Check the new version here

Popular channels

Asesinatos de Hinterkaifeck

Los asesinatos de Hinterkaifeck fue un homicidio masivo cometido en una pequeña granja ubicada entre las ciudades bávaras de Ingolstadt y Schrobenhausen (situada aproximadamente a 70 km al norte de Munich), en ella, durante el anochecer del 31 de marzo de 1922, los seis habitantes de la finca fueron asesinados con una azada. Los crímenes permanecen sin resolver.

Las seis victimas fueron Andreas Gruber (63 años) y su esposa Cäzilia (72); su hija viuda Viktoria Gabriel (35); y sus hijos Cäzilia (7) y Josef (2); y la ama de llaves Maria Baumgartner (44).

Hinterkaifeck nunca fue el nombre oficial de ningún lugar. Fue utilizado para describir a la granja que estaba situada cerca de la aldea de Kaifeck y que se encontraba oculta en unos bosques (el prefijo hinter, utilizado en muchos lugares alemanes, significa detrás).

Crimen
Pocos días antes de los homicidios, el granjero Andreas Gruber le contó a sus vecinos sobre el hallazgo de unas huellas extrañas en la nieve que salían del bosque circundante y se dirigían hasta la casa, pero sin que hubieran huellas de regreso de nuevo al bosque. También alertó sobre haber oído pisadas en su ático y el hallazgo de un periódico en su porche que nadie en la familia reconoció. Por otra parte, un juego de las llaves de la casa se habían perdido días antes de los asesinatos. Ninguno de estos incidentes fueron informados a la policía.

Seis meses antes, la anterior ama de llaves había huido del lugar, aduciendo que la casa estaba embrujada, explicó que oyó voces extrañas y otros ruidos en los alrededores de la casa. La nueva criada, Maria Baumgartner, arribó a la granja el 31 de marzo, pocas horas antes de que se cometieran los homicidios.

No se pudo esclarecer qué sucedió exactamente aquel viernes al anochecer. Se creé que Andreas y su esposa Cäzilia, así como su hija Viktoria y su nieta también llamada Cäzilia, fueron atraídos al granero uno por uno, en donde fueron asesinados. El autor (o los autores) se dirigió a la casa y mató al bebe de 2 años Josef, quien estaba durmiendo en una cuna en la habitación de su madre, y también al ama de llaves Baumgartner, en su dormitorio.

Días después, el martes 4 de Abril, algunos vecinos se dirigieron a la granja porque ninguno había visto a la familia Gruber en varios días, lo cual era algo inusual. El cartero notó que el correo se había estado acumulando en la oficina de correos. Ninguno de ellos había ido a la iglesia y la joven Cäzilia de 7 años no fue a la escuela el lunes, así como tampoco se había presentado allí el sábado.

Investigación

Investigación preliminar

Después del descubrimiento de los cuerpos, los vecinos llamaron inmediatamente a las autoridades y, en cuestión de horas, los investigadores del Departamento de Policía de Munich, a cargo del inspector Georg Reingruber, llegaron a la escena. Al día siguiente, el miércoles 5 de abril, el Dr. Johann Baptist Aumüller realizó las autopsias preliminares en el granero. Los resultados arrojaron que las víctimas habían muerto por traumatismo craneoencefálico causado por una azada o piqueta. Los cadáveres fueron decapitados y las cabezas enviadas a Múnich para ser examinadas por clarividentes, sin que obtuvieran ningún resultado. El cuerpo de Viktoria también mostró señales de estrangulamiento. Todas las víctimas, excepto una, se creen que habían muerto al instante, con la excepción de la joven Cäzilia, que mostró evidencias de haber sobrevivido varias horas después de haber sido gravemente herida, ella tenia mechones de su propio pelo entre sus dedos, señal de que se los había arrancado de su cabeza por razones desconocidas. La mayoría de las víctimas estaban vestidas con ropa de cama, excepto Viktoria y su hija, que estaban con ropa de civil. Esto, más el hecho de que la criada y Josef habían muerto en la cama, sugirió que los asesinatos habían ocurrido en la noche.

