Check the new version here

Popular channels

Carrió se fue y volvió a dar la nota



Elisa Carrió habló ayer en el cierre del acto, antes de que lo hiciera Pino Solanas.

Era el lanzamiento de los candidatos del FA-Unen para la ciudad de Buenos Aires. Se presentaba como una buena oportunidad para que todos los presidenciables se mostraran juntos, pero de nuevo surgieron las diferencias.

Elisa Carrió volvió a tener un papel protagónico en el lanzamiento oficial del FA-Unen en la ciudad de Buenos Aires. La chaqueña tomó su cartera, se levantó del sillón del cómodo living ambientado en el Palacio Rodríguez Peña para los cinco presidenciables y los referentes porteños de la coalición electoral y se fue en medio del discurso de cierre de Fernando “Pino” Solanas, cuando el cineasta desechaba la posibilidad de acordar con el macrismo afirmando que “en este espacio no hay lugar para la derecha moderna ni candidatos light como Macri, Massa y Scioli”. Antes, durante y después del acto, las declaraciones y discursos giraron a favor y en contra de una alianza con el PRO, un debate que aún está lejos de ser clausurado dentro del FA-Unen. “A los que me acusan de jugar con el PRO, no me corran por izquierda”, había advertido antes Carrió. Luego del desaire a Solanas, Carrió habló con varios de los presidenciables del espacio para aclararles que su retirada sólo fue “un mensaje para Pino” y que “esto no cambia nada” dentro de la alianza electoral.

El lanzamiento de la versión del FA-Unen porteño apuntaba a consolidar el espacio en la Ciudad como una alternativa al macrismo, pero las rencillas personales y los discursos giraron alrededor de la conveniencia o no de una alianza electoral con el jefe de Gobierno porteño, incluso antes del encuentro. “El que siga con estas piruetas no tiene lugar en Unen”, dijo Solanas al ingresar al salón Argentino en respuesta a quienes lo consultaron por un posible pacto electoral con Macri. “Nosotros nacimos para enfrentar al PRO y al kirchnerismo, esta historia no tiene nada que ver con Unen”, remarcó el senador.

En cambio, el ex ministro de Economía y uno de los precandidatos a la jefatura porteña por el espacio Martín Lousteau volvió a dejar la puerta abierta al macrismo y se mostró a favor de que el frente defina esa cuestión a través de un “debate abierto” hacia el interior del espacio.

“Eso es más ruido que nueces”, sentenció el senador, titular de la UCR y precandidato presidencial Ernesto Sanz, al negar que exista un éxodo de radicales al macrismo. Sanz le adjudicó el “interés” de Macri de alcanzar un acuerdo con el radicalismo a “la solidez territorial” del radicalismo.

Carrió fue de las últimas en llegar al salón, pero no pasó inadvertida.

“A los que me acusan de jugar con el PRO no me corran por izquierda”, había advertido antes de ingresar al salón. Confirmó que no va a competir por la jefatura porteña el año próximo y manifestó su favoritismo por las candidaturas de Martín Lousteau o Roy Cortina como el candidato del FA-Unen para suceder a Macri en el gobierno porteño y dejó afuera a uno de los aspirantes de su propia fuerza, Fernando Sánchez. “Depende del pueblo; lo voy a evaluar recién el año que viene”, respondió Carrió, sobre su intención de competir por la Presidencia en el próximo turno electoral.

Dentro del salón, el FA-Unen volvió sobre su idea de modificar la estética de los actos de campaña. Reservó los asientos principales a los candidatos presidenciales y referentes porteños en cómodo y ambientado living. De frente al público y los militantes, se ubicaron, además de Carrió, Solanas y Sanz, los otros dos diputados presidenciables: el socialista Hermes Binner y el radical Julio Cobos. Los referentes y candidatos porteños tuvieron un lugar junto a ellos. Otros dirigentes tuvieron asientos en el living, pero de espaldas a los asistentes.

Con discursos cortos pautados de antemano, todos pasaron su aviso.

Cortina cuestionó a la gestión del PRO por el avance del narcotráfico, el juego y la trata de personas en el distrito y reseñó que en los últimos veinte años “ningún gobierno pudo organizar una villa en la Ciudad”. Lousteau resaltó el potencial del espacio y llamó a sus pares a respetar el “mandato popular de construir otra manera de hacer política”. Los demás oradores, Sergio Abrevaya (Podes), Mario Mazzitelli (PSA), Alfonso Prat Gay y Martín Hourest (GEN), prometieron una “gestión decente” que termine con los “contratos y negociados” en la Ciudad y resaltaron su aspiración de “sacarle la jefatura de gobierno a Mauricio Macri”.

Carrió y Solanas cerraron el acto y protagonizaron el enfrentamiento.

La chaqueña prometió que acompañará “por toda la Ciudad” a los precandidatos a jefe de Gobierno y aseguró que ella no competirá en el distrito. Solanas, en tanto, arrancó con críticas a quienes buscan una alianza con el macrismo. Afirmó que el frente “Unen está amesetado por el daño que se le hizo con estas especulaciones” y sentenció que “en este espacio no hay lugar para la derecha moderna ni candidatos light como Macri, Massa y Scioli”. Fue el momento en que Carrió se levantó para irse indignada. Luego puso paños fríos a su desaire en conversaciones con su socios y adversarios presidenciales: “Fue un mensaje a Pino”.


link: http://www.youtube.com/watch?v=dNTowz3fIqg

FUENTE
0
0
0
0No comments yet