About Taringa!

Popular channels

Bicentenario del combate de San Lorenzo



Duró menos de media hora, fue sangriento y demostró el éxito de una idea novedosa, la de crear granaderos a caballo. Casi le cuesta la vida a su comandante y fue crítico para la caída de la plaza fuerte de Montevideo.

Los historiadores todavía discuten si fue un combate, una batalla o una simple “escaramuza”. Lo cierto es que la historia guarda en páginas doradas a la batalla de San Lorenzo, de la que hoy se cumplen 200 años.




link: http://www.youtube.com/watch?v=g9W2n34-VY8

Así disciplinó a su Regimiento de Granaderos, y ya tenía su arma lista cuando un día recibió la orden de partir hacia la margen derecha del Río Paraná porque se sabía que una escuadrilla realista de once embarcaciones había salido de Montevideo remontando el río en dirección a Rosario.

San Martín marchó inmediatamente con 120 hombres de su tropa, y otros jinetes auxiliares, siguiendo la costa. Salió sigilosamente de la Capital, vestido de paisano, con chambergo y poncho. Partió de allí el 28 de Enero de 1813, cabalgando de noche, más por no ser visto que para evitar el sol del verano. Pasó por Zarate, San Nicolás y Rosario, en donde había un escasa guarnición al mando del uruguayo don Celedonio Escalada quién le dio noticia sobre los movimientos del enemigo. Según Escalada, las embarcaciones enemigas hallábanse ya frente a las altas barrancas de San Lorenzo, pequeño caserío ubicado entre Rosario y Santa Fe. En San Lorenzo había un monasterio de franciscanos, cuya iglesia tenía una torre desde la cual era posible atalayar el campo y el río. Se mandó esconder las provisiones y retirar de la costa hacia el interior todos los ganados. San Martín y su gente habían llegado de noche a San Lorenzo y se acercaron a la posta para remudar los caballos.

Entraron al monasterio por los fondos, cerraron el portón y San Martín subió a la torre para observar con su anteojo al enemigo. A la luz del amanecer descubrió en el río a las embarcaciones, era la mañana del 3 de Febrero, y se conocía que el enemigo pretendía saquear las poblaciones y cortar el comercio con el Paraguay, e intentar un desembarco a esa altura, para luego ensayar un camino por el litoral hacia Buenos Aires.

San Martín vio que los invasores empezaban a desembarcar y que ya trepaban la empinada barranca, distante a unos trescientos metros del convento. Montado en un bayo rabicorto, desenvainó su sable, arengó a la tropa dio el mando del segundo escuadrón al capitán Bermúdez y al tomar para sí el comando del primero, inició personalmente el ataque, diciendo a Bermúdez: "En el centro de las columnas enemigas nos encontraremos y allí daré a Ud. mis órdenes".

Sonó el clarín de los granaderos y avanzaron. No eran sino 120 hombres, contra más de 300 infantes y marinos que venían hacia el convento al son de pífanos y tambores, con su bandera desplegada. Entre gritos de coraje y las descargas de 4 cañones que traían consigo, comenzó la lucha. San Martín y Zabala, el jefe realista combatían cara a cara cuando una descarga de metralla hiere y luego le da muerte al caballo de San Martín, el cual al caer aprieta la pierna del mismo. Entre una refriega de armas blancas trabada en torno al jefe, este cae herido en el rostro. El bayonetazo de un infante español lo hubiera atravesado si el puntano Baigorria no detiene el golpe, traspasando al español con su lanza. Otro de sus granaderos, el correntino Juan Bautista Cabral, corrió en auxilio de San Martín, quien en plena defensa percibió dos heridas y murió pocas horas después diciendo: "Muero contento, hemos batido al enemigo!".

Cuando el combate hubo terminado, San Martín, magullado, cubierto de polvo, sudoroso, pero fuerte a pesar de la fatiga, se sentó a la sombra de un pino que todavía se conserva en el huerto conventual de San Lorenzo, y escribió el parte de la victoria.

El gobierno de Buenos Aires recibió la noticia de la acción de San Lorenzo con gran regocijo. Este breve combate tenía importancia para el país porque aseguró la paz de los ríos y las provisiones del ejército sitiador de Montevideo que no tardó en caer; conservó el comercio con Paraguay y escarmentó a los invasores, quienes no volvieron a tentar aventuras de ese género sobre la costa argentina. Consolidó, en una palabra, la situación estratégica de Buenos Aires, centro de la naciente revolución.

El combate de San Lorenzo fue el punto de arranque de esa carrera triunfal en que palpita el generoso espíritu sanmartiniano.


ACTOS POR EL ANIVERSARIO


Con motivo del Bicentenario de la Batalla de San Lorenzo, se realizarán distintos actos en todo el país. Los principales tendrán lugar en la ciudad correntina de Saladas, donde nació el sargento Juan Bautista Cabral, y en la ciudad santafesina de San Lorenzo, escenario del histórico combate que fue el bautismo de fuego de los Granaderos a Caballo.


Campo de la Gloria (San Lorenzo, Santa Fé)


En los actos de San Lorenzo, además de un desfile militar, se reinaugurará un antiguo faro de la ciudad que fue restaurado por el Club Náutico local.



Monumento a Juan B. Cabral (Saladas, Corrientes)


El intendente de Saladas, Daniel Alterats, destacó “la entrega y nobleza del soldado de la patria que salvó la vida del general San Martín”. En la casa donde Cabral vivió su adolescencia, se inaugurará un museo que lleva su nombre.




Fuente:

Racinguistas Ricoteros Peronistas
Seguinos en Facebook: http://www.facebook.com/RacinguistasRicoterosPeronistas
1Comment