Info

Campañas Escandalosas de Benetton


Hacía tiempo que Benetton no nos escandalizaba con una de sus campañas.
Pero volvió a hacerlo y a lo grande:

nos levantábamos con la noticia de que una de las fotografías que formaba su campaña ‘Unhatedse retiraba. Pero bueno, es una de tantas campañas lanzadas por la casa italiana que ha removido las conciencias del viejo mundo, se han censurado pero ya han generado el suficiente ruido para que despierte la curiosidad del gran público. Y más ahora, con Google, gracias al cual, con todo indexadito, es posible encontrarlo.

Como lleva ocurriendo desde hace años, el artífice de la campaña es Oliverio Toscani, un fotógrafo que sabe perfectamente qué teclas tocar para hacer sentir incómoda a la gente, tratando todo aquello que por ser políticamente correcto nos parece apropiado tratar pero que realmente preferimos no ver:
el sida, el racismo, la diferencia, el sexo, la mezcla… Todo un clásico es lo que se refiere a la ética del marketing. ¿Es correcto que lo use? ¿Por qué lo usa? ¿Va más allá?
A continuación van doce de las muchas campañas que ha hecho, que no han dejado indiferentes a nadie:


1. Hermanos de leche (1989)
Desde el principio, Benetton siempre ha jugado con la mezcla de etnias: niños, manos, muñequitos de diferentes tipos de madera… Todo muy políticamente correcto hasta que aparece un pecho, amamantando a un niño. ¿Pero no habíamos quedado en que la lactancia era una imagen hermosa? Pues debe ser según y cómo.



2. La paz sea contigo, hermana (1991)
Uno de los primeros escándalos de la publicidad de Benetton: un cura, con un sotana blanca, y una monja, con su níveo hábito, besándose en la boca. Mejor omito cierto dicho anticlerical.



3. Piedad (1991)
La escena final de la vida de David Kirby, afectado por la misma enfermedad contra la que luchaba como activista, el sida, rodeado de sus familiares, fue convertida en un trasunto de la Piedad de Cristo.



4. Recién nacidos… (1991)
¿Quién nos diferencia? Aunque no fue retirado como tal, sí que algunos medios lo censuraron.



5. Mosaico (1993)
Seguimos tensando la tolerancia del público, a través de un mosaico de genitales masculinos y femeninos. Retirado también en su momento, aún recuerdo cuando lo vi, aún más grande, en una revista a dos páginas, con imágenes de un centímetro cuadrado.



6. A un soldado muerto (1994)
Enfocada a criticar el conflicto de los Balcanes y la reacción internacional, Benetton no se libró tampoco de su dosis de polémica y crítica, pues se les acusó de querer hacer marketing gracias a las desgracias humanas que conlleva una guerra.



7. Caballo negro, jaca blanca (1996)
Supongo que, visto los escándalos que provocaba el intercambio lúbrico entre personas, decidieron optar por los caballos, que siempre hacen bonitas estampas. O no.



8. Cuestión de corazón (1996)
¿En qué nos diferencia el color de la piel? Sí, no es apta para gente poco aficionada a la casquería, pero ¿retirarla como hizo Gran Bretaña?



9. Atlanta 96
Con motivo de estas Olimpiadas, Benetton jugó con el símbolo olímpico y con su recién estrenada venta de cajas de 3 condones en máquinas expendedoras. No es escandaloso pero visualmente me parece muy bonita y en la línea de algunos leit-motiv siempre presentes en sus campañas.



10. ¿Estás seguro de lo que ves? (fecha sin determinar)
Sí, lo estás pensando, pero ¿estás seguro de que es eso? Porque… ¿dónde lo pone?



11. Aislada por los tuyos (2008)
África es el continente olvidado y desconocemos muchos de los problemas de su día a día. Uno de ellos, los problemas que tienen los albinos negros para ser aceptados dentro de su sociedad.



12. Unhate (2011)
Tiene gracia que la campaña se llame Unhate y genere tanto rechazo. El beso de Benedicto XVI y el omán de la mezquita de Al-Azhar ha sido retirado (aunque Google lo seguirá recordando), pero seguiremos viendo los de Nicolas Sarzoky con Angela Merkel, el de Barack Obama con Hugo Chávez o el de Benjamin Netanyahu con Mahmud Abás.