Popular channels

Beslan: a 10 años de la masacre escolar




En el sótano de su casa en Beslan, Osetia del Norte, Chermen pateaba cajas de cartón con una fuerza inusitada para sus siete años y su cuerpo delgado y pequeño.
Su rostro, tenso, dejaba entrever lo que transcurre en su mente, la turbulencia que atraviesa.
Pero al sentarnos a hablar se recompuso y mirándome a los ojos respondió cada una de mis preguntas con claridad y confianza.


"No hay Dios. Sólo existe la fuerza militar. Creo en Rusia y en nuestras fuerzas armadas".

"Eso es lo que creía durante el ataque terrorista".


Chermen es un sobreviviente de la escuela Nº1 atacada el primero de septiembre de 2004 por rebeldes chechenos en Beslan. Más de mil niños y adultos fueron retenidos en el interior del gimnasio durante tres días.
Ahora a casi un año parece que Chermen ya comenzó a recuperarse, al menos ya sonríe con frecuencia y juega con su computadora.
Pero cuando recordó aquellos tres días sus memorias fueron vívidas y revelaron que su dolor no está del todo superado.


"Después de la primera explosión una granada que portaba un terrorista recibió un impacto de bala. Todos ellos cargaban granadas. Él voló por lo aires, partes de su cerebro me cayeron sobre el rostro, fue horrible. Eran grasientas y resbalosas".



Los tímpanos de Chermen estallaron durante el sitio y los médicos ya le advirtieron que jamás tendrá una capacidad auditiva completa. Él parece resignado a ello.

"Estaba con mi mejor amigo Oleg en la escuela. Cuando comenzó el combate intentamos huir juntos pero lo perdí de vista. Más tardé ubiqué parte de su vestimenta pero nunca más lo volví a ver. Me dijeron que murió".

"Era mi mejor amigo y realmente lo extraño. Si se pudiera medir en electricidad serían como nueve millones de voltios".
La tensión reapareció en su rostro.

"Siento dolor y también rabia. Desde entonces quiero vengar la muerte de Oleg. Si yo fuera presidente ordenaría que me enviaran terroristas desarmados y los mataría con mis manos, con un cuchillo, les cortaría sus gargantas".



EL ASALTO



Para la realización del ataque de Beslán, Shamil Basáyev no pudo contar con sus fuerzas militantes. Tuvo que recurrir a toxicómanos, pagados en droga y comandados por varios combatientes aguerridos. Basáyev no goza de legitimidad alguna en Chechenia y no tiene partidarios. Es un jefe militar que tuvo una carrera de mercenario en diferentes conflictos antes de tratar inútilmente de entrar en la política en Chechenia y volver, finalmente, a la acción armada.
La operación estaba concebida para que se terminara en una matanza. El comando había emplazado bombas en el gimnasio pegándolas a los techos con esparadrapo, sistema tan precario que uno se pregunta cómo pudo aguantar tres días. Al parecer, la dirección militar del grupo había decidido huir sacrificando al resto de sus compañeros, pero se vio sorprendida cuando los hechos se precipitaron.
El comando no formuló demanda alguna antes del final del segundo día, o sea, antes de la llegada de los periodistas extranjeros, y la exigencia que planteó era irrealista así como puramente formal. El objetivo era, por consiguiente, crear una situación de crisis, en vez de negociar nada.
La toma de rehenes tuvo lugar tres días después de la elección presidencial en Chechenia y horas después del final de la cumbre ruso-germano-francesa de Sochi, que saludó la normalización política en Chechenia. Su objetivo fue detener el proceso político y el reconocimiento internacional de la acción de Vladimir Putin por el establecimiento de la democracia.