Un detalle que la policía observó fue que todos los cadáveres habían sido cubiertos de alguna manera. Los cuerpos apilados en el granero se habían cubierto de heno, el cuerpo de la criada había sido cubierto con sábanas, y el de Josef con una de las faldas de su madre.

Se encontraron algunos hallazgos muy inusuales. La fecha de las muertes se determinó que fue el viernes 31 de marzo, pero después de interrogar a los vecinos de la finca, se descubrió que los testigos cerca de la granja habían visto humo saliendo de la chimenea durante todo el fin de semana, lo que sugiere que alguien había estado en la casa. El lugar también tenía evidencia de que alguien había comido recientemente allí, y una de las camas parecía haber sido usada recientemente. Además, se encontró que todo el ganado y demás animales estaban bien alimentados y habían comido hacía poco tiempo. De hecho, ninguno de los animales en la granja había sido dañado de ninguna manera. El perro, que fue encontrado ladrando en el granero, fue atado dentro del mismo presumiblemente por el perpetrador.

En un principio se presumió que el motivo pudo haber sido un robo que terminó con el asesinato de la familia, ya que los Grubers eran una familia adinerada. No obstante, esta teoría se descartó rápidamente al encontrar gran cantidad de dinero en la casa, así como algunas joyas. Después, la policía comenzó a sospechar que los asesinatos habían sido parte de un crimen pasional. Las sospechas recayeron sobre un hombre con el nombre de Lorenz Schlittenbauer, que había sido un pretendiente de Viktoria.

Sospechosos

Lorenz Schlittenbauer

Pequeños detalles apuntaron a la participación de Schlittenbauer. En primer lugar, fue él único que pasó a ser uno de los miembros del grupo de búsqueda original, que había ido a la finca para buscar a los Grubers después de que habían desaparecido. Mientras que él había estado allí, se informó de que el perro atado en el granero había tomado una aversión particular hacia él, y le había ladrado todo el tiempo que estuvo allí. Además, un testigo dijo más tarde que Schlittenbauer no se había inmutado por la visión de los cuerpos ensangrentados, y que también demostró un conocimiento de la propiedad que no era normal, como si hubiera pasado algún tiempo allí. Todo esto llamó la atención, y Schlittenbauer fue interrogado extensamente por la policía, pero al final simplemente no tenían suficientes evidencias concretas que lo relacionaran con el crimen y nunca fue detenido por ello.

Karl Gabriel

Una idea era que el ex marido de Viktoria, Karl Gabriel, llevó a cabo los asesinatos. Aunque Gabriel supuestamente había muerto en las trincheras francesas de la Primera Guerra Mundial durante 1914, su cuerpo en realidad nunca había sido encontrado y nunca había recibido un entierro apropiado, por lo que se especuló que pudo haber regresado por su esposa y, al ver su implicación con Schlittenbauer, podría haber cometido los asesinatos en el marco de un crimen pasional. Esta teoría fue alimentada décadas después por los informes de dos personas que afirmaron haber conocido a un soldado ruso después de la Segunda Guerra Mundial que afirmaba ser el "asesino de Hinterkaifeck". Se ha especulado que él originalmente fingió su muerte para ser libre de su esposa, pero que había cambiado de opinión y que regresó a casa. No obstante, la mayoría de sus camaradas dijeron haberlo visto morir en la guerra y dichos informes fueron creídos por la policía.

Joseph Bärtl

Procedente de la cercanía de Geisenfeld, se sospecho del presunto "panadero loco" Joseph Bärtl, nacido en 1897. En 1921 había huido del hospital mental de Günzburgo, ya que se le había confiscado allí debido a su estado mental, y a su presunta participación en un asesinato ocurrido en 1919. Aunque muchos testigos dijeron haberlo visto, la policía nunca pudo encontrarlo.
0
0
0
0
0No comments yet