Check the new version here

Popular channels

Carl Vaernet el médico nazi que curaba la homosexualidad

Carl Peter Værnet (Astrup, Århus, Dinamarca; 28 de abril de 1893 – Buenos Aires, Argentina; 25 de noviembre de 1965) fue un mayor de las SS y médico en el campo de concentración de Buchenwald. Experimentó extensamente con hormonas y otros posibles remedios para «curar» la homosexualidad, de cuyas consecuencias morirían por lo menos 13 presos en las semanas sucesivas al tratamiento. Sus investigaciones estaban bajo la autoridad del jefe de la Gestapo, Heinrich Himmler.



Una tumba en el Cementerio Británico de Buenos Aires, Argentina. Un nombre, el de Carl Peter Vaernet, cuya sola mención provoca escalofríos. Una historia que comenzó con la locura de Adolf Hitler y el Reich de los Mil Años, para desembocar en la frenética búsqueda de fórmulas para la eterna juventud y la "cura" de la homosexualidad. Ofrendas siniestras para prolongar la vida del Führer y la inexistente raza aria que tuvieron como uno de sus máximos responsables a un Mayor de las SS de la Alemania nazi. Aquí la historia de Carl Peter Vaernet, el "especialista" y "científico" criminal nazi que, pisando las cabezas de miles de víctimas inocentes, gracias a una trama planificada por los Aliados tras la Segunda Guerra Mundial y culminada por Juan Domingo Perón en la Argentina, le dieron una segunda e inmerecida oportunidad en la vida.

Génesis de algunas atrocidades nazis:
Cuando Adolf Hitler tomaba el poder el 30 de Enero de 1933 y proclamaba a los cuatro vientos que en Alemania comenzaba a gestarse el "Reich de los Mil Años" no estaba esgrimiendo una de sus tantas brabuconadas por que sí. Eran muchos los alemanes (y no sólo los simpatizantes del Nacional Socialismo) que creían fervientemente en la superioridad de la inexistente "raza aria" y así las cosas no eran precisamente pocos los que sostenían que para que ese imperio de 10 siglos pudiera convertirse efectivamente en realidad, los "puros" y "superiores" arios debían no sólo doblegar a los "subhumanos" de "otras razas" que no compartían esa "bendición ancestral" de los germanos, sino que además debían reproducirse de manera y en cantidades tales como para hacer que los de "raza aria" sean una inmensa y perdurable mayoría. Los nazis (y no sólo ellos) sostenían (y no sin razón) que las "otras razas" procreaban más seres que los "arios" y, como no podía ser de otro modo, actuaron en consecuencia. A su modo, claro... Para completar y hacer aún más complicado este dilema, ahí estaba el mismísimo Hitler: el Führer, según pasaban los años, se empecinaba en ser visto como un ser providencial, capaz (únicamente él) de llevar adelante la tan ansiada transformación alemana y como si fuera poco no tenía (aparentemente) descendencia, por lo cual se hacía más que necesario que los "especialistas", "investigadores" y médicos" nazis comenzaran una ardua tarea en pos de encontrar las diferentes maneras de hacer que la vida de los "arios" se extendiera mucho más de la media normal, por no decir que en realidad buscaban la fórmula de la eterna juventud o, si se quiere, el modo de vivir para siempre. El principal beneficiario de ese sensacional descubrimento sería justamente Adolf Hitler: había que darle al Führer la chance de seguir al frente del Reich por tantos años como fuese posible, prácticamente hacerlo "inmortal". Toda una locura.
El nefasto Josef Goebbels, a través de su tan letal, mentiroso y efectivo aparato de propaganda, sabía como hacer lo suyo. Los mensajes que diariamente se enviaban en pos de hacer creer en la supuesta e inventadísima inmortalidad de Hitler no se hacían esperar, y se centraba ese discurso en los innumerables casos en los que Hitler, como alumbrado y guiado por la Providencia, lograba escapar una y otra vez de funestos atentados contra su vida, de los cuales siempre ha salido indenme. Goebbels hacía lo suyo y los "científicos" nazis deberían hacer "su parte" para completar la faena. La tarea era titánica: hacerlos a Hitler y a sus súbditos , efectivamente, inmortales.