Shamil Basáyev, autor intelectual de la masacre

1 de septiembre
A las 09:30, hora local (GMT+3), del 1 de septiembre de 2004 (la mañana del primer día de las clases de otoño), un grupo de unas 30 personas armadas llegó en camiones militares GAZel y GAZ-66 e irrumpió en el Colegio de Enseñanza Media Número Uno de Beslán, cuyos alumnos tienen entre 7 y 18 años. La mayoría de los atacantes llevaba pasamontañas negros y unos cuantos llevaban cinturones explosivos. Tras un tiroteo con la policía en el que murieron cinco agentes, los atacantes se apoderaron del edificio, tomando como rehenes a 1181 personas, la mayoría menores. Unos cincuenta rehenes consiguieron huir en el ataque inicial. Hubo confusión sobre el número de rehenes que había en el colegio: el gobierno sostenía que había algo más de 350, pero otras fuentes elevaban ese número a 1500. Más tarde, se oyeron varios disparos provenientes del edificio, que algunos pensaron que eran para intimidar a las fuerzas de seguridad rusas. Más tarde se reveló que los atacantes habían matado a veinte hombres adultos tomados como rehenes y habían tirado sus cuerpos fuera del edificio ese mismo día.

Uno de los atacantes detonó su cinturón explosivo, al parecer por error. Nadie más resultó herido.

Se montó un cordón de seguridad alrededor del colegio, formado por policías rusos y fuerzas del ejército, Spetsnaz, incluyendo el equipo antiterrorista Alfa y miembros de la unidad OMON del Ministerstvo Vnútrennij Del (MVD, el Ministerio de Interior). Los atacantes trasladaron a los rehenes al gimnasio escolar el primer día, minaron el edificio con artefactos explosivos improvisados y los rodearon con trampas explosivas. Para impedir los intentos de rescate, amenazaron con matar a cincuenta rehenes por cada uno de sus miembros muerto por la policía, matar a veinte por cada herido y volar la escuela en caso de ataque de las fuerzas rusas.
El gobierno ruso dijo al principio que no haría uso de la fuerza para rescatar a los rehenes, y tuvieron lugar negociaciones para una resolución pacífica los dos primeros días, dirigidas por Leonid Roshal, un pediatra cuya presencia habían reclamado los secuestradores. Roshal había contribuido a negociar la salida de niños en el ataque al Teatro de Moscú de 2002. Sin embargo, un testigo señaló en la corte que los negociadores rusos confundieron a Roshal con Vladímir Rushailo, un oficial de seguridad ruso.
Por petición de Rusia, tuvo lugar una reunión especial en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en la tarde del 1 de septiembre, en la que los miembros del consejo pidieron la "liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes del ataque terrorista".


así quedaba conformada la zona de guerra


1-Entrada principal
2-Área donde mas tarde empezaría el asalto por parte de los Spetsnaz
3-Gimnasio, lugar donde fueron confinados los rehenes, rodeados de explosivos y minas
4-Entrada lateral
5-Niños fueron puestos en las ventanas, para entorpecer la acción de francotiradores
6-Cuando comienza el ataque, algunos rehenes se refugiaron en el sótano, luego huyeron



terrorista cablea artefacto explosivo luego de ejecutar a un rehén


a los rehenes se les obligaba a mantener las manos en alto todo el tiempo


aquí puede verse el precario artefacto explosivo colgando en medio del gym


2 de septiembre
El 2 de septiembre, las negociaciones entre Roshal y los secuestradores fracasaron, y éstos se negaron incluso a permitir la entrada de comida, agua y medicamentos para los rehenes, o a retirar los cadáveres del colegio.
Las condiciones de vida dentro del colegio empeoraron con rapidez. Muchos rehenes, especialmente los niños, se quitaron la camisa y otras prendas de vestir para aliviar el insoportable calor que hacía dentro del edificio.
Por la tarde, 11 enfermeras y 15 niños pequeños fueron liberados por los secuestradores tras unas negociaciones con el ex presidente ingusetio Ruslán Áushev.El periódicoLos Angeles Times escribió que a algunas de las madres con varios hijos se las obligó a elegir a uno de ellos, dejando a los otros. Aproximadamente a las 15:30, se produjeron en un lapso de unos diez minutos dos explosiones que resultaron provenir de granadas disparadas por los secuestradores aparentemente con la intención de mantener a las fuerzas de seguridad lejos del edificio.



tropas especiales rusas tienen completamente rodeado el lugar


francotirador acecha


3 de septiembre: trágico desenlace

Por la tarde del 3 de septiembre, los secuestradores aceptaron la entrada de un equipo médico para que retiraran los cadáveres del exterior del colegio. El equipo empezó a aproximarse a la escuela, pero en unos segundos, sobre las 13:04, los secuestradores abrieron fuego y se oyeron dos fuertes explosiones. Dos trabajadores del equipo médico murieron y los demás se pusieron a cubierto. Parte del gimnasio se hundió, lo que permitió huir a un grupo de unos treinta rehenes, pero los secuestradores les dispararon; algunos de los fugitivos murieron.

