Popular channels

Así eran los sorprendentes baños públicos de la antigua Roma



Los antiguos romanos no solo aportaron a la civilización con sus grandes obras arquitectónicas, sino que también eran excelentes ingenieros y sus acueductos así lo demuestran, aunque ahora queremos que conozcas una de sus creaciones más interesantes.



Los interesantes retretes romanos



La arqueología es una ciencia que nos ayuda a comprender las civilizaciones antiguas mediante hallazgos de sus restos y en 2014 expertos en el área encontraron lo que serían los retretes que los antiguos romanos utilizaban hace más de dos mil años.

Escondido bajo la colina Palatine, una de las siete que rodeaban la antigua Roma, se hallaba lo que se cree era una letrina comunal con cincuenta retretes que habrían sido utilizadas por las clases más bajas y nos da una serie de pistas acerca de la vida y avances de los romanos.



Esta letrina comunal contaba con cincuenta agujeros sobre una especie de bancas con una altura de 43 centímetros. Estos estaban separados entre sí por poco más de medio metro lo que no entregaba demasiada privacidad mientras estos antiguos romanos hacían sus necesidades.

¿Qué pasaba con los desechos? Estos retretes que serían la base de los que usamos hoy tenían una profundidad de 3,8 metros conectándose con una especie de alcantarilla. Si bien no hay datos acerca de cómo se obtenía agua para ir despejando los desechos se cree que esta provenía de baños comunales cercanos. Para limpiarse usaban una especie de esponjas de mar en la punta de un palo que eran mojadas en pequeñas fuentes.

¿Qué aprendemos de las ruinas arqueológicas de los retretes romanos?



Las arqueólogas Ann Koloski-Ostrow y Gemma Jansen que exploraron estas letrinas comunales en la zona subterránea de la colina Palatine en 2014 pudieron sacar una serie de conclusiones analizando sus hallazgos.

Por los colores que decoraban sus paredes, rojo y blanco, se podía entender que estaban hechos para las clases más bajas o esclavos, además los muros poseen una serie de rayados lo que implica que eran muy demandados y mientras esperaban para poder aliviar sus vejigas o intestinos estos romanos aprovechaban de dejar dibujos, una costumbre que al parecer no cambió en los últimos dos milenios.

Además de servir para conocer cómo los romanos hacían sus necesidades, estos retretes antiguos sirvieron para entender sus costumbres alimenticias e higiénicas. Feces fosilizadas (coprolitos) fueron analizadas por expertos de la Universidad de Cambridge que publicaron sus hallazgos en la revista Parasitology.



Los antiguos romanos tenían los mismos parásitos intestinales hallados en coprolitos de épocas prehistóricas, lo que demuestra que inventos como los baños comunales y alcantarillas no les sirvieron a la hora de tener una buena higiene.

Los expertos creen que el agua utilizada al cocinar o para beber estaba contaminada con parásitos los que llegaban a los intestinos de las personas provocando graves enfermedades y, sin importar los avances médicos o de aseo que nos dejó esta civilización todavía no comprendían cómo se transmitían estas complicadas condiciones.

Una impresionante muestra de todo lo que podemos aprender explorando ruinas arqueológicas.


0
0
0
0No comments yet