Check the new version here

Popular channels

Boludeces que pueden salvar una vida



Este Frasco de Pastillas puede Salvar tu vida,Hazlo tu mismo




Una frase súper conocida, y que seguramente has escuchado antes es: "¡Nunca se sabe!"

Es mejor prevenir que lamentar, y por eso, no está demás llevar un rollo de papel higiénico en la parte trasera del coche, un par extra de zapatos en tu bolso, tener un extintor de incendios en tu casa.. En fin, no hay límites para aplicar el "nunca se sabe".


Siempre hay que estar preparado para cualquier situación imprevista o emergencia, y es por eso que esta idea que verás a continuación, es demasiado genial e inteligente.

Aquí te mostraremos cómo hacer un kit de supervivencia de bolsillo perfecto. Te alegrarás de no haber tirado esos frascos de pastillas viejos - o en realidad, cualquier frasco de plástico que te funcione - porque "nunca se sabe". ¿Y lo mejor de todo? La mayoría de los suministros que usarás son muy baratos! Así que sin mucho dinero ni esfuerzo, estarás listo para cualquier situación. Echa un vistazo.



Retira la etiqueta de tu frasco, y luego límpialo muy bien. Luego, reúne los siguientes elementos:


1. Linterna de emergencia. Una linterna de dos pulgadas se inserta perfectamente en un frasco de pastillas. Si hay un corte de energía, o te quedas sin gasolina en medio de la nada, te alegrarás de tener un poco de luz.
Puedes encontrarlas en Amazon, muy baratas.




2. Fósforos. En caso de tener que encender una vela o una fogata, estarás preparado.




3. Con un poco de pegamento, coloca una tira de material para encender tus fósforos, debajo de la tapa del frasco.



4. Un encendedor miniatura.




5. Algún caramelo. Si te encuentras en medio de una larga caminata, o varado en algún lugar, el nivel de azúcar en tu sangre podría empezar a bajar, lo que es especialmente peligroso para los diabéticos. Un caramelo puede salvar tu vida!




6. Papel de aluminio. Un pedazo de papel de aluminio tiene cientos de usos diferentes, como mantener la comida caliente, reparar cosas electrónicas, o hacer una señal en busca de ayuda.




7. Imperdibles o alfileres. Aunque no parezca, estos pequeños imperdibles son muy útiles! Pueden fijar una gasa alrededor de la herida, ayudan a hacer un cabestrillo, o - cuando se esterilizan - podrían sacar una astilla enterrada en la piel.




8. Toallitas desinfectantes.
La desinfección es muy importante para la supervivencia. Limpiar una herida es totalmente necesario.




9. Ungüento antibiótico. Un tubo completo de ungüento puede ser costoso y grande. Toma una pajilla o pitillo y córtalo del tamaño del frasco. Luego llénalo con ungüento, y después sella los extremos.




10. Vendajes de tela. Después de que desinfectas la herida y la tratas con antibióticos, estos vendajes son perfectos para mantenerla limpia.




11. Organiza los suministros, a continuación, cuidadosamente dentro del frasco.



Si tienes espacio extra en el frasco, podrías considerar guardar también los siguientes artículos: un gancho de pesca, alambre de la pesca, tiras de cinta adhesiva, gasas, pinzas, o una pequeña navaja de bolsillo.




Ahora tienes un kit de supervivencia completo, que ocupa muy poco espacio. Es el complemento perfecto para tu bolso, mochila, bolsillo, o guantera del coche.



Recomendaciones generales



- Lugar seco y protegido del posible alcance de los niños, cerrado con llave, en alto o con otro sistema de difícil apertura.

- Guardar los prospectos y envases de todos los productos, si en algún momento hay alguna intoxicación, llevar siempre el envase o prospecto al centro donde le atiendan.

- Revisar el contenido del botiquín al menos un par de veces al año, para reponer lo que se haya gastado y desechar aquello que esté caducado.

- Si tiras los envases, apuntar siempre en los blisters con rotulador indeleble la fecha de caducidad y el nombre del producto si no figuran.

- Siempre ayuda poner un cartelito pegado con el teléfono de emergencias y el del Centro de Información Toxicológica.

- Si el receptáculo se deteriora o ensucia (sobre todo en los vehículos), cambiarlo, ayudará a conservar mejor su contenido.





COMO REALIZAR UNA RCP


La reanimación cardiopulmonar (RCP), o reanimación cardiorrespiratoria (RCR) usualmente consiste en una combinación de compresiones sobre el pecho y reanimación respiratoria, pero el método exacto necesario variará dependiendo de quién es la víctima.

