Check the new version here

Popular channels

Bob Marley fumaba porro y golpeaba a su mujer

Bob Marley, machista y violento


La albacea del legado de Bob Marley es su viuda, Rita. Una mujer de escasa educación que ha demostrado un pasmoso temple al afrontar -y ganar, en la mayor parte de los casos- docenas de enconadas batallas judiciales por el control de sus discos más populares y su imagen, que ahora sirve para vender todo tipo de productos. No obstante, Rita hace una distinción clara entre el mensaje "rastafariano" del difunto, que ella suscribe, y su comportamiento como ser humano. Rita ha dictado una autobiografía, No woman, no cry, traducida hace unos meses al castellano por Ediciones B, que describe una pobreza inimaginable: Marley ya era reconocido en Jamaica, como parte de los Wailers, pero la pareja vivía en una choza; Bob sólo tenía un par de calzoncillos, que Rita lavaba cada noche. No woman, no cry retrata a un Bob nada ejemplar, aunque menos desalmado que sus amigotes, capaces de saquear la taquilla de un concierto benéfico pensado para construir una escuela rasta. Machista y violento Machista y violento, el cantante dejó de cohabitar con Rita cuando le llegó la fama mundial, trasladándose a una mansión en Kingston, donde vivió con diversas amantes de clase media o alta -una de ellas llegó a convertirse en Miss Mundo- que despreciaban a la esposa. Aun así, Rita se ocupó de criar a algunos de los hijos bastardos procedentes de esas relaciones. Por el contrario, Bob no concedió a su mujer oficial esa misma libertad y se mostró agresivamente celoso, aparte de imponer su voluntad sexual sobre ella cuando ya estaban separados; de aquella violación nació otra criatura. Tampoco mostró mucho entusiasmo por la carrera de Rita como solista. Según ella, Bob era tacaño con su numerosa prole o con su propia madre, Cedella Booker, una dama muy religiosa que estos días ha estado cantando en Addis Abeba.




El viaje final de Bob Marley


DIEGO A. MANRIQUE - MADRID EL PAÍS - Las autoridades jamaicanas han puesto el grito en el cielo. Rita Marley acaba de anunciar que pretende exhumar los restos de su marido, Bob Marley, para enterrarlos en Shashemene, una localidad de Etiopía donde reside una comunidad de rastas jamaicanos a los que el emperador Haile Selassie cedió tierras (en la religión rastafariana Etiopía es la tierra prometida, y Selassie tiene consideración de divinidad). Para el Gobierno de Jamaica, la decisión es un insulto nacional y una zancadilla económica: Bob es su ciudadano más reconocido universalmente, y su tumba se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la isla. Rita ha recordado que, en Jamaica, Bob fue encarcelado por posesión de marihuana y sufrió un intento de asesinato.

La relación de Rita con Etiopía se ha profundizado en los últimos tiempos: el próximo mes se desarrollarán conciertos y otras actividades en Addis Abeba, la capital del país africano, alrededor del sesenta aniversario del nacimiento de Bob, que nació un 6 de febrero. Para la viuda, no hay nada que discutir: "Bob hubiera preferido reposar en el continente africano más que en una isla donde sus antecesores fueron llevados como esclavos". El argumento tiene un punto débil: Bob Marley era hijo de un militar blanco de Liverpool y pasó mucho más tiempo en el Reino Unido que en África.


El porro me da la fuerza que necesito

para cagar a palos a mi jermu
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New