Check the new version here

Popular channels

Cadáveres Políticos Azotando Cucos Otra Vez...

BATLLE, LACALLE Y SANGUINETTI

Salen al rescate

Publicado el 11/11/2014 - 6:00



Uno de los hitos de la campaña electoral fue la ironía lanzada por Luis Lacalle Pou respecto a los ex presidentes. En agosto dijo que de llegar al gobierno, los reuniría en un Consejo de Ancianos”.

El ataque era directo a su contendiente Tabaré Vázquez por también integrar el selecto grupo. No obstante, las condiciones han cambiado y el discurso de la necesidad de caras nuevas se ha visto solapado por la incidencia directa y a su favor de los tres ex presidentes de la oposición.

El primero fue Jorge Batlle, a él se sumó su padre, Luis Alberto Lacalle, y este lunes, Julio María Sanguinetti le puso la cereza a la torta.

“Si a nosotros nos toca gobernar vamos a convocar a los ex presidentes que, entre cosas les pagamos la jubilación (…) Viene a ser, que nadie se moleste, pero viene a ser una especie de Consejo de Ancianos”, dijo en tono jocoso el candidato nacionalista.

Es que en lo que va de la campaña, su ala del Partido ha hecho énfasis en la necesidad de renovación, de caras nuevas y de gente joven y capacitada para ocupar los cargos. No obstante, resultados de primera vuelta mediante, en los últimos días los históricos líderes de la oposición han arremetido contra el Frente Amplio como bloque y esgrimiendo el mismo argumento.

Batlle: “engañan al pueblo”

El primero en zambullirse en la campaña fue el colorado Jorge Batlle. El ex mandatario utiliza asiduamente su cuenta de Facebook para desde allí atacar sin reparos a la fuerza de gobierno. En los últimos meses ha dedicado cataratas de caracteres a mostrar sus discrepancias, enfatizando en que “se hace necesario darle a Uruguay no sólo un gobierno republicano y democrático, sino cambiar el rumbo para enfrentar las dificultades que van a llegar”.

El ex presidente llegó a decir que “el FA es la representación más auténtica del atraso intelectual” y que “si hay algo que está demostrado es que el Frente Amplio, que se llama a sí mismo de izquierda, es la organización más conservadora que existe en el escenario nacional”.

No obstante, su reciente explicación a la hora de pedir el voto a Lacalle Pou se centra en que “no hay que caer en las mismas situaciones sociales, económicas y políticas que los distintos integrantes de esta familia ideológica”, en referencia a un presunto populismo latinoamericano.

“El engaño como política es perverso para el pueblo. Castiga a los que menos tienen y premia a algunos pocos, sobre todo si son amigos del gobierno, si son capaces de regalarte hasta un auto, a esos premia. Todos los demás, los que menos tienen, pagan”, agregó ayer en una nueva arremetida.

Lacalle: “hay que frenar los regímenes autoritarios”

Tras él vino Luis Alberto Lacalle, que si bien había pactado no participar de la campaña, no aguantó la adversidad de suhijo y salió a intentar contrarrestar las cifras con la misma hipótesis que su colega colorado. El líder herrerista señaló el viernes en el foro “Democracia en las Américas 2014” que “uno de los mayores desafíos del continente es tratar de frenar el desarrollo en nuestro hemisferio de regímenes autoritarios” y que “todavía existe en algunos países de América la creencia que si a mí me votaron, puedo hacer lo que quiera”.

Con lo dicho, el ex presidente blanco dio letra a sus allegados en Uruguay, que salieron a atacar a la fuerza de gobierno por el costado de su vínculo “ideológico” con los países vecinos.

Sanguinetti: “El FA tiene estirpe autoritaria”

Quien faltaba era Julio María Sanguinetti, que si bien había participado de la campaña atacando al FA para apuntalar al derrotado Pedro Bordaberry, nunca había sido tan virulento a la hora de referirse a la fuerza de gobierno.

En una columna publicada ayer en el portal argentino Infobae, condenó las analogías que se han hecho entre el Batllismo y el FA y consideró como irreconciliables las posiciones de ambas corrientes políticas, intentando frenar la fuga de votos colorados hacia Vázquez.

Puntualmente, el ex presidente escribió “el batllismo es democracia liberal, y el FA no puede decirlo cuando su presidente acuñó el ya siniestro concepto de que la política predomina sobre lo jurídico”.

Tras ello y citando al Dr. Hebert Gatto, quien dijo “pese a las mutaciones ideológicas que atravesó la izquierda, es su fuerte antilliberalismo el que aún la domina”, agregó que “el modo abusivo como han empleado su mayoría parlamentaria es revelador de esa estirpe autoritaria”.

Asimismo, dijo que “las corporaciones sindicales ejercen el verdadero poder en la estructura frentista” y que “el batllismo respetó el valor del sindicalismo sin que desde el gobierno se lo contaminara políticamente”. Como si eso fuera poco, añadió que el Frente se acerca más al peronismo y al kirchnerismo actual.

“Asientan su poder en el manejo de una poderosa estructura gremial que ejerce un poder de hecho y es administradora de fondos públicos”, denunció, previo a sentenciar que “el FA es cada día más peronismo y menos socialdemocracia y así lo dicen los hechos”.

El argumento es el mismo en los tres, radicalización, antidemocracia y autoritarismo. Si bien el uso de este tipo de manifestaciones fue desestimado durante el primer tramo de la campaña a la luz de que “perjudicaba” a los presidenciables, la positiva y la presunta renovación no dieron resultado y también ponen en riesgo la performance del balotaje.

¿Darán los “ancianos” el empujón final? Los resultados del próximo de noviembre arrojaran la respuesta y permitirán constatar hacia qué lado fue el envión.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New