Método de RCP rápida usando sólo las manos en adultos y adolescentes




1- Controla si responde. Si un adulto o un adolescente colapsa pero continúa consciente, no se necesita RCP. Sin embargo, si él o ella pierde la consciencia y ya no responde, debes realizar RCP.
La RCP usando sólo las manos es ideal para aquellas personas que no han recibido entrenamiento formal sobre cómo realizar RCP. No incluye los pasos de “reanimación respiratoria” que se asocian a la RCP convencional.
Agita suavemente a la víctima tomándola por los hombros o pregúntale en voz alta y clara: “¿Estás bien?”. Si no responde, comienza de inmediato el procedimiento de RCP.







2- Llama al 911. Inmediatamente debes llamar al número de emergencias local antes de hacer cualquier otra cosa.
Si hay dos o más personas, una de las personas debe llamar para pedir ayuda mientras la otra comienza a realizar RCP.






3- Mantén a la víctima acostada. Para poder realizar RCP usando sólo las manos, la víctima tiene que estar acostada con su pecho hacia arriba.
Suavemente acuesta a la víctima. Si es posible, coloca a la víctima sobre una superficie firme.
Arrodíllate al lado de la víctima cerca de sus hombros.
No obstante, nota que no debes mover a la víctima si crees que él o ella sostuvo alguna lesión en el cuello o en la cabeza.






4- Rápidamente presiona el centro del pecho de la víctima. Coloca una mano directamente sobre el centro del pecho de la víctima y la otra mano sobre la primera. Presiona el pecho de la víctima firme y rápidamente.
Las compresiones deben coincidir aproximadamente con el ritmo de la canción de música disco “Stayin´ Alive”.
Para ser más precisos, las compresiones deben ir a un ritmo de 100 compresiones por minuto, como mínimo.
Presiona el pecho lo más fuerte que te sea posible sin perder el ritmo.






5- Continúa presionando según sea necesario. Realiza las compresiones en el pecho hasta que la víctima responda o hasta que lleguen los profesionales médicos de emergencias y se hagan cargo.



RCP convencional para adultos y niños




1- Determina si la víctima no responde. Si la víctima está inconsciente y no responde, tendrás que comenzar RCP.
Mueve o agita suavemente a la víctima tomándola por los hombros. Si él o ella no responde, debes prepararte para realizar RCP.
Pregúntale en voz alta y clara: “¿Estás bien?”. Si la víctima no responde, prepárate para realizar RCP.




2- Llama al 911. Si hay dos personas, una debe comenzar a realizar RCP mientras la otra llama al número de emergencias local. Si sólo hay una persona, llama al número de emergencias local antes de empezar a realizar RCP.
Si estás realizando RCP en un niño que tiene entre 1 y 8 años, y eres la única persona que puede asistir a la víctima, realiza cinco ciclos de compresiones de pecho y de reanimación respiratoria antes de llamar al 911. Esto te debe llevar aproximadamente dos minutos. Sin embargo, si hay dos personas que pueden asistir a la víctima, una de ellas tiene que llamar al 911 mientras la otra realiza RCP.
Hay una excepción a esta regla en el caso de los adultos. Si la víctima no responde debido a que se ha ahogado o asfixiado, realiza RCP durante un minuto antes de llamar al número de emergencias local.
Al llamar al 911, llegarán los paramédicos al sitio de la emergencias. Normalmente, el despachador también te podrá dar instrucciones sobre cómo realizar RCP.




3- Acuesta a la víctima. Posiciona a la víctima de manera tal que él o ella quede acostada sobre una superficie firme. Arrodíllate al lado de la víctima de manera tal que tus rodillas se alineen con el cuello y los hombros de la víctima.
Sin embargo, si la víctima sostuvo alguna lesión en la cabeza o en el cuello, no debes moverla ya que al hacerlo podrías causarle mayores daños.




4- Coloca tu mano sobre el centro del pecho de la víctima. Coloca la parte inferior de tu mano dominante sobre el centro del pecho de la víctima, entre los pezones. Coloca tu otra mano directamente sobre la mano que ya posicionaste.
Tus codos tienen que estar derechos y tus hombros tienen que estar por arriba de tus manos.
Si le realizas RCP a un niño que tiene entre 1 y 8 años, solamente usa una mano para realizar las compresiones.





5- Realiza las compresiones sobre el pecho. Presiona el pecho para que se comprima al menos 2 pulgadas (5 cm). Continúa así, presionando fuerte, bombeando a un ritmo de al menos 100 bombeos por minuto.
Esto es igual a aproximadamente 5 bombeos cada 3 segundos.
El ritmo es el mismo tanto para adultos como para niños.
Si el niño tiene entre 1 y 8 años, tendrás que hundir el esternón 1/3 a 1/2 de la profundidad del pecho del niño.
Si no te han entrenado para realizar RCP, continúa con las compresiones sobre el pecho hasta que la víctima responda o hasta que lleguen los paramédicos.
Si te han entrenado para realizar RCP, realiza 30 compresiones sobre el pecho antes de avanzar al siguiente paso.