1-cuerpo medico recuperando cadáveres
2-rehenes tratando de escapar






tropas especiales se movilizan ante un inminente asalto al colegio

El consejero presidencial Aslambek Aslakhanov declaró más tarde que la causa del tiroteo y del posterior asalto fue una explosión repentina. Uno de los rehenes informó que una de las bombas estaba sujetada precariamente mediante cinta aislante y que se había caído, provocando la explosión.
En un relato contradictorio, un trabajador anónimo del Ministerio de Situaciones de Emergencia, dijo que el tiroteo empezó antes de que su camión llegara al punto de recogida. No pudo identificar si el tiroteo lo iniciaron los padres armados de los rehenes o los secuestradores. Los periodistas y el trabajador oyeron crecer el estruendo de las armas automáticas antes de que se produjeran las explosiones.
Estos dos relatos pueden reconcilarse. Ruslán Áushev, un negociador clave durante el asedio, explicó al diario Nóvaya Gazeta que un secuestrador provocó accidentalmente una primera explosión al tropezar con un cable; como consecuencia, civiles armados, algunos de ellos al parecer padres de los rehenes, empezaron a disparar; el tiroteo hizo creer a los secuestradores que el colegio iba a ser asaltado, a pesar de las garantías dadas por los negociadores de lo contrario; entonces supuestamente anunciaron «De acuerdo, se acabó, llegó la hora de hacer estallar las bombas», lo que tuvo como consecuencia que se diera la orden de asaltar el edificio.
Parece ser que en ese momento, las fuerzas especiales rusas activaron su plan de acción inmediato de asaltar el colegio para rescatar a los que quedaron en el interior. Estalló una batalla caótica mientras las fuerzas especiales intentaban entrar en la escuela al tiempo que protegían la huida de los rehenes. La contundencia de la intervención fue enorme; además de las fuerzas especiales, también participó el ejército regular y tropas del Ministerio de Interior, así como helicópteros de combate (varios Mil Mi-24 y Mil Mi-8) y, por lo menos, un tanque. Muchos civiles también se unieron a la batalla portando sus propias armas. Parece muy probable que algunos de los muertos lo fueran a causa del denominado fuego amigo.





comienza el violento asalto al colegio


los violentos combates son aula por aula


familiares de rehenes entorpecen el operativo


Spetsnaz cubren la huida de rehenes




civiles ayudando en las tareas de rescate

Los secuestradores provocaron más explosiones, destruyendo totalmente el gimnasio e incendiando buena parte del edificio, mientras los comandos de las fuerzas especiales perforaban las paredes para permitir la huida a los rehenes. Aproximadamente a las 15:00, dos horas después de que se iniciara el asalto, las tropas rusas declararon que tenían bajo control casi todo el colegio. Sin embargo, la lucha seguía y tres terroristas fueron localizados en el sótano con varios rehenes. Fueron abatidos aunque antes asesinaron a los rehenes.



el gimnasio se convierte en una zona de desastre


niños sacian su sed luego de tres fatídicos días sin agua


puestos de atención improvisados




el panorama en las inmediaciones es desolador


EL TRISTE SALDO Y LAS CONTROVERSIAS

Cuando todo terminó en medio de bombas, balas y fuego 171 niños y más de 200 adultos yacían sin vida, sin mencionar los casi 200 desaparecidos.









