Canales populares

Categoría de Hombres insoportables.

Este post surge como respuesta al post "Categorías de mujeres insoportables..."
Hay que ser justos ya que todos tenemos defectos. No sólo ellas ó ellos.



Los 5 defectos más insoportables en un hombre.

Se dice que cuando amas tanto a una persona ni cuenta te das de sus "defectos" pero hay de defectitos y otros tan fastidiosos que rompen la armonía de una relación. Éstos son los 5 defectos más insoportables:

Inseguridad: Los chicos que no están cómodos consigo mismos pueden actuar como si necesitarán agarrarse de algo. Te tocan mucho los brazos, los hombros o tu espalda. De forma insconsciente se quieren 'aferrar a ti'.

Mentirosos: Los hombres que tienen un historial de ser mentirosos, suelen dar signos de inseguridad, como no verte a los ojos, sonreírle a otras niñas cuando ustedes están hablando o no profundizar en los detalles cuando le preguntas algo.

Egocéntricos: Camina adelante de ti, todo el tiempo se está viendo en el espejo o quiere saber si ya se despeinó. Muchas veces dice "yo esto", "yo lo otro"; son síntomas de que su prioridad es él mismo.

Controladores: Está en tu espacio personal sin que tú lo hayas invitado. Sus movimientos son bruscos, ya que intentan comunicar que están tomando las decisiones (al menos en su mente).

Celosos: Te mira fijamente demasiado. Mirarte porque le gustas o porque le interesas, es una cosa. Pero los chicos posesivos te verán intensamente, como queriendo descubrir algo tuyo. Inconscientemente piensa que le perteneces.



Hombres insoportables

Existen cuatro prototipos de parejas desagradables


Tal vez esto te inspire para encontrar un recurso similar, si el caso particular de tu pareja no se encuentra en estos grupos.

*EL HOMBRE PEGADO AL TELEVISOR

Es uno de los tipos odiosos de marido que con más frecuencia encontramos en nuestra sociedad.

Tú conoces sus síntomas: llega exhausto de trabajar, se deja caer en su sillón favorito, o en la cama si en el dormitorio hay televisor, y lo enciende. No lo apaga hasta que se va a dormir... si no es de los que se quedan dormidos antes y la obligan a una a levantarse para hacerlo.

Nunca tiene tiempo para dialogar contigo o con tus hijos; es casi como si jamás estuviera en casa. Puede ser todavía más odioso; de esos que piden que les lleven la cena a donde están viendo televisión, y así se pasan sábados y domingos, para no perderse ningún evento deportivo durante el fin de semana.

Lo que se puede hacer. Muchas mujeres cometen el error de expresar su furia (muy justificada por cierto) apagando el televisor y enfrascándose en una acalorada disputa. Esto, aseguran los psicólogos, soluciona el problema sólo momentáneamente y hace que el hombre se encapriche más en su conducta de aislamiento, que es a lo que equivale psicológicamente su adicción a la televisión.

Lo que debe hacer una mujer en esta situación es abordar a su marido en un momento en que no esté sentado frente a la pantalla y expresar en forma objetiva y tranquila lo injusto de la situación que él está asumiendo. Se le puede proponer un compromiso justo, por ejemplo, tres noches a la semana en que él pueda ver tranquilamente televisión desde que llega y tres noches para dedicarlas a su familia. Los domingos pueden alternarse: uno para que vea sus deportes, el siguiente para organizar actividades con la familia.

Organiza actividades personales para las noches en que tu marido se dedique a ver televisión. Pueden ser juegos de cartas con tus amigas, ir a un gimnasio o tomar un curso de algún tema que te interese. Tu ausencia será un mensaje que él no podrá pasar por alto mucho tiempo.

SEGUNDA CLASE DE HOMBRE

*EL HOMBRE "CONDUCTA INSOPORTABLE EN PÚBLICO"
Hay hombres que después de algún tiempo de noviazgo o después de casarse pierden toda obligación de ser socialmente correctos, y que piensan que sólo los altos ejecutivos, los profesionales y quienes tienen un prestigio que cuidar, deben preocuparse de la imagen que proyectan cuando están fuera de casa.