Hitler le dio plenipotenciarios poderes a su nefasto médico personal, Karl Brandt. En una movida típica de los estados y gobiernos totalitarios, el nazismo se valió de millones y millones de marcos del Reich (quitados de la boca y los bolsillos de los ciudadanos comunes) destinados a investigaciones criminales con mentirosa cobertura científica o médica. El grosero despilfarro de fondos públicos de manera desmesurada mientras el ajuste se comenzaba a sentir entre el común de la población en tiempos previos a la segunda guerra mundial (y durante la guerra también), fue una de las marcadas características del régimen nazi y entre los "beneficiarios" de esas medidas se encontraba precismente Karl Brandt, quien además hacía las veces de Ministro de Salud del Tercer Reich. Hitler le confirió poderes y medios económicos absolutos a Brandt y en consecuencia nadie podía hacer su movida sin antes consultarle y conseguir su "bendición". Entre quienes podían llegar a hacer "su movida" estaban Heinrich Himmler, jefe supremo de las SS y cabeza ejecutiva e ideológica de la tenebrosa Ahnenerbe (Comunidad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral)(1) creada para demostrar la superioridad y orígenes de la raza aria; y el gigante industrial I.G. Farbenindustrie A.G.
La I.G. Farben era un conglomerado de industrias (200 aproximadamente) al servicio del Reich que podía producir desde anfetaminas hasta diferentes tipos de combustible, y en el medio todo lo imaginable. Desde la cúpula de la empresa decidieron ir aún más lejos que las primigenias ideas de Brandt y comenzaron a fogonear la idea de que esa "fórmula de la eterna juventud", que además de conseguirse, sea aplicada (una vez conseguido el objetivo) a todos y cada uno de los alemanes. Todos los alemanes deberían ser "inmortales" o por lo menos, muy longevos y activos sexualmente, tanto como se pudiera. El comienzo de la segunda guerra mundial, las bajas que empezaron a darse y (nuevamente) la inexistente (por lo menos hasta entonces) descendencia de Hitler comenzaron a convertir la idea de la "extensión del tiempo de vida más allá de lo habitual" en una verdadera obsesión para los "científicos" nazis.



"Experimentos" de Vaernet con homosexuales en Buchenwald.

Karl Brandt se lo había puesto entre ceja y ceja y además sabía de qué manera convencer sin más vueltas a Hitler sobre la importancia de los temas en cuestión: la mejora de la raza aria, la "cura" de la homosexualidad (sobre todo y fundamentalmente en hombres arios, en alemanes "puros", la extensión del tiempo de vida más allá de lo habitual, la salud perfecta, la vida sexual plena a pesar de los años de vida y la multitudinaria procreación de nuevos seres puros nacidos de madres alemanas que fueran capaces de engendrar decenas de hijos, por no decir centenares. Era un maquiavélico y diabólico plan orquestado para poblar al mundo con seres arios y, de paso, para lograr que los que ya habían nacido se beneficien con la ansiada fórmula de la eterna juventud y por consiguiente llegaran a ser longevos hasta límites insospechados.
Entre el grupo "selecto" de "médicos, especialistas y científicos" de elite encargados de semejantes e infaustas tareas estaban además de Karl Brandt; el "Angel de la muerte" Joseph Mengele y un tal Carl Peter Vaernet (en pocas ocaciones mencionado también como Karl, con K), éste último absolutamente dedicado al "tratamiento" y "cura" de la homosexualidad.


Historia de los Nazis contra los homosexuales:
La gran libertad de prensa que hubo durante la república de Weimar provocó una explosión de material impreso sobre la homosexualidad, como "Der Eigene" (El Tesoro) publicación editada por otro grupo de defensa de los derechos de los gays, "Gemeinschaft der Eigenen". Durante el período de entreguerras se publicaron treinta diarios, revistas y boletines diferentes dirigidos exclusivamente a homosexuales. Aparecieron novelas y libros de todo tipo. En 1919 se realizó la película "Anders als die Andern" (Diferente a los demás), interpretada por Conrad Veidt, que narraba la historia de un homosexual víctima de chantaje que recurría a la ayuda de un médico famoso (interpretado por Magnus Hirschfeld); por lo visto los chantajes a homosexuales eran una auténtica industria en Alemania. En 1921 se fundó el grupo de teatro de orientación homosexual "Theater des Eros". Pero el cambio de clima empezó a notarse en el año 1920 cuando Hirschfeld fue agredido por antisemitas en Munich, un asalto recogido con regocijo por la prensa nazi, creciente también por aquel entonces. Hirschfeld sufrió otro atentado en 1923: durante una conferencia le disparó un joven en Viena (Austria), siendo heridas varias otras personas más.

