto con los Alfanjes.





Piezas pertenecientes a la Colección del Museo Provincial de la
Reconquista, en Tigre,
la de la izquierda es de origen francés, la de la derecha, inglés.



Sable inglés, formato de los
utilizados también por la Caballería.



Sable francés.



Sable español.


Alfanjes




Los Alfanjes tienen un curioso desarrollo, nacidos como espadas de peso
ligero, con la hoja curva y guarnición de gran tamaño, por lo
general en forma de vieira, se difundieron ampliamente. Hacia 1796,
el Ejército británico realizó el encargo de un sable de peso ligero
para la Caballería y en el 1805 este modelo se había extendido a los
marinos británicos. Se cree que en 1799 los marinos de USA habían
pedido al gobierno que se les proveyese de este tipo de arma, y
pronto se hizo popular en la mayoría de las armadas occidentales.
Las hojas medían de entre 600 a 750 mm en el desarrollo de toda su
curva, y las cazoletas se fueron afinando hasta convertirse en una
simple pieza de hierro o bronce que protegía la parte frontal de los
dedos al empuñar el arma. Estas armas fueron adoptadas también por
unidades de Infantería y Artillería, conociéndose en Francia como
Briquetts
y en USA y Gran Bretaña como Cutlass y hacia
1810 algunos modelos llevaban la empuñadura con la guarnición en una
sola pieza, fundida en bronce.



Pieza perteneciente a la
Colección del Museo Provincial de la Reconquista, Tigre,
de origen francés.



Alfanje de un oficial
español de marina.




A continuación se exponen links a artículos sobre Espadas, Sables o
Alfanjes:



Aproximación a la clasificación de Espadas
escocesas
,

por Diego Alejandro Longueira.


Machetes


Los machetes eran por lo
general armas fabricadas a partir de hojas anchas, de espesor fino, con
o sin punta, pero de gran filo, con empuñaduras sin guarnición. Eran
armas no reglamentarias, utilizadas mas por piratas y corsarios que por
armadas de países, su uso era corriente en el Caribe, el Mediterráneo,
las Indias Orientales y Malasia, ya que se obtenían a partir de las
herramientas utilizadas en las plantaciones.


Cuchillos


La variedad de cuchillos es
tan grande, que bastará con decir que eran de uso natural cuanto modelo
estuviese a mano de los marinos y marineros. Si bien existían piezas de
reglamento como ciertos modelos de cuchillos de caza, usados por
Oficiales, se utilizaron todo tipo de armas que cupieran en la
descripción de cuchillo, daga o puñal. Desde dagas del Mediterráneo, que
dieron origen a nuestros facones, hasta todo tipo de cuchillos
regionales de toda Europa, incluyendo a las navajas del sur de la
Península Ibérica hasta los Dirks escoceses y los cuchillos
finlandeses, y desde los scrimshaws de las costas de Nueva
Inglaterra hasta las hojas de Turkía, sin estar enmarcados en una
tipología reglamentaria.



Antigua foto de un Puñal de
oficial embarcado británico,
hoja de 8 pulgadas, con empuñadura

de hueso, pomo y freno de bronce.





Dos cuchillos de estilo
mediterráneo, usados por igual por marineros españoles,
franceses e italianos, con empuñadura de asta y de hueso.





Hachas


Las hachas eran
herramientas comunes a bordo de los barcos, utilizadas en labores de
carpintería y mantenimiento y fabricación de las arboladuras, se
utilizaban como armas al momento de realizar abordajes y desembarcos,
llegando algunos marinos a manejarlas diestramente.






Picas


Las Picas, en este caso,
eran elementos de uso naval, utilizados en las cazas de ballenas, así
como en las tareas de pesca y en el uso diario de cabotaje. Si bien
difieren de forma de un modelo a otro, básicamente se trata de una
especie de hoja corta con afilada punta, provista de un gancho y una
barra de madera, como una lanza. Algunas alcanzaban un largo de 2,5
metros. Se la utilizaba por ejemplo, para
capturar un bote a la deriva, o asir las amarras de una embarcación, o
sujetar las cuerdas del barco enemigo en un abordaje.