Olvidan que alguna vez fueron jóvenes galanes de muy buen ver.
Descuidan su apariencia -andan siempre “hechos una facha” e insisten en seguir así aun cuando deben acompañarte a algún evento social. Descuidan también su figura y no les importa volverse barrigones (es la “curva de la felicidad”, ¿no?), torpes y pesados.

Olvidan, sobre todo, y eso es imperdonable para cualquier mujer, los buenos modales, la discreción y el buen gusto. Si van a un restaurante se ponen la servilleta como si estuvieran en la peluquería; se llevan grandes bocados a la boca; se rascan los dientes con palillos y hacen muchas otras cosas que avergüenzan a la pobre mujer que tiene el infortunio de ser su esposa.

En las reuniones sociales, o se duermen (y roncan, que es lo peor) o beben demasiado y terminan haciendo ridiculeces.

Lo que se puede hacer. Si realmente amas a un hombre de este tipo y estás decidida a salvar tu relación con él, recurre a la “psicología de los halagos”.

Trata de tenerle ropa muy presentable para cuando salen juntos e insiste en que se la ponga, porque quieres sentirte orgullosa de lo guapo que se ve con ella.
Dile cómo te conquistó con sus modales exquisitos (aunque sea una mentirita blanca, como sin duda alguna ha de serlo) y recuérdaselos si los ha olvidado o no los ha conocido nunca.
Adquiere el hábito prudente de retirarte a tiempo de las fiestas... antes de que él se quede dormido o beba en forma excesiva.
Hay hombres que tienen muchas cualidades (son padres excelentes, esposos cariñosos, proveedores trabajadores y responsables), y bien vale la pena hacer un esfuerzo por “rescatarlos” de sus hábitos odiosos

TERCERA CLASE DE HOMBRE

*HOMBRE AVARO COMO HAY POCOS
Muchas mujeres que descubren, al poco tiempo de casadas, lo “codo” que es su marido, acaban por pensar que quitarle esa tendencia es tan improbable como besar a una rana y que ésta se convierta en príncipe.
Vivir con un hombre avaro no es nada fácil. Se tienen que soportar muchas privaciones innecesarias, se lleva una vida casi siempre muy aburrida y no hay en ella ningún elemento de romanticismo y aventura porque estas “tonterías”, como él las llama, cuestan dinero.

Lo que se puede hacer. Aquí también, aseguran los psicólogos, deben emplearse muchos pequeños trucos.
Con buenos argumentos -inclusive los de él mismo cuando afirma que no es pichicato, sin frugal y sensato-, hay que insistir en hacer un presupuesto que deje abierta a la mujer la posibilidad de incluir pequeños “lujos” en el renglón de “imprevistos”.
Si la esposa sabe que el marido jamás le va a comprar un regalo en su cumpleaños o en su aniversario de bodas, debe ser muy directa y decirle: “Ya vi el vestido que quiero que me regales. Dame (citar el precio del vestido, que no debe ser exagerado, desde luego) y así te evitaré el esfuerzo de buscar qué regalarme”.

Cuando todos los recursos fallen, dile con honestidad -en forma tranquila, sin acusaciones ni reproches- que su matrimonio está amenazado por su modo de manejar el dinero, y que será mejor consultar a un terapeuta conyugal. Este, sin duda, terminará por convencerlo de que las cosas no pueden seguir así... si no es que lo convence la simple amenaza de llevarlo a un terapeuta

CUARTA CLASE DE HOMBRE

*HOMBRE EMOCIONALMENTE AUSENTE
Uno de los típicos “machos” es el hombre fuerte y callado, cuyo único problema grave es que no sabe comunicarse.
La imagen del padre silencioso es bastante común en ciertos estratos de nuestra sociedad. Y si para los hijos es más o menos soportable la falta de comunicación con él, para la esposa suele ser del todo insufrible, como si se estuviera golpeando la cabeza contra un muro de ladrillos.

Lo que se puede hacer. Tal vez éste pueda ser el tipo más odioso de marido. Nada duele tan profundamente como un silencio que fácilmente puede interpretarse como indiferencia.
La mujer necesita mucha paciencia, y toneladas de amor, para tratar de mejorar una relación así.

