Check the new version here

Popular channels

Brasil en busca de la Hegemonía en America del Sur


“Estamos cansados de ser una potencia emergente”: la frase la pronunciaba Luiz Inácio Lula da Silva, con cierto aire de desparpajo, el mismo día en el que supo que había sido elegido para su segundo periodo en la presidencia de Brasil. Estas palabras, de una simpleza arrolladora, retratan el sentimiento de una nación que década tras década ha trabajado para figurar en la cima de los poderosos, pero sin conseguirlo. No obstante, cada vez se acerca más y más.

Hoy Brasil aspira a recibir el título de país desarrollado. Y aunque son muchas las metas que aún faltan por cumplir, también hay que señalar que son numerosos los pasos que ya ha dado en la dirección correcta.

No de otro modo se entienden los asombrosos logros que este país ha alcanzado en la última década. Así, para muchos analistas el hecho de que el Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016 se vayan a realizar en Brasil se debe a la importante situación geoestratégica brasileña y a la ascendente pujanza económica de este gigante latinoamericano, el cual se encuentra cada vez más alejado del tedioso concepto de lo tercermundista.

Acerca de los países que emergen, cabe anotar que la discusión y anhelo, de parte de éstos, por llegar a aquel selecto número de naciones exitosas no es para nada baladí. La historia nos muestra de qué manera y con qué intensidad los Estados han buscado convertirse en las potencias dominantes.

Así, si hacemos un sencillo ejercicio dialéctico podremos hacernos una mejor idea sobre lo anterior. Ya en el siglo XVII se puede ver que la Paz de Westfalia, que dio término a la Guerra de los Treinta Años, dejó el sistema de relaciones internacionales sustentado en la soberanía del Estado.

Por esta época las grandes potencias eran Francia y Suecia, y las sucedían Inglaterra, Austria, España y Países Bajos. Pero con la caída de Napoleón Europa se volvió a reacomodar mediante el Congreso de Viena y se confirmaron cinco nuevas grandes potencias: Imperio Austro-Húngaro, Gran Bretaña, Prusia, Rusia y Francia. Luego, la Primera Guerra Mundial cambió una vez más a los jugadores del tablero y dejó a Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Japón. Ya al final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, en
el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se sentaron cinco victoriosos, pero las grandes superpotencias eran tan sólo dos: Unión Soviética y Estados Unidos, lo cual desembocó en lo que se conoció como la Guerra Fría.


De este modo, la desaparición y consolidación de las potencias es un suceso de vieja data. Ahora, si analizamos el siglo XXI podemos observar en el firmamento una Unión Europea fuertísima, unos Estados Unidos consolidados a pesar de sus múltiples errores y una China creciente y ambiciosa. Pero también vemos unas naciones que ya despuntan en este nuevo siglo y que luchan por consolidarse en el orden
de los grandes poderosos del planeta.

Brasil es uno de ellos. Y es precisamente esto lo que ha inspirado a la Universidad Sergio Arboleda, a través de su revista Crónica, para realizar una publicación dentro de la cual se ahonde en las diferentes lógicas políticas, económicas y sociales de este Estado, para encontrar ese factor común, esa causa, esa semilla que ha convertido al pueblo brasileño en emergente.

En esta edición se abordará en toda su complejidad a Brasil, la novena potencia económica del globo terráqueo. Por ejemplo, si nos basamos en cifras sobre la educación de la Comisión Económica para América y el Caribe (CEPAL) podemos encontrar que este país tiene un alfabetismo del 88%, una matriculación neta en enseñanza primaria del 98%, una matriculación neta en enseñanza secundaria del 75% y una tasa de educación superior del 20%. En la última década la pobreza extrema de Brasil se ha reducido del 35% en 2001 al 24% en 2008. Así, cerca de cuatro millones de ciudadanos dejaron de vivir en la pobreza y comenzaron a integrarse a la clase media que hoy ya sobrepasa el 50% de la población total. Y en cuanto a las cifras de competitividad, los resultados muestran un Estado que se ha consolidado y que ha logrado que hoy, tanto grandes como chicos, anhelen hacer negocios con este nuevo emergente. Así pues, dejamos en sus manos esta edición de revista Crónica dedicada al nuevo gigante de América Latina.


0No comments yet