Bayonetas


La Bayoneta es el elemento
que transforma al fusil en una pica, como las utilizadas en tiempos
anteriores por los cuadros de Infantería. Nacieron en el decenio de 1680
como una manera de dotar a la Infantería de la versatilidad de pasar de
líneas de mosquetes en líneas de picas, con las cuales cargar sobre la
Infantería enemiga, de este modo se trataba de puñales con una
empuñadura de sección cilíndrica que encajaba dentro de la boca del
cañón del fusil, denominadas "Bayonetas tipo plug”. Esto
conllevaba dos graves errores de diseño, por un lado impedía volver a
cargar y disparar el arma una vez que se calaba la Bayoneta, y por otro
lado, nada impedía que la Bayoneta fuese extraída de la boca del arma
por el adversario para ser utilizada contra el propietario, o que
quedase clavada en el cuerpo del adversario y se saliese de la boca del
caño al retirar el arma.







Bayoneta perteneciente al fusil Browbess 1ºst. Model, modelo
tradicional de cubo, cuyo detalle podemos apreciar en la imagen de
la izquierda.


Esto se mejoró con un nuevo tipo de Bayoneta,
denominada "de cubo”, que consistía en una hoja soldada a un cilindro
que tenía una ranura en forma de L o S, de modo tal que al ser colocada,
abrazando exteriormente la boca del cañón, se trababa por medio de un
tetón que estaba soldado a la boca del caño, impidiendo que se soltase
del arma y permitiendo además, la carga y disparo del arma con la
Bayoneta calada.







Bayoneta perteneciente a un fusil Browbess India Model, del
año 1802, modelo tradicional de cubo con seguro de muelle, cuyo
detalle podemos apreciar en la imagen de la izquierda, y su vaina,
en la imagen inferior.




Esto fue posteriormente reforzado con la añadidura de
un anillo giratorio que aseguraba completamente el antideslizamiento del
cubo fuera de la boca del arma. Con el correr del tiempo, los diseños de
las bayonetas progresaron de tal modo, que terminaron convirtiéndose en
grandes cuchillos o espadas cortas, como la utilizada por los fusiles
Baker.





Detalle del anclaje de
una Bayoneta francesa, en la boca de un fusil Mle.1728 francés.



Bayoneta de un Brownbess
con su correspondiente vaina.


La bayoneta en las operaciones navales estaba, por lo general,
prácticamente reservada a las Infanterías de Marina, en las operaciones
de abordaje o desembarco.



Bayoneta francesa, obsérvese
el anillo que se gira para retener la bayoneta calada.







Armamento embarcado


El armamento
embarcado es el conjunto de piezas de Artillería con el cual se equipa a
cada buque. Conformado por una variedad de modelos de cañones, la
artillería naval se ha desarrollado con el correr de los años para
adaptarse a los requerimientos de los combates navales. Se tiene como
fecha de inicio de la utilización de artillería embarcada al año 1335.
De ahí en adelante, se fueron realizando progresos técnicos y
estratégicos debido a los avances en la industria y la experiencia
obtenida en los combates navales. En un principio se trataba de piezas
realizadas en bronce, de terminación rudimentaria, utilizando los mismos
procesos artesanales de fabricación que los usados en la fabricación de
las campanas para iglesias. También se forjaban en hierro, conformando
un tubo de hierro, rústico, abrazado exteriormente por anillos de
refuerzo también de hierro. Se trataba de modelos muy parecidos a los
utilizados por los grupos de Artillería de tierra. Estas piezas no eran
para nada precisas en sus disparos, solo servían para disparar a corta
distancia contra los tripulantes de la embarcación contrincante, mas que
para provocar roturas en los maderos y velámenes.
A partir del siglo XVI se desarrollan nuevos tipos de cañones, hechos
por fundición gris de hierro, lo que abarató los costos de producción y
posibilitó el aumento del número de piezas embarcadas. A esto se añade
el hecho de que este tipo de fabricación proporcionaba modelos
estandarizados en forma y calibre, lo que unido a mejoras en la pólvora
negra y mejor calibración de los proyectiles, dio, hacia el siglo XVIII,
una mejora considerable en la artillería embarcada.


Cañones

Los cañones
desarrollados en el siglo XVIII y principios del XIX estaban realizados
en fundición de hierro, habiendo una gran variedad de modelos,
catalogados según su longitud y calibre. El calibre se medía en la
cantidad de libras inglesas que pesaba el proyectil que utilizaba el
arma, o si el calibre era muy chico, en la cantidad de balas que se
necesitaban para formar una libra de peso. Por citar un ejemplo, algunos
calibres usados en cañones eran de 24, 32 ó 42 libras.
Como aclaración, transcribimos a continuación un párrafo del libro "Las
Invasiones Inglesas" del autor Carlos Roberts, perteneciente al Capitulo
VI Primera expedición a Buenos Aires, 1806 (Segunda parte), subcapítulo
40. Fuerzas españolas en el Río de la Plata en 1806, en donde dice:
"Como los cañones generalmente se denominaban por el peso de sus balas
redondas, conviene hacer notar que, aproximadamente, los de cuatro
libras eran de 75 milímetros de calibre; los de ocho libras, de 100
milímetros; los de dieciséis libras de 125 milímetros y los de
veintiocho libras, de 150 milímetros."




