Popular channels

Así es la casa donde se refugiaba "El Chapo"



La guarida del capo narco

Un armario de fondo, un túnel y pasadizos secretos fueron hallados en el escondite del narcotraficante más buscado.



El último viernes, como cuando se escapó de la cárcel hace seis meses, Joaquín El Chapo Guzmán también tenía planeada su huida. Pensaba que, si las fuerzas militares llegaban a la casa en la que estaba escondido en Los Mochis, no iba a fugarse a sangre y fuego: volvería a hacerse humo sin ser visto como la primera vez. Para concretar su escape, el jefe narco armó un dispositivo en una de las habitaciones que le permitiera llegar a un túnel secreto. Esa parte del plan le salió a la perfección. El problema vino luego cuando, tras una larga persecución por alcantarillas, debió rendirse, manso, a la policía. Esta vez, la fuga de película no tenía el mismo final.

El Chapo vivía en un chalé convertido en guarida, con cuatro habitaciones y cinco baños. Tenía varios DVDs de la telenovela la Reina del Sur, de Kate del Castillo, la actriz y amiga del narco que lo ayudó a proyectar juntos un film sobre su vida, además de concretar una entrevista con Sean Penn que fue literalmente su perdición.



Según la fiscalía mexicana, el reportaje –realizado en octubre– permitió a las autoridades rastrear el escondite de El Chapo, prófugo desde el 11 de julio. Sea verdad o no, lo cierto es que el viernes 17 tropas de élite de la Armada irrumpieron en la madrugada con un ariete para romper el portón principal de la vivienda de Los Mochis, pero fueron recibidos con disparos de todo tipo de armas de alto poder, incluidos lanzacohetes y metralletas Barret calibre 50. Desde adentro, unos 15 guardaespaldas descargaban sobre ellos todo lo que tenían. El infierno que se desató provocó la muerte de cinco custodios del jefe del Cártel de Sinaloa y dejó a un marino herido.

Según la mexicana Televisa, en la confusión por el combate los custodios de la casa hicieron creer a los militares que Guzmán se estaba replegando escaleras arriba de la residencia yendo hacia el techo, junto a sus hombres. Era una maniobra de distracción. Lo que le permitió a El Chapo escapar de la casa donde estaba escondido el viernes pasado fue un pasadizo subterráneo de los que aparecen en las películas de espías. El jefe narco no salió a la calle ni se fue por una tapa de alcantarilla, como se informó en un comienzo.



En realidad, Guzmán se dirigió a una habitación en la que, dentro de un armario de doble fondo, había un mecanismo bajo una bombilla de luz. Accionándolo, se abría manualmente una esquina de la estancia, decorada con espejos, que llevaba hacia un túnel.



Las imágenes de este pasadizo fueron mostradas por el programa matutino Primero Noticias de Televisa. En ellas se pudo observar cómo fue que Guzmán logró bajar unas escaleras y recorrer el pasadizo que desembocaba en el drenaje pluvial. Luego El Chapo caminó junto con su lugarteniente Iván Gastélum “El Cholo”, que era como su sombra, al menos 1.500 metros. Al cabo, ambos decidieron ocultarse ahí durante varias horas, hasta que empezó a llover y temieron que el sitio se inundara.



Según el relato, al ver subir el agua decidieron salir y robar un auto en el cual hicieron un corto recorrido. Luego, despojaron de su vehículo a otro automovilista, quien los denunció. El aviso de ese hombre permitió a las fuerzas de seguridad saber que Guzmán pretendía salir de la ciudad, por lo que comenzó a ser perseguido por las fuerzas de seguridad hasta que los obligaron a detenerse.

“No opuso resistencia, se rindió”, señalaron fuentes oficiales. Tras su arresto, El Chapo fue llevado con Gastélum a un motel llamado “Douox”, donde fue mantenido varias horas más hasta que se le trasladó a la Ciudad de México.

Además de esta vivienda, El Chapo había preparado otras casas de seguridad en Los Mochis con la idea de quedarse a vivir en ese lugar al que consideraba seguro. Su intención era ver con más frecuencia a su esposa Emma Coronel y a sus hijas gemelas.
+1
0
0
0No comments yet