Popular channels

Avance Hyrule Warriors



ara bien y para mal, Hyrule Warriors es justo lo que imaginas. Justo eso. Sin embargo, puede que sea el Dynasty Warriors que más he jugado en mi vida. ¿Esconde algún secreto? Creo que es su universo: sigue tan chabacano como siempre, pero algo me dice que la mano de Nintendo detrás le ha dado algo de lustre para evitar algunos malos vicios de los de Omega Force y Team Ninja y dejarlos en el cajón. Muchos otros vicios de unos y otros están, y en cantidades estupendas para lograr hacerse algún que otro enemigo en el mercado de occidental.

Primero, romper una lanza a favor del título: que no te asusten las noticias que llegan desde Japón, todavía no he avistado ni uno de los bugs que se comentaban llegados de Oriente. Segundo, sí, es un Dynasty, con todas las de ley. Tercero: la pregunta que va a rondar en mi cabeza durante las próximas semanas hasta el estreno, siendo el seguidor de Zelda, quiero pensar, uno de los más exigentes y de morro más fino en toda la industria del videojuego, ¿aceptará un producto como Hyrule Warriors sin entender su contexto?



¿Quién es el que va de prestado aquí? ¿Koei Tecmo o Nintendo? Creo que esa sería la primera gran pregunta a responder antes de atender la futurible compra del presente producto. No lo dudéis, la prestada es Nintendo, que ofrece su universo a ciegas a una serie de degenerados que en Europa ven salir todos sus juegos al mercado pero que deambula por las tiendas con sus (dios los bendiga) fans de toda la vida mientras los mortales los observamos a la distancia matando centenares de enemigos a golpe de lanza china más rápidamente que en ningún otro juego jamás visto.

La papeleta de Hyrule Warriors es la de encontrar a seguidores de Musou y Zelda en la misma ecuación de satisfacción. Algo que por aquí se antoja complicado, por sistema y por región. El ejercicio de apartar a la princesa de Hyrule del título del juego no es una estrategia azarosa de Nintendo a la hora de traer el software a Occidente, es una más que lógica defensa ante los lloros que vendrán cuando el fan de Ocarina of Time, Twilight Princess y Skyward Sword, los tres grandes homenajeados del disco, se encuentren con el pastel en tres semanas.



s una franquicia peculiar a la que no puedes pedir cambiar. No es para ti, no es para mí. Solo puedes observarla, respetarla e intentar entenderla. Si consigues adentrarte en su melé de territorios conquistados, carreras kilométricas por el escenario y espadazos de Link capaces de acabar con 50 enemigos de un golpe, bienvenido, vas a disfrutar de unas cuantas horas de fan service desmedido de prácticamente todas las entregas de la serie a partir de Nintendo 64 y de una experiencia exótica girando dentro de tu WiiU que puede llevarte a los brazos de una surtidísima librería de juegos aparecidos en múltiples sistemas. Apuntito estarás de adentrarte en el mundo del Romance de los Tres Reinos, no sabes cuánto te envidio.

En mi experiencia con otros títulos de Omega Force, me pregunto si el centrarse en una cantidad de personajes lógica habrá ayudado a sus desarrolladores a crear una experiencia más satisfactoria que en la de los ejércitos chinos y de samuráis japoneses. El hecho de los ataques de Lana o los movimientos de Sheik no hace más que replantearme que ni en Dynasty Warriors ni en Samurai Warriors he visto algo igual. Eso dice algo a su favor, claro. No lo dice un apartado técnico detestable y una mecánica que al desprovisto de información le va a parecer repetitiva hasta niveles absurdos.



Entendamos Hyrule Warriors como una rara avis del mercado. Entendámoslo como un videojuego que por lógica ni siquiera debería estar en nuestro territorio. Puede sonar exagerado pensar que es un regalo, no literalmente, de Nintendo, pero prácticamente lo es. Estoy convencido de que en suelo japonés, en esas reuniones de Iwata y compañía con sus colegas de Estados Unidos y Europa, saben que Hyrule Warriors, Zelda Musou, tiene más números de fracasar que de funcionar. Y si funciona, eso que se llevan para el cuerpo, pero recomendarlo al fan de Zelda por su universo y personajes me parece una obscenidad. Gracias Ninty, y mucha suerte: vas a lanzar el incomprendido del año a las tiendas de todo el mundo.
0
0
0
0No comments yet