El calamitoso estado en el que quedo el gimnasio es apenas un ejemplo del infierno que se vivió allí

Único terrorista capturado con vida

"EL FUEGO AMIGO"

Un investigador afirmó que las granadas utilizadas por soldados rusos pudieron haber provocado la tragedia en una escuela de Beslan, en el Cáucaso ruso, en septiembre de 2004.
Las conclusiones del ruso Yuri Savelyev contradicen la versión oficial de que las bombas colocadas por los secuestradores en el gimnasio de la escuela estallaron antes de que comenzara la lucha armada entre los rebeldes y el ejército ruso.
Savelyev es un miembro de la comisión parlamentaria rusa que investiga la toma de la escuela en la que 331 personas perdieron la vida.
Muchas de las víctimas eran niños que habían sido retenidos por militantes separatistas chechenos.
Evidencia
En una entrevista con la radio Echo de Moscú este lunes, Savalyev -un experto en explosivos- dijo que durante la investigación descubrió que "las consecuencias de esas explosiones no pudieron haber sido explicadas del todo por los estallidos de los artefactos de fabricación casera instalado por los rebeldes".
"La mayoría de los rehenes hablaban de explosiones en una parte del gimnasio, totalmente diferente al sitio al cual se referían las investigaciones oficiales".
"Como resultado, llegué a la conclusión que los artefactos explosivos de fabricación casera que fueron colocados por los rebeldes en la escuela no explotaron. Los que lo hicieron fueron aquellos que provenían de afuera", dijo Savelyev quien agregó que las explosiones podrían haber sido "disparos provenientes de lanzagranadas".
Savelyev indicó que las explosiones mataron a muchos de los rehenes y docenas más perdieron la vida como consecuencia del intercambio de disparos.
Muchos familiares culpan al operativo de rescate de la muerte de sus hijos.
El operativo de rescate provocó que la escuela quedara atrapada en medio de disparos de ambos bandos en Ossetia del Norte, en la zona rusa del Cáucaso.
Una comisión parlamentaria de Ossetia del Norte indicó que la escuela había sido tomada debido a "fracasos en las instituciones que hacen cumplir la ley".
En el Parlamento
El jefe de la comisión, Stanilav Kesayev, expresó que tenía confianza en las conclusiones de Savelyev.
"Él tenía más recursos que nuestra comisión. Savelyev confió en su propio conocimiento como matemático y experto en armas", aseguró Kesayev a la estación de radio.
Las conclusiones de Savelyev fueron publicadas en la página web, pravdabeslana.ru.
Sin embargo, uno de sus colegas en la comisión parlamentaria rusa, Arkady Baskayev, rechazó las conclusiones del experto.
Baskayev señaló que no había "nada convincente en la trayectoria de esos escudos especiales", a los que Savelyev culpó de las explosiones.
"Esa es la opinión privada de Savelyev que no está confirmada de ningún modo", añadió.
La investigación inicial de Ossetia del Norte concluyó que lanzagranadas, lanzallamas y disparos de tanques, habían sido utilizados durante la operación de rescate llevada a cabo por las fuerzas rusas en la escuela.
El fiscal general de Rusia admitió que ese fue el equipo utilizado pero sólo después de que los niños habían abandonado la escuela.
Por semanas después de la toma de la escuela, funcionarios rusos habían negado el uso de lanzallamas.




