About Taringa!

Popular channels

Charles Perrault, google recuerda su natalicio




Charles Perrault (París, 12 de enero de 1628-ibídem, 16 de mayo de 1703) fue un escritor francés, principalmente reconocido por haber dado forma literaria a cuentos clásicos infantiles como Piel de asno, Pulgarcito, Barba Azul, Cenicienta, La bella durmiente, Caperucita Roja y El gato con botas, atemperando en muchos casos la crudeza de las versiones orales.



Biografía

Nació el 12 de enero de 1628 en la ciudad de París, mediante un parto doble, en el que también vino al mundo su gemelo François (que murió a los seis meses).

Su familia, perteneciente a la burguesía acomodada (su padre era abogado en el Parlamento), hizo posible que tuviera una buena infancia y concurriera a las mejores escuelas de la época. Ingresó en el colegio de Beauvais en 1637, donde descubre su facilidad para las lenguas muertas.

A partir de 1643 comienza a estudiar derecho. Indudablemente hábil y con un notorio sentido práctico, recibe la protección de su hermano mayor Pierre, que es recaudador general. En 1654 es nombrado funcionario para trabajar en el servicio gubernamental.

Tomó parte en la creación de la Academia de las Ciencias y en la restauración de la Academia de Pintura. Jamás luchó contra el sistema, lo cual le facilitó la supervivencia en una Francia muy convulsionada políticamente y en la que los favoritos caían con demasiada frecuencia.

Su vida siempre dedicada al estudio dejaba escaso margen a la fantasía. En su primer libro Los muros de Troya, de 1661, no se muestra nada infantil, como se puede apreciar en el contenido de la obra. Esto se debe a que a lo largo de su burocrática y aburrida existencia de funcionario privilegiado, lo que más escribió fueron odas, discursos, diálogos, poemas y obras que halagaban al rey y a los príncipes, lo que le valió llevar una vida colmada de honores, que él supo aprovechar.

Fue secretario de la Academia Francesa desde 1663, convirtiéndose en el protegido de Colbert, el famoso consejero de Luis XIV, hasta que en 1665 progresa en su categoría laboral convirtiéndose en el primero de los funcionarios reales, lo que le significa grandes prebendas.





Hace extensiva su buena fortuna a sus familiares, consiguiendo en 1667 que los planos con los que se construye el Observatorio del Rey sean de su hermano Claude.

Fue nombrado en 1671 académico, y al año siguiente, contrae matrimonio con Marie Guichon, es elegido canciller de la Academia, y en 1673 se convierte en Bibliotecario de la misma. Ese mismo año nace su primer hijo, una niña, y luego, en el intervalo que va desde 1675 a 1678, le nacen tres hijos más y su esposa fallece después del nacimiento del último.

En 1680, Perrault tiene que ceder su puesto privilegiado de primer funcionario al hijo de Colbert. A estos sinsabores vienen a añadirse más tarde otros de carácter literario - erudito, como la célebre controversia que lo distancia de Boileau, a propósito de una divergencia de opiniones que se traducen en su obra crítica: "Paralelo de los Ancianos y de los Modernos" en el que se contemplan las Artes y las Ciencias.

En 1687 escribió el poema El siglo de Luis el Grande y en 1688 Comparación entre antiguos y modernos, un alegato en favor de los escritores "modernos" y en contra de los tradicionalistas.

El ilustre autor escribió un total de 46 obras, ocho de ellas publicadas póstumamente, entre las que se halla Memorias de mi vida. A excepción de los cuentos infantiles, toda su obra se compone mayoritariamente de loas al rey de Francia.

A los 55 años escribió Cuentos del pasado, más conocido como Cuentos de mamá ganso (por la imagen que ilustraba su tapa) - publicados en 1697-en donde se encuentran la mayoría de sus cuentos más famosos. Son éstos y no otros los que han logrado vencer al tiempo llegando hasta nosotros con la misma frescura y espontaneidad con que fueron escritos, después de recopilados de la tradición oral o de leyendas de exótico origen. Se trata de cuentos morales, indudablemente, pero llenos de un encanto que perdura y que los ha convertido en las lecturas favoritas de los niños.

Los personajes que emplea son hadas, ogros, animales que hablan, brujas y príncipes encantados, entre otros. Al final de cada relato, el autor incluye una enseñanza moral referente al contenido de cada historia. El escritor registró las costumbres de una época en la que la mayoría estaba inconforme con su situación y, para dar esperanzas a la gente en un período histórico, por lo regular incluía finales felices en sus escritos.



Obra

En 1687 escribió el poema El siglo de Luis el Grande y, en 1688, Comparación entre antiguos y modernos, un alegato en favor de los escritores modernos y en contra de los tradicionalistas, a raíz de la «Disputa entre antiguos y modernos» en la Academia Francesa.

A los 55 años escribió el libro Cuentos de mamá ganso. Su publicación empezó a darle fama entre sus conocidos y significó el inicio de un nuevo estilo de literatura: los cuentos de hadas. Para sus relatos, Perrault recurrió a paisajes que le eran conocidos, como el Castillo de Ussé, en el que se inspiró el cuento de La bella durmiente.






