Check the new version here

Popular channels

Bambino Veira, El Violador Olvidado ...





El 17 de octubre de 1987, 35 horas mas tarde de haber ocurrido el hecho, Luis José Candelmo, el padre de Sebastián Candelmo, consigue que le tomen la denuncia en la comisaría 10 de la ciudad de Buenos Aires (Luego de intentar denunciar por más de 24hs) que Héctor Rodolfo Veira había violado a su hijo en el departamento de Veira, Doblas 1103, Ciudad de Buenos Aires. El padre del niño afirma que su hijo le contó lo ocurrido primero a su madre, ya en casa y luego a él. Veira fue detenido por violación y salió con libertad condicional 36 horas después.

Sebastián Candelmo declaró ante el juez Eduardo Albano:

"Le pedí un autógrafo y me dijo que suba a su casa para darme unas fotos. Y allí me violó"
Veira presentó como testigo a una sobrina suya -Gabriela, de 18 años-, que dijo vivir en el apartamento que Veira ocupaba cuando era soltero y confirmó la versión de su tío. Según éste llegó con un niño, le firmó el autógrafo y revisó algunos muebles para ver si encontraba un banderín que regalarle. Dicha declaración se comprobó como falsa durante el juicio.

El jefe de la policía federal, comisario Juan Pirker, reconoció que la demora entre el momento en que se hizo la denuncia policial, el sábado 17 de octubre por la noche, y la comunicación al juez, el lunes 19 por la mañana, pudo permitir a Veira elaborar la coartada que presentó. La posición de Veira se desmoronó a medida que pasaban los días. En el careo con Sebastián Candelmo, Veira se puso muy nervioso y le acusó de tender una trampa. El niño relató con calma los hechos tal como los presentó en su denuncia inicial. Recordó detalles del apartamento y aseguró también que allí no había nadie más. Según él, Veira habría admirado sus piernas y le convenció de que se quitara el pantalón y el slip para ver si tenía condiciones físicas y podría ser un buen futbolista. Luego consumó la violación, a la que Sebastián se resistió pese a que ahora a la distancia hay una campaña para lavar su imagen en base a mentiras diciendo que fue acusado de abuso cuando el fue condenado por violación .1

El viejo código presentaba un recurso por el que si no había semen en el interior no era violación sino abuso por lo que el 4 de abril de 1988, Albano condenó a Veira a cuatro años de prisión por tentativa de violación y promoción de corrupción de menor. La medida fue apelada y pasó a la Sala VI de la Cámara del Crimen, que el 30 de agosto de 1991 lo sentenció a 6 años por violación de un menor ya que sobraban las pruebas de que el hecho ocurrió pero demoró varios días la pericia por eso ya no había semen. Héctor Rodolfo Veira, que era técnico de Vélez en ese momento, ingresó el 4 de octubre a la Cárcel de Devoto.

El 8 de septiembre de 1992, durante la presidencia de Carlos Menem, la Corte Suprema de la Nación Argentina, luego de recibir la apelación correspondiente, decidió recaratular la causa como intento de violación y le redujo la pena a tres años. Como Veira ya había cumplido más de un tercio de la condena, quedó en libertad condicional el 17 de septiembre por decisión de el juez Eduardo Albano.2 Las fuentes informativas de la época reflejan que la amistad entre Carlos Menem y Héctor Rodolfo Veira podría haber influido ante la justicia para lograr la libertad del entrenador mediante una recomendación a varios jueces de la Corte Suprema de Justicia.3 4 Cabe recordar que el gobierno de Carlos Menem tenía mayoría propia en la Corte Suprema de Justicia en ese periodo.5

En 1998 Héctor Rodolfo Veira fue condenado a pagar un resarcimiento de 110.000 pesos Argentinos por los daños psicológicos generados a Sebastián Candelmo en el intento de violación ocurrido en 1987. El juez en lo Civil Luis Dupuo consideró viables los argumentos de la familia de la víctim
0
1
0
0
1Comment