About Taringa!

Popular channels

BCRA activó el swap con China, las reservas pum para arriba

En una primera etapa incluyó el equivalente a U$S 814 millones

El intercambio de yuanes y pesos permitirá consolidar la posición en divisas de la Argentina. Pero además es una señal clara de la profundización de la alianza política, comercial, económica y financiera entre los dos países.

Frutos - El presidente del Banco Central de la República Argentina fue el artífice para darle un cierre con broche de oro al acuerdo de monedas entre China y la Argentina.


La República Popular China confirmó ayer su interés en erigirse en el aliado comercial y financiero que en julio último pasado cuando visitó la Argentina el presidente Xi Jinping le había prometido a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El Banco Central de la República Argentina (BCRA), activó ayer el contrato de swap entre yuanes y pesos realizado con el Banco Popular Chino por un equivalente a U$S 814 millones, lo que permitió que las reservas se incrementaran en un total de U$S 721 millones, llegando a un total de U$S 28.101 millones al momento del cierre.



Dicho swap permitirá fortalecer las reservas frente a eventuales ataques especulativos y financiar las importaciones al país oriental, mejorando la relación bilateral. Según el presidente del Central, Alejandro Vanoli, "la utilización del remanente del swap y de otras fuentes de financiamiento se efectuara en función de la evaluación que se haga de la evolución del escenario internacional y su impacto en nuestra economía."
Vanoli recordó que los fondos buitre decían que el swap no se iba a poder realizar porque la Argentina no llegaba a un acuerdo veloz. En este sentido, muchos analistas también hablaron de escasez de divisas por falta de confianza en el país.
El presidente del Central respondió a las críticas que "la Argentina ha demostrado que tiene capacidad de acceso al financiamiento para atender, complementando los recursos propios, sus pagos comerciales y financieros externos".



En el BCRA comentan que el objetivo principal de esta medida es estabilizar las reservas. "Podemos usar segundos o terceros tramos del swap si es necesario, creemos que hoy alcanza con estos U$S 814 millones. Con este dinero y con los U$S 1500 de más que se logró que las cerealeras liquiden, está garantizado el ingreso de divisas", comentó una alta fuente de la entidad. Vanoli había señalado cuando asumió en el Central que las reservas estaban para usarlas, y la activación del swap corrobora esta hipótesis. "El yuan es una moneda cambiable por otras, por lo que el swap sirve para cualquier demanda estacional", explican desde el BCRA, donde también reivindican el desendeudamiento con reservas: "Cuando critican que se hizo con los dólares del Central lo que no se dan cuenta es que bajó un activo pero también bajó un pasivo, por lo que patrimonialmente, el Estado quedó igual." El BCRA intervino ayer en el mercado de cambios comprando U$S 40 millones y realizando pagos por U$S 46 millones en concepto de energía y U$S 3 millones por operaciones de importación varias, y aun así las reservas llegaron a U$S 28.101, superando la barrera psicológica de los U$S 28 mil millones. "El Central puede activar hasta U$S11 mil millones del swap, que tiene una tasa de interés que ronda entre el 6 y el 7%, porque está atada a la tasa Shibor, que es una especie de Tasa Libor de Shangai", afirma un especialista que pertenece a la entidad.



"El yuan representa una moneda de inversión muy atractiva para los bancos centrales, dado que su valor en relación con las demás monedas viene mejorando sostenidamente en los últimos años, manteniendo a su vez variaciones muy acotadas en sus cotizaciones, lo que genera beneficios de diversificación muy importantes", explica un comunicado emitido por el Banco Central. El texto agrega que "el yuan, además, puede ser convertido libremente en dólares, euros, o en cualquier otra moneda de reserva, en plazas internacionales como Hong Kong, Londres o Singapur."
Pero el yuan tiene un uso relevante en sí mismo, debido al déficit de balanza comercial persistente con China, que superó los U$S 5000 millones en 2013. De esta manera, el acuerdo del swap, así como las inversiones provenientes del país oriental buscan complementar ese déficit de manera que no resulte en un ajuste contractivo de las economías o una guerra comercial.
"La activación de este acuerdo demuestra la estrecha relación entre ambas instituciones y el compromiso de los dos países para afianzar la asociación estratégica integral reafirmada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente chino Xi Jinping durante su visita a la Argentina, el 18 de julio pasado", puntualizó el comunicado del BCRA.
En efecto, las inversiones de China en Argentina firmadas en esa ocasión de cara a los próximos años supera los U$S 7000 millones, a lo cual se le debe sumar el swap, por un equivalente a U$S 11 mil millones.



Las inversiones, además, se utilizan para generación de infraestructura que permitirá que el país tenga una mayor competitividad sistémica y autoabastecimiento energético, tales como la creación de las represas Néstor Kirchner - Jorge Cepernic por un total de U$S 4714 millones y que generará entre 5000 y 7000 empleos durante la construcción. Además de la renovación integral del ferrocarril Belgrano Cargas por un total de U$S 2470 millones, incluyendo el recambio de más de 1200 km de vías y el material rodante, por medio de 2000 puestos nuevos de trabajo.
China está utilizando estrategias financieras y comerciales intensas para establecer sólidos vínculos bilaterales con aquellos países que son proveedores de materia prima y que se encuentran alejados del área de influencia de los Estados Unidos. Por ejemplo, recientemente se oficializó la creación del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, entidad que nuclea a las potencias nacientes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica y también un fondo común de reservas, entidades que imitan al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, pero bajo una perspectiva distinta de integración.



De esta manera, China se ha convertido en el segundo "megatrader" de la historia después de Gran Bretaña, según explicó un informe del Standard Chartered Bank. Este concepto implica que la República Popular es una nación muy abierta al comercio (que explica un 47,5% de su PBI) y que al mismo absorbe un porcentaje importante del comercio internacional (aproximadamente un 11,5% del total). Por ello y por la fuerte dependencia de materias primas, China se está consolidando cada vez más como potencia comercial y financiera, generando nuevas oportunidades para sus socios.


0No comments yet
      GIF