Check the new version here

Popular channels

Aumenta la discriminación a los jóvenes en los boliches

Aumentaron las denuncias por discriminación en boliches
Desde el Inadi aseguran que en las últimas semanas se incrementaron las consultas. La mayoría proviene de casos en Nueva Córdoba y la zona del Chateau. Qué hacer ante un acto de exclusión.


Las denuncias y consultas por discriminación en boliches de la ciudad de Córdoba aumentaron en las últimas semanas, según informaron desde Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

Liliana Spengler, asesora legal del Inadi en Córdoba, aseguró que en la última semana recibieron entre 8 y 10 consultas telefónicas, de las cuales muchas terminan en denuncias efectivas en el organismo.

“La mayoría de los casos de discriminación en boliches provienen de la zona del Chateau o de Nueva Córdoba”, indicó Spengler en diálogo con La Voz.

El último caso de este tipo que fue difundido es el de Alina, que el domingo a la madrugada no pudo entrar al boliche Hipolyto, de Nueva Córdoba, por su aspecto físico afectado por padecer el síndrome de Prader Willi, que es una alteración genética en pacientes que presentan un cuadro clínico de obesidad.

En abril de este año también se conoció el caso de chicos con síndrome de down que no pudieron acceder a un boliche.

“Luego de ese caso y de las tareas de concientización que llevamos a cabo desde el Inadi las consultas habían disminuido, pero ahora volvieron a ser frecuentes”, explicó Spengler.


Las denuncias por discriminación en los boliches se tramitan en 15 minutos
Así lo indicó el subdirector de Control de Eventos y Diversión Nocturna. Las multas a los comercios llegan a los 35 mil pesos.



Las situaciones de discriminación, principalmente entre y hacia los jóvenes, vienen produciéndose en nuevas modalidades, como son los casos en ámbitos escolares o redes sociales, pero, las salidas nocturnas siguen siendo uno de los escenarios en los que mayormente se incurre ante esta ilegalidad, y para ponerles un freno a estos atropellos hay una línea telefónica gratuita en la que en menos de media hora se puede estar confirmando lo ocurrido ante un inspector público provincial.

En el 0800-222-0900 se pueden hacer denuncias de lunes a viernes de 8 a 13, y los jueves, viernes, sábados y vísperas de feriado se pueden hacer denuncias de 0.30 a 6.30, según indicó Gonzalo Sánchez, el subdirector de Control de Eventos y Diversión Nocturna de la Provincia, un área que funciona dentro del Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos.

En las últimas horas tomó trascendencia nacional la noticia de que en un boliche de Nogoya, Entre Ríos, no se cobraba entrada a las chicas rubias y que las morochas pagaban un dos por uno.

En la situación tomó intervención el Inadi de esa provincia para sancionar al establecimiento nocturno, y la difusión del caso evidenció nuevamente el problema de la abierta discriminación que efectúan los propietarios de estos lugares de esparcimiento.

En Mendoza, en lo que va del año, se han labrado 22 actas de infracción por discriminación en boliches, de las cuales más de dos han sobrepasado todas las instancias administrativas, que incluyen el derecho a defensa por parte del dueño del local, y han sido ejecutadas.

“La suma que deberán pagar por estas infracciones rondan los 35 mil pesos”, confirmó Sánchez, quien explicó que la legislación que les permite aplicar estas multas es la ley 8.296.

“Para nosotros, incurrir en un hecho de discriminación está calificado como una infracción gravísima dentro de nuestras categorías de sanciones”, precisó.

La excusas más recurrentes que se utilizan para no dejar entrar a alguien en una disco son que el lugar está lleno, que hay que hacer reserva previa o que esa noche hay una fiesta privada.

El funcionario indicó que en los últimos 45 días no ha habido denuncias por situaciones de discriminación en boliches y locales bailables, pero, de igual forma, pidió que ante cualquier inconveniente al respecto, se llame al 0800-222-0900.

Sánchez indicó que es fundamental que la persona afectada espere a que llegue el inspector al lugar, para que de esta forma se pueda hacer la denuncia formal y se labre el acta de infracción.

“Nos estamos distribuyendo por las diferentes zonas de la provincia, por lo que un inspector puede tardar alrededor de unos 15 minutos como máximo”, agregó.

Ante la consulta por el caso acontecido en Entre Ríos y respecto de si tenía conocimientos de situaciones similares en nuestra provincia, Sánchez indicó que no tenía conocimiento de hechos parecidos y expresó que dudaba de que se presentaran.
“Lo leí esta mañana y realmente es lamentable lo que ha sucedido en ese lugar de Entre Ríos”, opinó.

El funcionario aprovechó la consulta para precisar que las situaciones de discriminación en Mendoza en lugares bailables se circunscriben a la zona céntrica de la Ciudad de Mendoza y, más específicamente, a tres comercios.

Si bien el funcionario no quiso mencionar a estos lugares, es sabido que las infracciones más frecuentes por discriminación ocurren en Apeteco, Iskra y Gutiérrez.

El primero de estos sitios reúne más de 50 por ciento de las actas elaboradas, y el restante porcentaje se lo reparten casi en forma proporcional los otros dos locales.

El caso de Apeteco ha merecido que un grupo de jóvenes creara un perfil en la red social Facebook para denunciar los casos de discriminación que en ese comercio se cometen.

“Por fuera del Gran Mendoza, no suelen presentarse estas situaciones”, amplió Sánchez.

“Luego de elaborar el acta de infracción, nosotros remitimos un informe al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en Mendoza, para que este organismo pueda actuar, pero, la contundencia de nuestro control pasa principalmente por la sanción económica que podemos aplicarle al comercio”, precisó.

Sánchez contó que son 14 los inspectores que están distribuidos en Mendoza para controlar boliches y discos, y que estos empleados están agrupados en el Gran Mendoza, el Este, Valle de Uco y el Sur.

Según los datos que maneja la Subdirección de Control de Eventos y Diversión Nocturna, en Mendoza hay 86 comercios habilitados en este rubro.

“Hay un inspector que está de guardia en el 0-800, y cuando ingresa la llamada, se contacta con el inspector más cercano al lugar al que se quiere denunciar por discriminación, y en pocos minutos podemos estar constatando el caso. La ventaja que tiene nuestra línea telefónica es que es local, y por eso la denuncia puede ser canalizada con celeridad”, explicó.

Si bien Sánchez no ahondó en los motivos para defender el sistema que utiliza su dependencia, la referencia apunta a que el Inadi también tiene un 0-800 pero que es nacional, lo que hace más lenta la tramitación de una denuncia.

De todas formas, en el perfil de Facebook del Inadi en Mendoza se pueden leer comentarios de personas que han sufrido hechos de discriminación en locales de diversión nocturna, y estos testimonios son coincidentes con lo comentado por Sánchez.

Según la ley 23.592, “discriminación” es toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos tales como la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o gremial, el origen nacional o social, la posición económica, el nacimiento o cualquier otra condición social, y que tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos fundamentales de todas las personas
0
0
0
0
0No comments yet