6- Inclina hacia atrás la cabeza de la víctima para desobstruir la vía respiratoria. Coloca tu palma sobre la frente de la víctima y suavemente inclina su cabeza hacia atrás. Usa tu otra mano para mover suavemente el mentón de la víctima hacia adelante, para así abrir la vía respiratoria.
Tómate 5-10 segundos para revisar si la víctima tiene respiración normal. Busca movimientos del pecho, escucha para ver si respira y revisa la víctima para ver si puedes sentir su respiración en tu mejilla o en tu oreja.
Nota que jadear no se considera respiración normal.





7- Coloca tu boca sobre la boca de la víctima. Usa una mano para taparle la nariz a la víctima. Cubre totalmente su boca con tu propia boca.
Necesitas que tu boca actúe como un sellado entre tu boca y la de la víctima, para que el aire no pueda escapar mientras tratas de darle respiración boca a boca.





8- Realiza dos reanimaciones respiratorias. Ingresa aire hacia adentro de la boca de la víctima durante un segundo. Observa su pecho para determinar si se eleva después de haberle dado aire. Si se eleva, vuelve a darle aire.
Si el pecho de la víctima no se eleva después de haberle dado aire la primera vez, intenta desobstruir la vía respiratoria nuevamente, inclinando su cabeza hacia atrás y levantando el mentón antes de darle aire una segunda vez.
Si le realizas RCP a un niño que tiene entre 1 y 8 años, dale aire de manera más suave.
Nota que un ciclo de RCP consiste en 30 compresiones sobre el pecho y dos reanimaciones respiratorias. Esto es así tanto para adultos como para niños.





9- Repite el ciclo según sea necesario. Después de las dos reanimaciones respiratorias continúa con otra serie de 30 compresiones sobre el pecho y dos reanimaciones respiratorias más. Repite el procedimiento según sea necesario hasta que la víctima responda o hasta que el personal médico de emergencias se haga cargo.




Método de RCP para infantes (menores de 1 año)





1- Evalúa la situación. La causa más común de asfixia infantil es el ahogo. Tienes que evaluar la situación para determinar si la vía respiratoria está total o parcialmente obstruida.
Si el bebé está tosiendo o atragantándose, la vía respiratoria está obstruida parcialmente. Deja que el bebé siga tosiendo porque esta es la mejor forma para eliminar la obstrucción.
Si el bebé no puede toser y empieza a tomar un color rojo brillante o azul, la vía respiratoria está totalmente obstruida. Tendrás que darle golpes en la espalda o realizarle compresiones sobre el pecho para eliminar la obstrucción.
Si tu bebé está enfermo o tiene una reacción alérgica o se está asfixiando porque la vía respiratoria está inflamada, puedes realizar las compresiones sobre el pecho y la reanimación respiratoria pero tienes que llamar al servicio local de emergencias inmediatamente.




2- Llama al 911. Si otra persona está contigo, haz que esa persona llame al servicio local de emergencias mientras tú empiezas a realizar RCP. Si eres la única persona que puede asistir a la víctima, realiza RCP durante dos minutos antes de llamar al 911.
Si crees que la víctima se está asfixiando porque la vía respiratoria está inflamada, llama inmediatamente al 911.




3- Posiciona al bebé entre tus antebrazos. Posiciona al bebé de manera tal que él o ella esté boca arriba sobre un antebrazo. Sostén la parte posterior de la cabeza del bebé con la mano del mismo antebrazo. Coloca tu otro antebrazo en frente del bebé y suavemente dalo vuelta para que quede boca abajo y entre medio de tus brazos todo el tiempo.
Usa tu dedo pulgar y los otros dedos para sostener la mandíbula del bebé mientras lo das vuelta.
Baja el brazo de abajo hacia tu muslo. La cabeza del bebé tiene que estar más abajo que su pecho.
Nota que los golpes en la espalda sólo se deben realizar si el bebé todavía está consciente. Si el bebé pierde la consciencia, no le des golpes en la espalda y directamente procede a hacer compresiones sobre el pecho y reanimación respiratoria.




4- Dale golpes en la espalda para eliminar una obstrucción de la vía respiratoria. Usa la parte inferior de tu mano dominante para darle cinco golpes suaves pero firmes en la espalda, entre los omóplatos del bebé.
Continúa sujetando el cuello y la cabeza del bebé sosteniendo su mandíbula entre tu dedo pulgar y el índice.