Version de la Bella Durmiente del 2011, dirigida por Julia Leigh, cercana al original de Perrault, Emily Browning actúa una estudiante que toma un trabajo en un burdel, donde es drogada, desnudada y usada como prostituta por hombres viejos.



Cuentos que podes leer Online Gratis legalmente ( Dominio Público)

Fijarse los idiomas que no todos estan en español

1 . Barba Azul Charles Perrault [bk]
2 . Caperucita Roja Charles Perrault [bk]
3 . Contes Charles Perrault [ga]
4 . El Gato con Botas Charles Perrault [bk]
5 . La Bella Durmiente del Bosque Charles Perrault [bk]
6 . La Cenicienta Charles Perrault [bk]
7 . Las Hadas Charles Perrault [bk]
8 . Les Contes des Fées Charles Perrault [ga]
9 . Pulgarcito

http://www.cervantesvirtual.com/FichaAutor.html?Ref=607

http://www.gutenberg.org/ebooks/author/7137

http://www.dominiopublico.gov.br/pesquisa/PesquisaObraForm.do?select_action=&co_autor=2000






Los cambios de Disney para suavizar los cuentos



En la versión de Charles Perrault, Caperucita se mete desnuda en la cama del lobo y el animal acaba comiéndosela. Los hermanos Grimm optaron por introducir en la trama algo de tela -la protagonista del cuento no está en cueros en ningún momento y el mamífero se enfunda en el camisón de la abuelita-, un fortachón -el cazador- que aparece justo en el momento adecuado para salvar a la niña incauta y un final feliz.
Todo lo políticamente incorrecto fue silenciado y, a principios del siglo XX, floreció incluso una corriente que, rozando lo absurdo, suavizó a los malos, convirtió en colegas a protagonistas y antagonistas, y suprimió las escenas más desalmadas. Los niños dejaron de ser abandonados; las madrastras, de ser malvadas; los ogros se convirtieron en tiernos y afables. No duró mucho. Los cuentos acabaron encontrando un término medio, más blando que duro, estereotipado y tradicional, un perfil que responde a la idea que hoy todo lector se forma en su cabeza cuando le hablan de una carroza y un zapato de cristal, de una rueca y cien años de sueño o de un minúsculo niño que marca el camino de vuelta a casa con migas de pan. Pero, ¿cómo eran las versiones originales de Charles Perrault, Andersen y los hermanos Grimm?


Cenicienta, por ejemplo. Al señor Walt Disney la historia original de los hermanos alemanes debió parecerle algo sádica y prefirió, por tanto, omitir la parte en la que la madrastra ordena a sus dos hijas -que hoy conocemos como Drizella y Anastasia- que se corten dos dedos de los pies y el talón para poder calzarse el dichoso y frágil zapato al que el príncipe busca dueña. También se saltó el párrafo final, en el que se explica cómo las malvadas hermanastras «son picadas en los ojos por palomas, que las dejan ciegas en castigo por su maldad». En una versión anterior a la de Charles Perrault, La Gata Cenicienta de Giambattista Basile, a falta de una madrastra ruin, hay doble ración. Una convence a la otra para matar a la pobre Cenicienta, que perece con el cuello roto.

La historia de Aurora, protagonista de La Bella Durmiente, continúa en el cuento de Charles Perrault más allá de su boda con el príncipe que la despierta, con un beso, de su larguísima siesta. Tiene dos hijos y el apuesto galán acaba abandonándola. ¿La razón? Tiene miedo a su propia madre. Cuando al fin se atreve a presentarles a su esposa y sus dos jóvenes vástagos, la reina madre no se lo toma nada bien y, en esta ideal situación, al chico no se le ocurra otra cosa que largarse de palacio y dejar a su mujer sola con su suegra. Durante su ausencia, su madre -que, al parecer, tenía tendencias caníbales- ordena cocinar a los dos pequeños para zampárselos, pero el héroe llega a tiempo de salvarlos y la malvada antagonista del relato acaba suicidándose en la olla preparada para guisar a los chiquillos.

Hay todavía una interpretación más truculenta que la de Charles Perrault, la de Basile. El enamorado de galán tiene poco. Viola a la princesa mientras duerme y la deja embarazada. La bella da a luz -durmiendo a pierna suelta- a dos niños. Y es uno de los pequeños el que, chupándole el dedo a su madre, le saca la astilla envenenada que la había sumido en su prolongado coma y la hace despertar. Y hay otra mujer. La esposa del príncipe que, al enterarse de su cornamenta trata de matar a la durmiente, empujándola hacia un pozo lleno de animales venenosos con tan mala suerte que es ella quien tropieza y acaba cayendo directamente en sus fauces. Puro drama




A FAVOR DE LAS PASTAFRULAS,
EN CONTRA DEL LAG



Otros posts que te pueden interesar:
0No comments yet
      GIF