Sin embargo, si te lo propones, puedes lograrlo. Necesitas, no sólo propiciar, sino casi
imponer el diálogo con tu marido. No debes convertirte en una parlanchina, porque eso sólo hará que el hombre se vuelva más silencioso.

Hazle preguntas interesantes y detente para escuchar atentamente sus respuestas. Muchos hombres se vuelven silenciosos porque piensan que su mujer nunca presta atención a lo que ellos dicen.
Ve introduciéndote en su mente poco a poco y demuéstrale que en verdad estás interesada en saber lo que piensa y lo que siente y que respetas sus opiniones, aunque no coincidas con ellas.
Los psicólogos aseguran que no hay hombre que guarde silencio mucho tiempo, si lo interroga una mujer inteligente. Y tú lo eres; por lo tanto, puedes hacerlo hablar.





Top 10 de hombres insoportables



No por el hecho de estar sola voy a aceptar que cualquier penitente pose sus sucias manos encima de mí. El atribuir cualidades inexistentes a hombres mediocres solo causa decepciones increibles. He aquí una lista de tipos que perderían su tiempo intentando conquistarme, pues de un saludo conmigo, no pasarán. Ni aunque haya atracción física y sexual enorme, no soportaria estar con:
un hombre con gustos musicales opuestos a los mios, aunque suene trivial, no podría estar con alguien que no comparta mis excelsos gustos.
un hombre con ideas religiosas opuestas a las mías. Nunca estaría con un miembro del opus dei, que detenga la vida sexual al tener los hijos deseados.
un hombre que crea que soy cocinera, que me exija la comida en la mesa, y con las mañas de mamá (en mi casa el quaker se cierne 3 veces en 3 cernideros distintos).
un hombre con la libido de un bloque de hielo, que se conforme con hacer su labor de macho una vez a la semana.
un hombre celópata que quiera verme vestida como monja, que le molesten mis blusas ajustadas que muestran media teta y que exclame: “¿vas a salir así?
un hombre posesivo que pretenda que no tenga más vida aparte de él.
un hombre que no sepa cambiar una llanta, un foco, arreglar un fusible, formatear una computadora y todas esas cosas en las que soy una perfecta inútil.
un hombre de extrema derecha como el que sabemos, que defienda a capa y espada el status quo, y que se burle de mis convicciones políticas.
un hombre bisexual. Lo prefiero mujeriego. Por lo menos, ahi podría “competir”, aunque nunca lo haya hecho.
un hombre mentiroso. Que me diga la verdad: que es regetonero, miembro de Juan XXIII, que me obligue a prepararle cangrejos al ajillo, que me haga el amor una vez cada 3 meses, que me cele hasta de mi brassiere, que me obligue a cerrar el blog, que no sepa ni destapar un excusado, que sea socialcristiano y le haga ojitos a mi primo. Todo eso es difícilmente admisible. Pero la mentira, nunca.


El Amor es ciego



Cuando las mujeres nos enamoramos no les vemos ningún defecto, hasta que éstos se juntan, cundo son demasiados es mejor buscar en otro lado. Les pasamos muchas cosas, pero hay un momento en que...

Estar con una persona mucho tiempo no significa que la conozcas del todo, los efectos del amor puede llegar a confundir las emociones con las necesidades reales que esperas tu pareja pueda cubrir, desde las emocionales y si la relación trasciende las materiales.

Especialistas británicos descubrieron que cuando las personas aman con intensidad, en su cerebro se "activan" las neuronas conocidas por su sensibilidad a la oxitocina, un químico portador de mensajes vinculado con sensaciones como el amor, y las conductas maternal y paternal, llegando en ocasiones a confundir las percepciones amorosas con lo que realmente es una persona.

Al mismo tiempo se desactivan otras zonas, entre ellas la que tiene relación con los juicios negativos y la del pensamiento crítico. De ahí la expresión de que el amor puede llegar a ser ciego. Es lindo disfrutar de la euforia de estar enamorado, pero sin perder de vista que tu pareja es una persona real con defectos y virtudes.
0
0
0
0No hay comentarios