TESTIMONIOS DE LOS SOBREVIVIENTES

Marina Kozyreva, madre de una colegiala y quien paso los tres días en el gimnasio de la escuela, habló con el periódico Kommersant.
Los tres días que estuvimos como rehenes, prácticamente los pasamos uno encima del otro. Éramos unas mil cien personas apretujadas allí.
Hombres armados se acercaban periódicamente y, sólo por bromear, nos ordenaban a todos pararnos o sentarnos. Y así durante todo el día.
Además, pusieron un enorme artefacto explosivo en el medio -de unos 50 centímetros por 50 centímetros-, controlado por un mecanismo detonador. Uno de los terroristas lo oprimía con el pie. Cuando se cansaba, apilaba libros encima.
Los niños estuvieron muy calmados. Mucho más que los adultos. Los adultos hablaban entre sí, por eso los pistoleros dispararon contra muchos de ellos.
Ellos estaban preparados para morir, en especial al segundo y tercer día, porque los hombres armados decían que nadie podría entrar a la escuela y que a la gente del exterior no le importábamos.
No quieren darles agua o comida", decían. También decían que nadie los había contactado y que nadie les había pedido nada.
A veces cogían las ropas de los niños, las empapaban en un balde y luego trapeaban el piso. Después nos arrojaban las prenda y nos decían: "beban eso".
________________________________________
Marat Khamayev, 15 años, también hablando para Kommersant.
Al principio nos dejaban ir escoltados al baño. Después dejaron de hacerlo y sólo se lo permitían a los más pequeños. Todo el tiempo los explosivos pendían sobre nosotros. Los habían pegado allí con cinta adhesiva.
Antes del asalto los bandidos empezaron a discutir entre ellos sobre algo. Yo he pasado largo tiempo en Chechenia y conozco el idioma. Ellos no hablaban en checheno, lo hacían en un lenguaje extraño, como árabe, también en ingusho.
Uno de los pistoleros leía constantemente el Corán. Yo conté exactamente 23 hombres armados. El líder estaba todo el tiempo en el techo, con un rifle de francotirador. Nos dimos cuenta de que era el jefe porque los otros iban a pedirle consejo.
A los pupilos de más edad se les forzó a cargas escritorios para hacer barricadas en las ventanas. Cuando el asalto empezó, uno de los bandidos gritó: "yo los voy a salvar". Todo el mundo empezó a correr hacia él y en ese momento hizo explotar una bomba que llevaba encima, matando a muchos.
Nunca dejaron que nadie durmiera. Si alguien se adormecía, lo sacudían y le decían que no podía dormir. La explosión se produjo debajo del techo, no hubo explosión externa. Cuando el asalto se produjo yo arrastré a dos chicas conmigo hacia afuera.
Diana Gadzhinova, una rehén de catorce años, hablando para el diario Izvestiya.
Nos tomó a todos por sorpresa. Nos habían dicho que habría conversaciones y nos ordenaron yacer boca abajo... entonces se escuchó una explosión en el patio. Luego disparos. (Mi hermana y yo) nos quedamos donde estábamos, tiradas en el piso. Pero de repente se escuchó otra explosión sobre nosotros y parte del techo se derrumbó. La gente gritaba, había mucho pánico.
Miré y vi algunos niños yaciendo en el piso, sin moverse, cubiertos de sangre. A mi lado había una mujer muerta. Por todas partes se veían brazos y piernas arrancados.
Había bombas colgando de cuerdas que habían amarrado de las cestas de baloncesto, a lo largo del gimnasio. Esas bombas empezaron a estallar una tras otra, acercándose más y más a donde estábamos.
Cualquiera que podía levantarse corría gritando hacia las ventanas o hacia la entrada del corredor. Alina y yo estábamos cerca de una ventana. (Ambas hermanas escaparon ilesas).
________________________________________
Irina, colegiala rehén.
Desperté debajo de los escombros, estaba cubierta en arena y no podía ver nada. Entonces nos llevaron al comedor, nos dieron agua. Entonces empezaron las explosiones. Saltamos por la ventana y nos llevaron al hospital.
________________________________________
Santa Zangiyeva, de 15 años, hablando para Izvestiya.
Había un hombre delgado, de unos 35 años, un checheno típico. Tenía vendada la mano derecha. Era el más furioso de nuestros captores. Nos amenazaba todo el tiempo y disparaba contra el techo.
Yo no me sentía bien porque el aire estaba muy viciado. Me desmayé varias veces. Mi madre le pidió que me llevara al corredor por unos momentos para respirar aire fresco. Para mi sorpresa, aceptó. En el corredor estuve a punto de vomitar, mis piernas me fallaron, entonces me senté en un saco que había tirado en el piso. Él me dijo: "no te sientes en ese, que tiene minas. Siéntate en este otro".
Le pregunté:
-¿Al menos dejarán que se vayan los niños?
-"No" me respondió.
-¿Por qué?
"Sus tropas rusas en Chechenia agarran a niños como tú y les cortan la cabeza. Yo tenía una hija de tu edad y ellos la mataron", me dijo.
________________________________________
Oleg Tideyev, cuyo hijo escapó de la escuela, habló con la revista Moskovskaya.
Vi a uno de los pistoleros caer herido desde una ventana. Milicianos evacuaban a los niños cera de ahí. Cuando vieron al pistolero, lo acribillaron en segundos. No tuve tiempo de darme cuenta de lo que estaba ocurriendo. Para ser honesto, ni por un segundo pensé: estoy viendo la muerte de un ser humano. Sentí como que aplastaban a una serpiente venenosa.
Ellos eran basura. Basura profesional y bien entrenada. Todas sus acciones mostraban gran habilidad. Su puntería era de primera. No se podía ni levantar la cabeza... Lo único que hicieron mal fue poner las trampas bomba en el edificio. No fue una buena idea hacer que los rehenes ensamblaran los artefactos explosivos.
Anzor, quien ayudó a rescatar gente del gimnasio pequeño, habló con Kommersant
Cuando ingresamos vimos pilas de cuerpos de hombres, mujeres y niños. No había por dónde caminar.
Saqué a cuatro personas. Mucha gente había sido arrojada contra las esquinas por la onda explosiva. O se habían arrastrado hasta allí. Muy pocos estaban con vida. Teníamos que encontrar a aquellos que estaban vivos, ¿pero cómo? Yo cometí dos errores. Cuando estaba halando a una jovencita se presentó otra explosión.
Justo antes de eso, dos niñas nos gritaron desde una ventana. Una era de unos siete años, la otra un poco mayor. Y agité la mano para mostrarlas que iba a ir por ellas de inmediato y ellas se rieron, estaban tan felices. Entonces ocurrió una explosión y nunca más volví a ver a esas niñas. Aún las sigo buscando en la escuela...
________________________________________
Doctor Leonid Roshal, quien negoció con los captores, habló con la revista Nezavisimaya.
Ellos no le dieron a los rehenes comida o medicinas. Dijeron que los rehenes no las querían, que estaban en huelga de hambre porque apoyaban a los terroristas.
Les pregunté: ¿los niños de pre escolar también están en huelga de hambre? ¿Incluso los de un año de edad? "Si", me respondieron, "así que no traiga nada porque no lo recibiremos". Ese era el nivel de la conversación.
Les dijeron a los rehenes que el agua de las canillas había sido envenenada. A veces empapaban camisas y trapos en agua y se las arrojaban a los rehenes. Uno por cada cuatro rehenes.
________________________________________
Alan Kargiev, estudiante universitario.
Los padres enterrarán a sus hijos y luego de 40 días (el período de duelo de la iglesia ortodoxa) tomarán las armas y buscarán vengarse.