Cañón expuesto en el Patio
del Museo Histórico Municipal Cornelio Saavedra,
con un calibre "de a 12", que supuestamente estuvo colocado como "poste"

en la intersección de las calles Cangallo (actualmente Presidente Perón)
y Reconquista,
de la Ciudad de Buenos Aires.



El procedimiento para cargar y disparar los cañones navales era
prácticamente igual al d la artillería terrestre. Se colocaba la carga
de pólvora, un taco de diversos materiales y a continuación el
proyectil, empujándose todo el conjunto con un atacador y una vez
comprobado que la carga había llegado a tope al fondo, se introducía un
alambre para limpiar el oído y seguidamente se l lo llenaba con pólvora
fina y se le acercaba una mecha encendida para disparar la pieza. Acto
seguido, se pasaba una estopa mojada para asegurarse que no hubiesen
quedados restos incandescentes, antes de volver a cargar el cañón, de
modo que no se corriera riesgo de provocar accidentes y se procedía a la
nueva carga y disparo de la pieza. Los proyectiles podían ser las
acostumbradas balas esféricas de hierro, pero también se utilizaban
sacos con varias balas esféricas de menor tamaño, o con esquirlas de
metal como metralla, o bien, balas formadas por dos semi esferas
encadenadas entre sí, destinadas a arrasar con la arboladura de los
barcos enemigos o balas con apéndices de planchuelas de hierro, que al
dispararse se habrían como estrellas y se utilizaban para desgarrar sus
velámenes. Hacia finales del siglo XVIII el método de encendido con una
mecha acercada al oído del cañón fue sustituido por los sistemas de
encendido con llave de chispa, como la de los fusiles.




Cañón marinero tradicional:

1)Sacabalas; 2)Lanada; 3) Conducto de Fuego (Oído); 4) Punzón del Oído;
5) Barrena para el Oído; 6) Proyectil con caja de metralla; 7) Proyectil
de grampón; 8) Proyectil semiesférico;
9) Proyectil semiesférico encadenado; 10) Atacador flexible; 11)
Proyectil de balas encadenadas; 12) Proyectil de estrellas con garfios;
13) Proyectil de balas múltiples; 14) Cuerno para la pólvora; 15)
Tampón; 16) Cartucho de sayal; 17) Proyectil esférico; 18) Proyectil de
metralla;
19) Atacador.


Cuando los cañones no se utilizaban, se cubrían sus bocas con un tapón
de madera recubierto de sebo, llamado "tapón de volada”, o con una lona
embreada, a fin de impedir que la corrosión marina atacase el ánima del
cañón.









Cañón de a 8, exhibido en el
Museo Histórico Municipal

Cornelio Saavedra, de la
Ciudad de Buenos Aires.



Construido en el año 1814, en las
Fundiciones del Arsenal Buenos Aires, estaba destacado en al
defensa del Puerto. Como identificación lleva un número 3 grabado
entre las asas, como se observa en la foto a la derecha.
La cureña es ficticia y está construida solo a fines de exhibir la
pieza, las originales tenían otro diseño.



Equipo maniobrando un Cañón
británico, obsérvese el sistema de llave de chispa para el encendido,
las palancas para acomodar la puntería y el atacador flexible.























Secuencia de disparo de un Cañón de a 8, en el ataque a una nave
enemiga




La cureñas, o "cuna elástica” como es el nombre técnico, eran diferentes
de las utilizadas en los cañones terrestres, eran por lo general de
madera, con cuatro pequeñas ruedas, o estaban montadas sobre pivotes
delanteros y una guía curva trasera, que les permitía corregir la
puntería lateralmente, o bien estaban montados en algunos casos sobre
cuñas rígidas u orquillas de hierro, en los modelos de menor tamaño.





