About Taringa!

Popular channels

Cada tres días muere un uruguayo por cáncer de piel

Desde hace varias décadas crece en su forma más grave, el melanoma



El panorama cambió. Hace pocos años se podía decir que moría un uruguayo cada cuatro días por cáncer de piel. Ahora ocurre cada tres, según información que se desprende de la última publicación del Registro Nacional del Cáncer. Desde hace varias décadas se registra un fuerte incremento en su incidencia en Uruguay, especialmente en su forma más grave, el melanoma, y actualmente es el cáncer más frecuente del país.

El cáncer de piel es un problema sanitario cuyo gran factor promotor es la exposición a los rayos ultravioletas (UV) del sol, que provoca un envejecimiento precoz en la piel, por un lado, y la probabilidad de contraer cáncer, por otro. "Uno va a la playa el fin de semana y ve que la mayoría de las familias siguen bajando a los horarios de mayor exposición, entre las 11 y las 16 horas", dijo la subsecretaria del Ministerio de Salud Pública, Cristina Lustemberg en el lanzamiento de la campaña "Un verano redondo". Pero "el efecto de las radiaciones es acumulativo", agregó.

Se podría pensar que las personas expuestas al sol de forma crónica, durante años, muchas veces por cuestiones laborales, deberían ser los más afectados por esta enfermedad. Sin embargo, el melanoma es el tipo de cáncer de piel más grave y agresivo, con gran capacidad de generar metástasis (que se extienda el cáncer a otros partes del cuerpo) y que genera mayor mortalidad, es promovido por las exposiciones a los rayos UV de forma esporádica e intensa. "No es el que está todo el año expuesto al sol, sino que son personas que en períodos de vacaciones se exponen pocos días de forma muy intensa y eso lo repiten varias veces al año", explicó el dermatólogo Néstor Macedo a El Observador. Uruguay continúa siendo el país con mayor índice per cápita de personas diagnósticadas con melanoma.

Factor 30 ya no alcanza

Por otro lado, los factores de riesgo para desarrollar este tipo de cáncer no solo dependen de la exposición al sol. Hay personas que presentan mayor predisposición, que son los que tienen piel blanca, ojos claros y pelo rubio o pelirrojo. Estos individuos, al estar expuestos al sol suelen quedar rojos, y a pesar de eso, pocas veces se broncean. En tanto a los que les salen ampollas, los que tienen muchos lunares o antecedentes de cáncer de piel tienen un riesgo muy aumentado.

"Los niños y adolescentes son una población de riesgo y es allí donde hay que enfatizar todos los elementos de prevención", aseguró Macedo.Para el experto en dermatología las recomendaciones cambiaron. Mientras que durante muchos años se recomendó utilizar un protector con un factor no menor a 30, considera que el adecuado para la situación actual no debe descender de factor 40. Por el aumento en la incidencia del cáncer de piel se deben extremar las medidas.

En algunas latitudes el problema se agravó por la disminución de la capa de ozono, que acentúa el problema de la exposición por lo que llegan mayor cantidad de rayos UV. Uruguay "está en esas latitudes", dijo Macedo, pero sus consecuencias se verán a largo plazo porque implica la acumulación de las radiaciones durante años. "La incidencia del cáncer de piel va a seguir aumentando. Ahora vemos más cáncer de piel en pacientes más jóvenes de lo que veníamos viendo años atrás", aseguró.

Más allá del protector, que debe ser aplicado de forma homogénea media hora antes de la exposición, las recomendaciones para el experto son las medidas que ya se conocen: evitar las exposiciones en las horas del mediodía (entre las 11 y las 16 horas), proteger la piel con vestimenta de colores oscuros y trama cerrada (no blanco porque es el que menos defiende de los rayos UV), usar sombrero, lentes de sol y consultar al médico ante cualquier lesión nueva; en especial si se observa un crecimiento, es asimétrica y/o está formada por una variedad de colores.

Cuanto antes mejor

Tener un buen pronóstico depende de la precocidad del diagnóstico. Si el melanoma es removido en estados iniciales, el pronóstico es bueno, pero si tiene un nivel de invasión importante, la probabilidad de metástasis es alta y "el pronóstico se ensombrece".
El diagnóstico precoz requiere que todas aquellas poblaciones de riesgo consulten periódicamente a su dermatólogo y lo mismo para cualquier individuo que visualice una lesión nueva, que crezca, cambie de tamaño o de color. Existen procedimientos y herramientas que permiten hacer un seguimiento estricto, informaron desde el MSP.

En el caso de Uruguay, "el principal problema es la incidencia en aumento y la mortalidad del melanoma", agregó el dermatólogo, hecho que cada vez compromete a más personas jóvenes y alerta a las autoridades.

El nuevo atlas de mortalidad por cáncer en Uruguay (2009-2013), que fue publicado esta semana por el Registro Nacional del Cáncer, muestra que en comparación con el registro anterior (2004-2008), la cifra de muertes como consecuencia del cáncer de piel (melanoma y no melanoma) aumentó un 26% en tan solo cinco años.
0No comments yet
      GIF