MONUMENTOS


Monumento en Beslan a las victimas


"El arbol del lamento" en beslan


Monumento a los soldados muertos en Beslan


Monumento a la memoria de los caídos, en Moscú


DOCUMENTALES

3 días en Septiembre: parte 1

link: https://www.youtube.com/watch?v=7qlUsb8kGPI

3 días en Septiembre: parte 2

link: https://www.youtube.com/watch?v=6wVe11bONPk&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=11

3 días en Septiembre: parte 3

link: https://www.youtube.com/watch?v=7w2GNTMlzJc&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=10

3 días en Septiembre: parte 4

link: https://www.youtube.com/watch?v=qwWYWWr9lN0&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=9

3 días en Septiembre: parte 5

link: https://www.youtube.com/watch?v=MoVyUR1f8qM&index=8&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw

3 días en Septiembre: parte 6

link: https://www.youtube.com/watch?v=R_oDH28MS0Y&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=7

3 días en Septiembre: parte 7

link: https://www.youtube.com/watch?v=hbGmcklSSJ8&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=6

3 días en Septiembre: parte 8

link: https://www.youtube.com/watch?v=owlkU4nTSeg&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=5

3 días en Septiembre: parte 9

link: https://www.youtube.com/watch?v=hE2xe0-DmT8&list=UUiHuKN6D184RX-gZ4iw27Bw&index=4

LOS NIÑOS DE BESLAN
Parte 1

link: https://www.youtube.com/watch?v=3emNcntjH80
Parte 2

link: https://www.youtube.com/watch?v=5ZP6ZObgIvM
Parte 3

link: https://www.youtube.com/watch?v=3IoztbdtXsk
Parte 4

link: https://www.youtube.com/watch?v=FvO7bp3XEgo
Parte 5

link: https://www.youtube.com/watch?v=V7sKtXAEK04






Lugar de descanso de las victimas


GRACIAS POR PASAR
0
0
0
0No comments yet