Canales populares

China critica a Japón por romper orden internacional





BEIJING, 26 jul (Xinhua) -- El reclamo de Japón sobre las islas Diaoyu de China es otro intento por romper el orden internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial, y prueba las ambiciones del ala derecha de Japón para reconvertir al país en una potencia militar, dijeron hoy expertos.

Al hablar en una conferencia internacional sobre una retrospectiva de la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, Wu Enyuan, investigador de la Academia de Ciencias Sociales de China, comentó que las fuerzas de derecha de Japón durante décadas han hecho intentos por negar el orden establecido después de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de la atención puesta por el pueblo japonés sobre el aumento del militarismo.

"Esos intentos pueden producir nuevos factores de desestabilización en la región de Asia-Pacífico y en el orden internacional", dijo Wu en la conferencia, que reúne a expertos de Estados Unidos, Rusia, Serbia, Alemania , Japón y otros países, añadiendo que los países deben estar alerta ante las ambiciones militaristas de Japón.

Sus palabras surgen un día después de que China conmemoró el 120 aniversario de la primera guerra entre China y Japón en 1894.

El 25 de julio de 1894, barcos de guerra japoneses atacaron dos barcos chinos frente al puerto coreano de Asan. En ese tiempo, Corea era tributario el Imperio Qing (1644-1911). Para marzo de 1895, el ejército terrestre y la armada de China fueron derrotados, en la primera ocasión que China perdió ante Japón en un conflicto militar.

El Tratado Shimonoseki, firmado para concluir la guerra, cedió a Japón la Península de Liaodong, en el noreste de China, Taiwan y sus anexos incluyendo las islas Diaoyu. La corte de Qing también pagó a Japón 200 millones de taels de plata (5.200 millones de dólares actuales).

La Declaración de El Cairo emitida en 1943 por China, Estados Unidos y Reino Unido señalaba que "todos los territorios que Japón ha robado de China, como Manchuria, Formosa, y Pescadores" serán restituidos a los chinos, y que "Japón será expulsado de todos los demás territorios que ha tomado con violencia y por codicia".

Dos años después, la Proclamación Potsdam reiteró que "los términos de la Declaración de El Cairo se cumplirán". El gobierno japonés aceptó la Proclamación Potsdam en el Instrumento de Rendición de Japón.

Aunque las islas Diaoyu han estado bajo el control administrativo de Japón desde 1972, en la declaración conjunta China-Japón emitida en septiembre de 1972, el gobierno japonés también prometió "cumplir honestamente el Artículo 8 de la Proclamación Potsdam".

"Considerando la Declaración de El Cairo y de la Proclamación Potsdam así como de las leyes internacionales, las islas Diaoyu deben ser entregadas a China", dijo Zhou Yongsheng, subdirector de estudios de Japón de la Universidad de Relaciones Exteriores de China.

Zhou dijo que los políticos derechistas de Japón pretenden romper el orden internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial por la Proclamación Potsdam, que está siendo incumplida por Japón.

La administración Abe de Japón recientemente aprobó una reinterpretación de la Constitución pacifista del país sobre el derecho a la autodefensa colectiva, pavimentando el camino para enviar soldados a combate al extranjero para defender a Japón y a "países con estrechas relaciones". La acción generó considerables preocupaciones de seguridad de los vecinos asiáticos de Japón.

Las políticas del primer ministro japonés Shinzo Abe amenazan la paz de Japón y pueden conducir al país por un camino peligroso, opinó Nakayama Toshio, un profesor de la Sociedad Clausewitz de Japón.

"La comunidad internacional debe aprender de la historia y unir esfuerzos para proteger el orden internacional así como la paz y la estabilidad en el oriente de Asia y del mundo", dijo Zhou Yongsheng.
0No hay comentarios