Los modelos variaban tanto como los casos en los que se utilizaba cada
uno; además de los acostumbrados cañones que se utilizaban en disparos
contra las embarcaciones enemigas, con los cuales se pretendía impactar
sobre su línea de flotación, o destruir su velamen para paralizarlos,
también había morteros que utilizaban una trayectoria elíptica muy
marcada para impactar sobre cubierta o cañones de corta longitud, para
producir descargar de metralla a corta distancia sobre las tripulaciones
enemigas, entre otros. De esta gran variedad rescatamos dos modelos que
eran utilizados con profusión por las naves corsarias: la Carronada y la
Culebrina.



Disparos de los cañones que
asoman por las troneras de un buque francés.


Carronadas

La Carronada es un arma
desarrollada en la marina británica hacia el año 1778, su nombre se debe
a la ciudad de Carron, en Escocia, en donde residía la Carron Iron
Founding & Shipping Co., que era la fundición que comenzó a fabricar
estas piezas.





Carronada fabricada en
la Carron Iron Founding & Shipping Co.
Nótese la cureña, con pivote delantero y guía curva trasera que
permite el movimiento lateral.


Diseñada como arma de corto
alcance, tenía poco peso, lo que posibilitaba enormemente su utilización
sobre cubierta y se hizo muy popular, incluso en las armadas de los
otros países. Se llegó a fabricar en diversos calibres. Hacia fines del
siglo XVIII, su diseño fue modificado por William Congreve, llegando a
tener un calibre de 24 libras y ya entrado en el siglo XIX se aumentó a
32 libras, con lo que pasó a ser la pieza estandarizada principal en las
baterías de artillería de la Real Armada británica.





Carronada, perteneciente a la Batería que se encuentra actualmente
en el Fuerte-Museo de Ensenada de Barragán, cercano a la ciudad de

La Plata.



El gran calibre a pesar de su pequeño tamaño, la versatilidad de manejo
y el relativo poco peso del arma en sí la convirtieron en una de las
preferidas de las naves corsarias, pudiéndose disimular fácilmente sobre
cubierta hasta minutos antes de ser utilizada.



Imágenes de la película
"Capitán de Mar y Guerra"



Vistas de un grupo de
oficiales y marineros maniobrando una Carronada

durante un combate.



Jean Laffite, en la Batalla de Nueva Orleans en 1815,

ordenando el disparo de una Carronada.




Culebrinas


Si bien
el nombre de Culebrina procede de las piezas de Artillería utilizadas en
los asedios a las fortalezas, hacia fines de la Edad Media, y
posteriormente aplicado a un tipo de cañón embarcado, utilizado a
mediados del siglo XVII, en este caso se refiere a un tipo de arma de
bajo calibre, consistente en un tubo con formato de cañón de pequeño
tamaño, sostenido por una horquilla y con un muñón o palanca posterior
para direccionarla. Se utilizaba por lo general en las barandas de los
castillos de proa y popa, utilizándose para descargas de advertencia
hacia las otras naves o bien para el combate cercano para repeler
abordajes enemigos o apoyar los propios. Se utilizaban para disparar
proyectiles o metrallas, y se podían desmontar de sus ubicaciones y ser
trasladadas a bordo de las lanchas en las acciones navales o en los
desembarcos utilizándolas como piezas de apoyo.



Culebrina de bronce, nótese
la palanca posterior para orientar la puntería.



Culebrina de pequeño
calibre, en acción.


Pólvora


Las armas de avancarga utilizan estrictamente la denominada Pólvora
Negra, compuesto químico combustible que al encenderse provoca la
detonación del arma, impulsando el proyectil.
Cabe aclarar que en las armas de avancarga debe usarse solamente Pólvora
Negra y no de cualquier otro tipo, ya que el uso de compuestos como la
Pólvora Viva, también conocida como "Blanca", "Moderna" o "Sin Humo"
puede causar serios problemas en el arma e inclusive poner en riesgo la
vida de quien maneje la misma y aquellos que estén alrededor.
La medida acostumbrada para el fraccionamiento de la pólvora es el Grain,
antigua unidad de medida utilizada en el norte de Europa para los granos
y cereales. Es necesario aclarar que esta medida no es sinónimo de
Gramo. Como ejemplo, el cartucho militar de un mosquete de infantería
del siglo XVIII y principios del XIX llevaba una carga de unos 180 a 200
grains, lo que equivale a unos 12 gramos. Y un cartucho de caza, de uso
civil, se cargaba con unos 90 a 120 grains.
A continuación presentamos una Tabla de referencia con las equivalencias
de diversas medidas utilizadas para el dosificación de la Pólvora Negra:






http://www.corsariosdelplata.com.ar/armamento.htm
0No comments yet