En 1928 la lucha por anular el artículo 175 del código penal (de la República de Weimar), que condenaba las relaciones homosexuales, estaba en su punto más álgido. Se pidió a los partidos políticos alemanes que declararan su opinión al respecto. Un año más tarde, Hirschfeld había convencido a un comité parlamentario para que sometiera al Reichstag un proyecto de ley para eliminar el artículo 175. Todos los delegados de los demás partidos políticos alemanes, incluido el partido comunista alemán, votaron a favor de la retirada del artículo 175 en la votación del comité. Por lo que el parlamento estaba virtualmente a punto de reformar el código cuando el hundimiento de la bolsa de Nueva York (Crack de 1929), la crisis financiera mundial que siguió y la anexión de Austria dieron al traste con el nuevo proyecto de ley.

El movimiento homosexual se encontraba en decadencia desde finales de los años '20. No haber alcanzado la eliminación del artículo175 había sido una decepción después de haber conseguido el primer trámite. La eliminación nunca llegó a realizarse: en 1930 Alemania comenzó a igualar su código penal con el de Austria, que exigía el mantenimiento del artículo; las discusiones continuaron hasta la llegada al poder de Hitler.
En 1930 el NSDAP ya había conseguido ser la segunda mayor fuerza en el parlamento y las SA comenzaban a actuar en las calles. El ambiente era tan peligroso que Hirschfeld no volvió en 1932 de uno de sus viajes al extranjero y se dirigió directamente al exilio en Suiza. En 1932 murió Radszuweit, uno de los grandes pilares del movimiento homosexual, y en 1933 murió Richard Linsert, que había sido muchos años secretario y uno de los elementos fundamentales del Comité Científico Humanitario, que se disolvió tras su muerte.
A partir de la llegada de Hitler al poder en Enero de 1933 se precipitaron los acontecimientos. En febrero, el Ministerio del Interior de Prusia ordenó el cierre de todos los locales y revistas que estuviesen relacionadas con los homosexuales. En mayo el "Institut für Sexualwissenschaft" fue cerrado, saqueado y su biblioteca ardió junto a otras obras "contrarias al espíritu alemán" el 10 de mayo de 1933. En junio se disolvieron definitivamente todas y cada una de las asociaciones de homosexuales. Los nazis lo estaban logrando y, como si fuera poco, el "tema" de la homosexualidad y su "cura", formaba parte de sus políticas "sanitarias" de manera más que primordial. Carl Peter Vaernet tendría, luego, mucho que ver en el tema...



Estudiantes de la Deutsche Studentenschaft, organizada por el partido nazi, desfilan en frente del
"Institut für Sexualwissenschaft" en Berlín el 6 de mayo de 1933.
Antes de saquear y confiscar los archivos, libros y fotos para quemarlas.


Una mirada sobre Carl Peter Vaernet:

Carl Peter Vaernet nació en Arhus, Dinamarca, el 28 de Abril de 1893, con el nombre de Carl Peder Jensen, en el seno de una rica familia de comerciantes de caballos daneses. En agosto de 1920 se casó con Edith Frida Hamershoj, con quien tuvo tres hijos, el primero de los cuales, Kjeld Vaernet, en noviembre del mismo año. En diciembre del año 1921 cambió extrañamente su apellido Jensen (muy común en Dinamarca) por el de Vaernet. En 1923 Carl Vaernet se graduó en medicina junto con Fritz Clausen, quien casualmente, años más tarde, se convertiría en uno de los jefes del partido nacionalsocialista danés.
Tras licenciarse Vaernet abandonó a su familia y se trasladó a Alemania, donde se casó con Gurli Marie (1902-1955), mujer con la que tuvo otros tres hijos. En esta época se especializó en Endocrinología y conoció a Knud Sand, un defensor absoluto de la castración de los homosexuales en Dinamarca, antes de que el Estado danés lo legalizara en 1930. En 1932 Vaernet inició sus experimentos endocrinológicos utilizando gatos; su colega y rival Sand, a su vez, hizo experimentos paralelos con gallinas, partiendo del presupuesto de que la homosexualidad pudiera ser "curada" con el trasplante de testículos sanos a sujetos "enfermos". Entre 1932 y 1934, Vaernet tras haber trabajado en dos hospitales de Copenhaguen, volvió a Alemania y se dirigió luego a París, Francia, para seguir con sus estudios y especializarse en el tratamiento con ultrasonidos. En 1939, volvió a Dinamarca y retomó los experimentos y estudios con testosterona: en 1941 un periódico danés afirmó que las gallinas utilizadas en los experimentos cantaban "como gallos". En los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial la fama de Vaernet llegó a su cima, convirtiéndolo en uno de los médicos más importantes de toda Dinamarca. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, su popularidad decayó de manera drástica a causa de sus buenas relaciones con el simpatizante nazi Fritz Clausen y con el Reichsbevollmaechtige (plenipotenciario del Reich) Werner Best, que recomendó cálidamente a Vaernet a las autoridades nazis en Dinamarca. El hermano gemelo de Carl, Aage Vaernet entró a formar parte del partido nazi danés (DNSAP).
La mezcla "perfecta" entre la "dudosa ciencia"; la locura por encontrar la "cura" a la homosexualidad y la sectaria y violenta ideología nazi, en una de sus máximas expresiones. Carl Vaernet no era el único, pero sus "trabajos" e "investigaciones" dejaron una profunda y negativa huella imposible de borrar.