5- Acuesta al bebé. Después de haberle dado golpes en la espalda, coloca tu mano libre sobre la parte posterior de la cabeza del bebé, descansando tu brazo firmemente a lo largo de la columna del niño. Cuidadosamente, da vuelta al bebé para que quede boca arriba nuevamente.
El bebé tiene que quedar entre tus brazos mientras lo das vuelta.




6- Posiciona tus dedos en el centro del pecho del bebé. Posiciona las puntas de dos o tres dedos en el centro del pecho del bebé mientras sostienes su cuello y su cabeza con tu otra mano.
Usa tu dedo pulgar y los otros dedos para sostener la mandíbula del bebé mientras lo colocas entre tus antebrazos. El brazo de abajo tiene que sostener la espalda del bebé sobre tu muslo opuesto y la cabeza del bebé tiene que estar más abajo que el resto de su cuerpo.
También puedes acostar al bebé sobre una superficie plana y firme como una mesa o el piso.
Tienes que colocar tus dedos entre los pezones del bebé en el centro de su pecho.




7- Comprime suavemente el pecho. Presiona el pecho, comprimiéndolo aproximadamente 1,5 pulgadas (4 cm).
Si el bebé está consciente sólo realiza 5 compresiones.
Si el bebé está inconsciente realiza 30 compresiones.
Bombea rápidamente a un ritmo de 100 compresiones por minuto.
Cada compresión debe ser suave, no abrupta ni inestable.




8- Cuidadosamente desobstruye la vía respiratoria. Inclina suavemente la cabeza del bebé hacia atrás levantando el mentón con una mano y empujando la frente con tu otra mano. Sin embargo, no dobles demasiado el cuello del bebé hacia atrás porque al hacerlo puedes causarle daño.
Tómate 10 segundos o menos para revisar si respira. Deberías poder sentir la respiración del bebé sobre tu piel, escuchar los sonidos producidos al respirar o ver los movimientos de su pecho.




9- Cubre la nariz y la boca del bebé con tu propia boca. No tienes que taparle la nariz al bebé como lo harías con un adulto. En cambio, cierra las vías respiratorias del bebé colocando toda tu boca sobre la nariz y la boca de la víctima.




10- Realiza dos veces reanimación respiratoria suave. Sopla aire adentro de la boca del bebé una vez. Si el pecho se mueve, sopla aire una segunda vez.
Si el pecho no se mueve, intenta desobstruir la vía respiratoria antes de administrar el segundo soplido.
No le des bocanadas profundas de aire de tus pulmones. En cambio, usa los músculos de tus mejillas para administrar soplidos suaves.




11- Revisa si hay algún objeto extraño alojado en la vía respiratoria. Fíjate si hay algún objeto en la boca del bebé que pudiera estar impidiendo la respiración normal. Si puedes ver el objeto, sácalo cuidadosamente usando tu dedo meñique.




12- Repite el ciclo según sea necesario. Repite las compresiones sobre el pecho y la reanimación respiratoria según sea necesario hasta que el bebé empiece a respirar de nuevo o hasta que los profesionales médicos de emergencias lleguen.
Si crees que el bebé se está ahogando con un objeto extraño, debes revisar su boca después de cada serie de compresiones sobre el pecho.
Cada ciclo debe consistir de 30 compresiones sobre el pecho seguidas de dos soplidos de emergencias.










0
20
0
20Comments
      giro7000

      hola, vengo a aportar.

      siempre tener a mano AJO. es un excelente anticeptico y sirve para aliviar los ataques respiratorios (asma y parecidos) solo con molerlo un poco ya sirve como anticeptico, y con ponerlo en las fosas nasales liberas las obstrucciones mucosas que impiden la respiracion normal.
      y es un poderoso afrodisiaco .

      0
      Profetargento

      por el "nunca se sabe" nunca me subí a la Montaña Rusa ni juegos similares; voy bien atento cuando camino por las calles (cualquier desquiciado o ebrio podría atropellarme), etc

      0
      yesilocalinda

      muy bueno...

      0
      DecanoBenderGuer

      Macnavaja!

      0
      CimbronazoLaradi

      MacGiver sos vos?

      0
      -mkolp-

      +10

      0
      ErnestoSandalia

      Muy bueno, pero lo del RCP es preferible asistir a un curso. Nada de hacerse el heroe en la calle y terminar con tremendo quilombo legal

      0
      JCastlevania

      muy bueno 🤘

      0
      NDemivida

      alto Kit! esto tiene que ser top! +10

      0
      dungeondragon

      Esto tiene que ser top!!

      0