Info

Chile: 25.000 estudiantes marchan por reforma educativa

Miles de personas han marchado este jueves por las principales ciudades chilenas para exigir una mayor participación de estudiantes y profesores en la reforma educativa.



La Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile evaluó la cantidad de participantes de la marcha de Santiago en 80.000, mientras que el Gobierno ha asegurado que solamente han participado 25.000 personas.

Según 'El Universal', en cierto momento personas encapuchadas irrumpieron en la manifestación y empezaron a destrozar semáforos y destrozar bienes públicos. La Policía los dispersó con gases lacrimógenos que terminaron afectando a los estudiantes, comerciantes y vecinos de la zona.

Chile: encapuchados irrumpen marcha de estudiantes


Decenas de encapuchados irrumpieron el jueves el fin de una masiva marcha de estudiantes chilenos que cuestionan el avance de una reforma educacional y destrozaron semáforos, señales de tránsito se enfrentaron con la policía.

Los desórdenes empezaron cuando algunos sujetos con sus rostros cubiertos intentaron sobrepasar las vallas que delimitaban el escenario, pero al ser frenados por estudiantes se desplazaron unos metros y comenzaron a destrozar bienes públicos, quemar contenedores de basura y lanzar palos y piedras a los efectivos antimotines.

Los encapuchados, mayoritariamente jóvenes, esperaron que la marcha de los estudiantes se desarrollara pacíficamente por más de 20 cuadras, por la principal avenida de la ciudad, y cuando los dirigentes terminaban sus discursos sobre un escenario especialmente instalado entraron en acción.

La policía repelió a los manifestantes con agua y gases lacrimógenos que terminaron afectando a los estudiantes, comerciantes y residentes de la zona de la concentración, a unas nueve cuadras de la sede de gobierno.

Por los desvíos para permitir la caminata y los posteriores incidentes se produjeron enormes atascamientos en el centro de la ciudad.

La tercera marcha estudiantil del año fue para protestar por la forma en que el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet lleva adelante su plan para introducir reformas estructurales en la educación chilena caracterizada por ser elitista y de mala calidad en el sector público.

Bachelet impulsa simultáneamente una reforma tributaria para recaudar 8.200 millones de dólares que destinará mayormente al financiamiento de los cambios en la enseñanza, con el fin último de alcanzar una educación pública de calidad y gratuita para todos.

Sin embargo, el gobierno empezó por impulsar cambios en las escuelas financiadas por los padres y el Estado para eliminar el lucro y la discriminación en el ingreso a esos colegios pero no ha abordado aún la enseñanza pública, que es la peor calificada. Tampoco satisface a los líderes estudiantiles la forma en que se han encarado teóricamente las modificaciones al sistema universitario.

La mayoría de las universidades han optado por abandonar las mesas de diálogo instaladas por el Ministerio de Educación de las que también participan empresarios y profesores. Estos últimos llegaron a acuerdos separados con el gobierno, lo que también les significó críticas de los líderes estudiantiles. La decisión final la adoptarán el próximo sábado.