Los criminales "experimentos" en Buchenwald:
En diciembre de 1943, Vaernet fue promovido a SS-Sturmbannführer (mayor de las sanguinarias SS) y fue transferido a Praga, Checoslovaquia, el 26 de febrero de 1944, instalándose junto a su familia en un lujoso palacio que con anterioridad había pertenecido a una familia judía. Entre junio y diciembre de 1944, Vaernet realizó diversas visitas y viajes al campo de concentración de Buchenwald (2) para seleccionar y efectuar sus experimentos con internos homosexuales. Los más cercanos colaboradores de Vaernet en Buchenwald han sido el comandante médico del campo SS-Hauptsturmführer (capitán) Gerhard Schiedlausky (ahorcado en 1947) y el médico Erwin Ding-Schuler (que se suicidó en 1945, tras su captura), que el extenso periodo en el que realizó sus "experimentos" sobre el tifus provocó la muerte de 200 presos. Y no sólo ellos: Joseph Mengele y Karl Brandt también solían reunirse con él para compartir "experiencias".

En un memorándum del 29 de julio de 1944, el nazi Gerhard Schiedlausky informa de una visita realizada por Vaernet al campo de Buchenwald (26 de julio de 1944) durante la cual: "Durante nuestra primera conversación hemos llegado a un acuerdo [con Vaernet] por el cual cinco homosexuales "auténticos" serán retenidos adecuadamente para verificar sus hipótesis. Antes de que la intervención quirúrgica sea realizada, serán examinados los niveles de hormonas en muestras de orina [...] Si los resultados son satisfactorios, serán realizadas las intervenciones quirúrgicas".

Los experimentos (previstos para agosto de 1944) fueron atrasados algunas semanas respecto de los planes originales ya que los aliados descargaron un bombardeo aéreo que afectó gran parte del área circundante del campo. Una primera serie de "experimentos" fue efectuada sin contemplaciones el 13 de septiembre de 1944. La revista "Studenternes efterretningstjeneste" informó de que un total de 30 a 40 internos se vieron sometidos la "investigación": no todos eran homosexuales, también se vieron afectados algunos criminales heterosexuales o bisexuales. Existen indicios de 17 intervenciones que consistieron en el implante bajo la piel de una glándula artificial especial patentada por Vaernet (la I.G. Farben tenía algo que ver en sus intentos y éxito por sintetizar hormonas), con diferencias en la dosis de la testosterona implantada en los diversos presos. Una extensa carta enviada el 30 de octubre de 1944 por Carl Vaernet al comandante del "servicio médico" de las SS Grawitz comentaba:
"[...] Las operaciones en Weimar-Buchenwald han sido efectuadas el 13 de septiembre de 1944 a cinco prisioneros homosexuales. De éstos, dos han sido castrados, uno esterilizado y dos "tratados". A todos les ha sido implantada la "glándula sexual especial" masculina. [...]"
Como dato aterrador extra, se sabe a ciencia cierta que Vaernet también había experimentado implantando testículos de chimpancé a hombres homosexuales. Muchas de esas personas fallecieron de inmediato, otras sufrieron complicaciones irreversibles.
Vaernet prosiguió con sus inhumanos experimentos de manera indiscriminada y con luz verde de parte de los superiores que buscaban desesperadamente esos "progresos" para ofrecerlos en el altar del Führer. Es para destacar que en una carta enviada el 10 de Febrero de 1945 por Vaernet a Heinrich Himmler, no se mencionaba ni una sola palabra acerca de sus teorías hormonales, como así tampoco sobre las operaciones y vejaciones a las que había llegado a someter a tantas víctimas inocentes. Cabe deducir también que tal vez haya sido el propio Carl Vaernet quien se haya dado cuenta del rotundo fracaso y las atrocidades de aquellos letales "experimentos", tras lo cual haya decidido no mencionar nada a Himmler. De todos modos y a pesar del "recato" con su superior, los intentos de Vaernet continuaron sin impedimentos de ninguna especie.



