Check the new version here

Popular channels

Bianchi fue


“Sé muy bien lo que tendré que hacer llegado el momento. Del ’91 al ’98 Boca salió campeón solamente una vez como para decir que hoy lo mío es un fracaso”, atinó a decir Carlos Bianchi tras la derrota por 3-1 frente a Estudiantes, la tercera de su equipo en cuatro fechas desde el inicio del torneo de Primera. No imaginaba el Virrey que serían sus últimas palabras oficiales como entrenador de Boca. Ayer, pese a la reunión que sostuvo por la mañana con el presidente del club, Daniel Angelici, en la que le ratificó sus intenciones de seguir al menos hasta el partido del domingo frente a Vélez, Boca iba a terminar echándolo. La decisión se comunicó ayer por la tarde, en conferencia de prensa. Su sucesor se definirá en las próximas horas, y suena con fuerza el nombre de Rodolfo Arruabarrena. Mientras tanto, el domingo dirigirá al primer equipo el cuerpo técnico de la reserva, encabezado por Jorge Saturno y Hugo Ibarra.

“Fue una decisión muy difícil que se estuvo debatiendo con la Comisión Directiva. Carlos arriesgó cuando decidió volver por tercera vez, tras un segundo ciclo que había sido exitoso y nunca va a perder lo que le dio al hincha de Boca. El socio nos votó para tomar decisiones y aunque sea difícil hemos tomado la decisión de rescindir su contrato”, expresó Angelici, quien se mostró compungido al momento de explicar sus razones.

La mañana de Bianchi presagiaba un día complicado, pero para nada el desenlace final. No fue espontánea la reunión ni se trató de un encuentro casual en la Bombonera. El llamado de Angelici, convocándolo a una reunión urgente en su casa de Palermo para tratar la crisis del equipo, fue apenas el comienzo de una jornada que al Mundo Boca le llevará tiempo digerir.

Angelici, como el resto de la dirigencia, esperaba quizás un paso al costado del entrenador, una salida decorosa, pero no hubo caso. Bianchi se mostró convencido de poder dar vuelta la historia, pero sus palabras no llegaron lejos. “Me reuní con el presidente, sigo siendo el entrenador, a la tarde voy a dirigir la práctica y el domingo saldré a dirigir el equipo ante Vélez”, comentó Bianchi tras la reunión. El presidente de Boca explicó qué fue lo que modificó ese acuerdo: “Lo que cambió es que yo tengo que escuchar. Lo escuché a Carlos y después charlé con la CD y la mayoría decidió que había que empezar otro ciclo, y no llegar al domingo y hacer un plebiscito. Nos costó tomar la decisión y decidimos que lo mejor era que el ciclo terminara hoy”. Los dirigentes no están pensando en un interinato, sino que se tomarán unos días para nombrar al nuevo DT. Por la tarde, poco antes de que se oficializara su final, el entrenador más existoso de la historia del club se despidió de los jugadores en el vestuario. Luego fue Angelici quien habló con el plantel para contarle cuáles serán los próximos pasos.

El balance de su tercer ciclo en Boca, en el que apenas cosechó el 45 por ciento de efectividad, con 26 victorias, 22 empates y 26 derrotas, fue a todas luces negativo, por más que a Bianchi le costara reconocerlo. En el fútbol, se sabe, los resultados mandan, y mucho más todavía cuando las miserias propias se agigantan frente al buen momento del clásico rival, el River de Marcelo Gallardo.
0No comments yet