About Taringa!

Popular channels

Brasil quiere romper el Mercosur

Kicillof, Timerman y Giorgi se reunieron con funcionarios de Dilma. Pero el debate por el bloque se llevó gran parte del encuentro.





La Argentina y Brasil no lograron alcanzar esta tarde un acuerdo por el nuevo protocolo automotor y se comprometieron a continuar las negociaciones, con el fin de consensuar el programa que debiera regir a partir del 1º de julio.

El motivo detrás del fracaso en las negociaciones, se debió a que gran parte de la cumbre se destinó a debatir sobre el futuro del Mercosur, un tema en el que ambos países tienen posiciones divergentes.

"Estamos en negociaciones positivas atendiendo las demandas de las dos partes", señaló a la prensa el canciller de Brasil, Mauro Vieira, sin dar mayores precisiones, tras reunirse con su par argentino, Héctor Timerman, y el ministro de Economía, Axel Kicillof y la de Industria, Débora Giorgi.

Ninguna de las dos delegaciones especificó cuándo y dónde se realizarán las próximas reuniones.

Una fuente al tanto de las conversaciones comentó a este medio que el problema de la cumbre fue que gran parte del tiempo se la llevó el debate sobre el futuro del Mercosur, por lo que el tema del convenio automotriz quedó relegado a un segundo plano.

Es que en Brasil existen presiones de diversos sectores para que el gigante sudamericano abandone el bloque comercial y empiece a firmar acuerdos bilaterales con otras naciones. Consideran que la Unión Aduanera con Paraguay, Uruguay y Argentina es “una traba” para el crecimiento. Dilma Roussef ya empezó a dar el primer paso en ese sentido: la semana pasada se juntó con su par charrúa, Tabaré Vázquez, y coincidieron en la necesidad de avanzar en entendimientos comerciales con la Unión Europea, con o sin el resto de los países del bloque.

"Me gustaría destacar el acuerdo con la UE, como uno de los pasos estratégicos en el área de comercio internacional en la región. Hacer el acuerdo entre el Mercosur y la UE, este año, es la prioridad en la agenda externa del bloque. Propondremos definir tan pronto como sea posible, la fecha de presentación simultánea de nuestras ofertas comerciales", había resaltado en ese entonces la presidenta de Brasil.

La mandataria brasileña fue más allá y dijo que "el Mercosur debe ser perfeccionado" y sin nombrar a la Argentina-el segundo miembro más grande de esa Unión Aduanera- ni a la presidenta Cristina Fernández añadió que "todos tienen que adaptarse a la situación".



Las negociaciones entre el Mercosur y la UE para alcanzar un acuerdo de libre comercio, fracasaron reiteradas veces debido a la falta de una propuesta común, entre los socios de la unión aduanera sudamericana, en especial, por las dilaciones que le impuso la Argentina a la negociación. Y es que el país se opone a una apertura comercial mayor como la que plantean Brasil o Uruguay.

Este tema crucial para el futuro del bloque-los países miembros no pueden hacer acuerdos bilaterales por su cuenta- se coló en la reunión con los funcionarios brasileños y prácticamente se terminó llevando todo el tiempo de la cumbre.

"Fue un diálogo positivo y avanzamos en varios temas para la cumbre Celac-UE, para la cual ambos países tendrán posiciones similares, que hacen al interés de nuestros pueblos, pensando en el desarrollo y la inclusión social, en términos de comercio más equitativo para ambos bloques", indicó Timerman.

La cumbre se celebrará en Bruselas durante la segunda semana de junio, y según adelantó Clarín, Cristina no asistirá.

El canciller también subrayó que ambos países están trabajando en "una oferta común para el acuerdo Mercosur-Unión Europea, que potencie los beneficios tanto para la Argentina como para Brasil". En tanto, la cumbre del Mercosur se realizará durante el mes de julio en Brasil.

Por su parte, el canciller brasileño, Mauro Vieira, señaló de manera escueta que el encuentro sirvió para "profundizar nuestros entendimientos bilaterales".

"Fue una reunión muy productiva, franca y abierta, de todas maneras seguimos la discusión de todos los temas que nos interesan", agregó Vieira.

En cuanto al protocolo automotriz, ambos países son proclives a renovar el actual esquema que regula el intercambio comercial de autos, que permite a la Argentina vender 1 millón de unidades por año a Brasil sin impuestos y a la vez fija una cuota de importación desde ese mercado por 1,5 millón.

Todo lo que supere esas cuotas pasa a pagar 35 por ciento de aranceles, aunque Brasil negocia además una cuota de 450 mil unidades anuales de períodos anteriores que no logró cubrir.

Ahora Brasil y Argentina tienen un mes más para alcanzar un acuerdo sobre el nuevo protocolo. En esta esfera, a diferencia del futuro del Mercosur, sí existen coincidencias entre los funcionarios de ambos países y el acuerdo estaría cerca de firmarse, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Vieira, acompañado por el ministro de Industria, Armando Monteiro, tuvo con Timerman y Kicillof un encuentro que se prolongó por tres horas, tras el cual los funcionarios hablaron con la prensa evitando dar precisiones sobre las diferencias que mantienen. Giorgi no participó de la conferencia porque tenía previsto un acto de antemano.

A diferencia de otras oportunidades y en respeto a los funcionarios visitantes, la sala de conferencias del Palacio de Hacienda no fue ocupada por empleados de la casa y sólo estuvieron presentes periodistas de ambos países.

Kicillof afirmó que "es la segunda reunión con avances sustanciales" pero pese a preguntas insistentes por el cauce de las negociaciones por el acuerdo automotor evitó dar precisiones.

"Estamos cerca porque hemos tenido más entendimientos que diferencias", recalcó el ministro de Economía argentino. En igual sentido se pronunció Vieira, quien también calificó como "muy positivo" el resultado del encuentro.
0No comments yet