Campo de concentración de Buchenwald. Alemania.



Vaernet contratado por Perón en el Ministerio de Salud de Argentina:
En Noviembre de 1945 los Aliados le dieron un salvoconducto a Vaernet para que viaje a Suecia a reponerse y recuperarse tras el "suplicio" de su paso e internación en el campo de prisioneros danés, pero el escurridizo "científico" nazi optó por viajar entra las sombras y la confusión del momento a un remoto paraje en el sur del mundo: la República Argentina. Tampoco le hizo falta esforzarse demasiado ya que los Aliados (sobre todo del lado británico) le hicieron las cosas mucho más sencillas... (Incluso en el momento de su muerte y posterior sepelio).
Durante un relativamente largo lapso de tiempo se le había "perdido" increíblemente el rastro a Vaernet, aunque bien es sabido que tanto los servicios secretos de Dinamarca, de Gran Bretaña y de Estados Unidos conocían todos los detalles sobre su paradero y actividades. El 19 de Noviembre de 1947 el periódico "Berlingske Tidende" (3) dio cuenta de la "nueva vida" de Carl Peter Vaernet publicando la carta de un lector quien aseguraba que el nazi trabajaba en Buenos Aires, Argentina, en el Ministerio de Salud, amparado por el presidente Juan Domingo Perón. Por aquellos años la Argentina era gustosa receptora de nazis llegados por difentes medios y con los más variados apoyos externos e internos. No son pocos quienes sostienen (no sin mucha razón) que "Perón era Odessa" y la presencia de Vaernet en Argentina y su plácida y amparada vida en estas tierras así (también en este caso) lo corroboran.



Juan Domingo Perón, Carl Peter Vaernet y Ramón Carrillo.


Carl Vaernet trabajó en la Argentina codo a codo y en perfecta sintonía con el, por entonces, Ministro de Salud del gobierno de Perón: el Dr. Ramón Carrillo.
Ramón Carrillo (Santiago del Estero, 7 de marzo de 1906 - Belem do Pará, 20 de diciembre de 1956) fue un neurocirujano, neurobiólogo y médico sanitarista de Argentina, que se convirtió en Minsitro de Salud argentino por aquel entonces. Integró la tradición científica conocida como "Escuela neurobiológica argentino-germana" y produjo asimismo trabajos de antropología filosófica, dejando esbozada una "Teoría general del hombre".

La protección e impunidad con las que contaba Vaernet no impideiron sin embargo que tomara ciertos recaudos, por lo cual llegado un momento (aproximadamente alrededor del año 1950) decidió cambiar su nombre de pila (Carl) por el castellanizado y mucho menos "sospechoso" Carlos. El nazi adquirió una propiedad en el coqueto barrio de Palermo, en Buenos Aires, la Capital Federal de Argentina, más concretamente en la calle Uriarte 2251, hoy devenida en un hotel familiar. (4)(Ver fotos del autor aquí abajo).







Fachada de la propiedad de Uriarte 2251 en donde funcionaba el laboratorio de Carl Peter Vaernet. Agosto de 2013.
(Fotografías: Marcelo García / Historias Lado B)


