Check the new version here

Popular channels

¿Asesinato o conspiración?

El asesinato de John F. Kennedy



En un día que nunca olvidarán quienes lo vivieron, el presidente John F. Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas.
El asesino fue aprehendido de inmediato, pero fue muerto dos días después ante las cámaras de televisión. Un cuarto de siglo más tarde, aún se habla de una conspiración.



Ya se habia advertido al presidente del riesgo de su viaje a Dallas, pues era sabido que en la ultra-conservadora ciudad tenía muchos adversarios influyentes. Pero JFK descartó las objeciones, pues le era importante apuntalar sus posiciones políticas en Texas y que su aún no anunciada reeleccíon contara con el apoyo de personalidades como el gobernador John Connally. A su llegada al aérodromo Love Field, el presidente y su esposa Jacqueline se unieron al matrimonio Connally en el asiento tasero de un coche descubierto, en el segundo lugar de una caravara que se dirigía a un almuerzo en la ciudad.

Ante las aclamaciones de la multitud, Nellie Connally le dijo al presidente: "No puede decir que Dallas no lo quiere." A las 12.30 hrs, la caravana disminuyó la velocidad para virar a la derecha y luego a la izquierda, rumbo a un paso a desnivel que conducía al destino final. En el primer coche un agente dijo al chofer: "Cinco minutos más y lo tendremos allá." En un coche en la retaguardia, la secretaria del presidente, Evelyn Lincoln, observó: "Pensar que recorrimos Dallas sin que hubiera una sola manifestación en contra." Una mujer lugareña río y dijo: " No somos tan malos." Un periodista, en un vehiculo de prensa, leyó mal un anuncio en un edificio de ladrillo color óxido que estaban más adelante y preguntó: "¿Qué diablos es un Repósito de Libros?" Parado entre el depósito de libros y el paso a desnivel, un hombre llamado Abraham Zapruder filmó el paso del coche presidental. Charles Brend, otro espectador, cargó a su hijo de cinco años para que saludara al presidente. Al verlo, Kennedy le sonrió y respondió al saludo.



De pronto sonaron disparos. Una bala pasó a través del cuello del presidente y atravesó al gobernador en la espalda, pecho, muñeca derecha y pierna izquierda. Kennedy se agarró la garganta; Connally, ensangrentando, cayó con su esposa hacia el asiento delantero. Al oír los gritos del gobernador, la señora Kennedy se volvió hacia el presidente, cuando una segunda bala le alcanzó la cabeza.



Cuatro días


El asesinato del 35º presidente de EUA, el 22 de noviembre de 1963, conmovió al país y al mundo. Durante los siguientes cuatros días, millones de espectadores en el mundo vieron por televisión, absortos, el desarrollo de las subsiguientes escenas de la inimaginable tragedia.

Minutos después Lee Harvey Oswald salió del depósito de libros de la Escuela de Texas, sitio desde donde disparó dos veces por una ventana del sexto piso. A las 13.15 hrs., Oswald disparó contra el policía J.D. Trippit, quien lo detuvo para interrogarlo. Testigos oculares llamaron a la policía y le indicaron el cine donde Oswald se había escondido. Arrestado por matar a Trippit y luego acusado de asesinar a Kennedy, Oswald dijo ser inocente del segundo cargo y aseguró que era chivo expiatorio de los verdaderos culpables que, a todas luces, no darían la cara.

A las 12.38 hrs., el caso número 24740, un hombre blanco herido de bala fue admitido en el hospital Parkland Memorial, al que se dirigió el coche presidencia. Se llamo a una cura al quirofano, pero a las 14.00 hrs los médicos declararon muerto a John F. Kennedy. Contra todas loas objeciones de las autoridades locales, agente del servicio secreto pusieron el cuerpo en un ataúd y lo llevaron rápidamente al aeródromo Love Field. En el lapso de una hora, Lyndon B. Johnson juraba como presidente ante la juez Sarah T. Hughes, Al lado de Johnson, a bordo del avión presidencial, estaba Jacqueline Kennedy, con su vestido rosa manchado de sangre. La comitiva presidencial llegó a Washington esa misma tarde, donde hasta entonces se realizo la autopsia al cuerpo de Kennedy, en el hospital naval Bethesda.

El sábado 23 de Noviembre, la señora Kennedy eligió una tumba para su marido en el cementerio nacional Arlington; el sepelio oficial fue programado para el lunes. En Dallas, Oswald fue interrogado durante tres horas.

A petición del director del FBI, Edgar Hoover, el domingo se transfirió a Oswald del cuartel general de la policia de Dallas a la oficina del comisario. Mientras se hacia esto, poco antes de una multitud de periodistas y disparo contra Oswald, ante publico televidente de todo el país. Ruby confeso que lo hizo por la furia que le provoco el magnicidio y para evitar a Jacqueline Kennedny y la agonía de un largo juicio en Dallas.

Para las 9.00 hrs. del lunes 25 de Noviembre, un cuarto de millón de dolientes había desfilado ante el ataúd que contenía el cuerpo de Kennedy en el capitolio. La señora Kennedy pidió que el edificio se mantuviera abierto toda la noche para dar acomodo a la multitud. Después de una ceremonia luctuosa en la catedral de San Matías, presidida por el cardenal Cushing de Boston y a la que asistieron muchos de los lideres del mundo, Kennedy fue enterrado en Arlington. La señora Kennedy encendió una llama eterna en la tumba.


Dudas acerca de la versión oficial

El mismo día de su muerte, el presidente Kennedy predijo lúgubremente a su asesor Kenneth O'Donell: "Si se quiere matar a un presidente, no es un labor difícil. Bastaría que alguien se colocara en un edificio alto con un rifle telescópico y nadie podría evitarlo." Exactamente de este modo fue descrito el asesinato en el informe de la Comision Warren, nombrada así por su director, el presidente de la Suprema Corte de Justicia Earl Warren. El informe, que constaba de 26 volúmenes, fue presentado ante el presidente Johnson el 24 de septiembre de 1964. Su conclusión fue que Kennedy había sido asesinado por el solitario fanático Oswald.

Pero surgieron dudas aun cuando la Comisión Warren llevaba a cabo sus exhaustiva investigación. Oswald no actúo por cuenta propia, decían algunos, sino que fue el matón de un equipo internacional.Tras él estaba el dictador cubano Fidel Castro o posiblemente la policía secreta soviética. Otros afirmaban que se trataba de un juego de poder interno; los responsables fueron agentes del FBI o la CIA. Tal vez la versión mas persistente fue que Kennedy había sido señalado por la mafia.


Evidencia perdida

Entre 1976 y 1978, un comité de la Cámara de Representantes reexaminó la evidencia y concluyó que la autopsia realizada en el hospital Bethesda al día siguiente de la muerte de Kennedy no siguió las normas profesionales. Uno de los doctores participantes se quejo de que no se les permitió examinar las trayectorias de las dos balas en el cuerpo del presidente debido a las objeciones de una "personalidad de alto rango", posiblemente un militar. Al no poderse establecer las trayectorias, los responsables de la autopsia no tuvieron posibilidad de determinar el ángulo de los disparos, es decir, si ambos provenían de la ventana en el deposito de libros o si alguno de ellos vino desde otra dirección.
El cerebro preservado de Kennedy y otros materiales de la autopsia fueron entregados a la secretaria de Kennedy. Cuando éstos fueron depositados en el Archivo Nacional en 1966, el cerebro ya no estaba. ¿Acaso había sido evidencia suprimida?


Déjanos tus posts y gracias
0
0
0
1
0No comments yet