En ese lugar, a mitad de camino entre consultorio y laboratorio clandestino, Vaernet (aún ocultando sus verdaderas actividades con la máscara de la Endocrinología) prosiguió con sus nefastos experimentos tal como lo había venido haciendo en la Alemania nazi. Vaernet siguió adelante (como si nada hubiese sucedido con anterioridad, como si sus miles de víctimas hubiesen sido en realidad un mal sueño y nada más) con sus proyectos relativos a la "cura de la homosexualidad" con las cómplices y co-responsables autoridades argentinas de entonces. No se dispone de datos o casos conocidos de sus víctimas en Argentina, pero las atrocidades de Carl Vaernet lamentablemente se continuaron con la siguiente generación, también radicada en Argentina: El neurocirujano Kjeld Vaernet, hijo de Carl, colaboró en la década de los años '50 con Walter Freeman en una serie de "curas hormonales" para la "mal" de la homosexualidad. Unos 4.000 pacientes fueron "tratados". Luego de eso, Kjeld Vaernet, estudió la posibilidad de lobotomización de los homosexuales, después de todo había tenido un "excelente maestro" de quien aprender, su propio padre.
Lo notable y llamativo sobre la apacible vida de Carl Vaernet en la Argentina es que una vez derrocado Juan Domingo Perón, quien lo había contratado en Argentina, se las arregló (Vaernet) a la perfección para "flotar" en cualquier circunstancia y bajo cualquier signo político de quienes estuvieran a cargo del Poder Ejecutivo argentino. Golpes militares y gobiernos democráticos le dieron amparo, impunidad y protección por igual y así las cosas Carl Peter Vaernet prosiguió con sus "científicas" actividades en Argentina hasta mediados de los años '60. Falleció el 25 de Noviembre de 1965, en Buenos Aires. Por aquel entonces, entre sus íntimos se dijo que había fallecido como consecuencia de una extraña dolencia que le provocó altísima fiebre y de la que en su momento no se han aportado mayores detalles (Finalmente se ha dejado constancia de una trombosis cerebral al momento de su entierro / Investigación del autor extraída de los documentos originales pertenecientes al Cementerio Británico). Pasó a la eternidad en absoluta tranquilidad, sin ser acosado, perseguido o reclamado por la "justicia" de ningún país en el que haya dejado su lamentable tendal de víctimas inocentes. Dinamarca, Gran Bretaña, Estados Unidos y, por supuesto Argentina, sabían a la perfección quién era Carl Peter Vaernet y sabían qué crímenes había cometido de manera sistemática. También sabían cómo y dónde encontrarlo, pero claro, para eso hay que tener voluntad de hacerlo.
Su cuerpo fue inhumado en el más absoluto sigilo en el Cementerio Británico de Buenos Aires, en el barrio de la Chacarita.
Dicen que aún, hasta hace algunos años, visitaba su tumba una tal Frieda S., mujer de unos posibles 70 años de edad que, sin embargo, aparentaba tener no más de 50. Quienes han podido verla y contactarla (entre ellos el autor e investigador Carlos de Nápoli)(5), no dudan en asegurar (de alguna manera) que esa mujer era una de las pruebas vivientes más contundentes sobre el éxito de la "fórmula de la eterna juventud" que habría llegado a conseguir Vaernet...
Tal vez llevara flores a la tumba de aquel viejo nazi para agradecerle algo...



Tumba de Carl Peter Vaernet. Cementerio Británico de Buenos Aires. Agosto de 2013.

Tras el rastro del "Mengele danés" en Buenos Aires:
Agosto de 2013. Mañana soleada de uno de los días más fríos del año en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. La reja de entrada al Cementerio Británico, abierta de par en par, invitaba a entrar a los pocos transeúntes que llegaban hasta ese rincón del barrio porteño de La Chacarita, en Avenida Elcano 4568. Es un lugar que destila serenidad y sociego desde el mismo momento en que se traspasa el amplio portón de acceso. Recorriendo apenas una veintena de metros por el pasillo central, la callecita N°5 lleva hacia la izquierda por un escueto sendero pedregoso pasando justo por delante de la pequeña capilla. Al cruzar un angosto camino peatonal asfaltado se llega a la manzana "A" y sobre la derecha de la senda se encuentra la parcela N°120 del campo santo. Es la cuarta tumba de esa manzana y se destaca del resto de las otras circundantes (mínimo detalle al margen) debido a la falta de una vereda de cemento que la delimite. Una placa de mármol es el mojón que indica sin lugar a dudas que allí se encuentran sepultados los cuerpos de Carl Peter Vaernet y su amada esposa, Gurli Marie Vaernet.
La placa indica como fecha de fallecimiento de Gurli la del 27 de Septiembre de 1955, mientras que se indica como fecha de muerte del "Mengele danés" la del 25 de Noviembre de 1965. Al leer la lápida queda a las claras que sus hijos, o por lo menos alguno de ellos, se ha encargado de la sepultura en el lugar.


0
0
0
0No comments yet