Check the new version here

Popular channels

China: El gigante asiatico, parte II

Demografia:

El censo nacional de 2010 registró que la población de la República Popular China era de 1 370 536 875 habitantes. Cerca del 16,6% era menor de catorce años, 70,14% tenía entre 15 y 59 años y 13,26% tenía más de sesenta años.8 La tasa de crecimiento demográfico en 2013 era de 0,44%.

Aunque es un país de ingresos medios según el estándar occidental, el rápido crecimiento de China sacó a cientos de millones de personas de la pobreza desde 1978. Sin embargo, se estima que cerca de 10% de la población aún vive bajo la línea de pobreza de US$ 1 por día; esta cifra descendió del 64% en 1978. Desde finales de 2007 el desempleo urbano se mantiene en alrededor de 4%, aunque la tasa de desempleo en todo el país fue de 6,4% en 2013.

El gobierno de China está pendiente del problema demográfico y desde 1979 ha intentado implementar una estricta política de planificación familiar, conocida como «política de hijo único», con resultados variados.

Hasta 2013, esta ley restringía a las familias a tener sólo un hijo, con excepción de las minorías étnicas y con cierto grado de flexibilidad en las zonas rurales. Aunque se planeaba que esta política se mantuviera al menos hasta 2020, en diciembre de 2013 se modificó la norma para permitir a las familias tener dos hijos si alguno de los padres es hijo único.4 Hay cierta resistencia a la política de hijo único, particularmente en las zonas rurales, debido a la necesidad de trabajadores agrícolas y a la preferencia tradicional por los varones. Las familias que rompen el decreto a menudo mienten en los censos. Los datos del censo de 2010 implican que la tasa de fertilidad es de 1,4 hijos por mujer.



Etnicidad:

China reconoce oficialmente cincuenta y seis grupos étnicos, el más numeroso de estos es el han, que constituye el 91,51% de la población total. Son el grupo etnico más grande del mundo.

Las etnias minoritarias están repartidas principalmente por la zona oeste del país, cada una tiene su propia historia y subtipos dentro de las mismas.

El censo de 2010 registró un total de 593.000 ciudadanos extranjeros viviendo en China.



Idiomas:

Los idiomas más hablados en el país pertenecen a la familia de lenguas sino-tibetanas, a menudo englobadas bajo la denominación de «idioma chino». Este macroidioma está conformado por varios dialectos; los más hablados de estos son: el mandarín —hablado por 70% de la población—, el wu —incluido el shanghainés—, el yue —incluido el cantonés y el toisanés—, el min —incluido el hokkien y el teochew—, el xiang, el gan y el hakka. Las minorías étnicas utilizan ampliamente algunas lenguas no siníticas como el zhuang, el mongol, el tibetano, el uyghur, el hmong y el coreano. El mandarín estándar, una variedad del mandarín basada en el dialecto de Pekín, es el idioma oficial de China y es utilizado como lingua franca entre las personas con distinto contexto lingüístico.



El chino clásico fue la forma de escritura estándar durante miles de años y permitió la comunicación escrita entre hablantes de los distintos idiomas y dialectos existentes en aquella época. El alfabeto vernacular chino, o baihua, es la escritura estándar, basado en el dialecto mandarín y popularizado por las novelas de la época de la dinastía Ming. A principios del siglo XX fue adoptado como el estándar nacional, con algunas modificaciones. El chino clásico aún forma parte del plan de estudios de la escuela secundaria, por lo que los chinos aún saben utilizarlo hasta cierto nivel. Desde su promulgación en 1956, los caracteres chinos simplificados se convirtieron en el alfabeto estándar oficial usado para escribir el idioma chino en el territorio de China continental, sustituyendo el uso de los caracteres chinos tradicionales.



Religión:

La constitución garantiza la libertad de culto, aunque las organizaciones religiosas que carecen de aprobación oficial pueden ser sujetas a persecución del Estado.

Las estadísticas sobre religión en China varían. Una encuesta de 2007 encontró que 31,4% de los chinos mayores de 16 años tenían una religión, mientras que un estudio de 2006 hizo el mismo hallazgo en un 46%.



A través de milenios, la civilización china ha sido influenciada por varios movimientos religiosos. Las San Jiao —‘tres doctrinas’ o ‘tres religiones’— de China son el confucionismo, el budismo y el taoísmo, que históricamente han tenido un impacto importante en el desarrollo de la cultura china. El sincretismo de estos tres sistemas de creencias, a menudo en forma de tradiciones religiosas populares, aún es un fenómeno común en China.

Una encuesta de 2007 hecha por Horizon Research Consultancy Group halló que los individuos que se identificaban como budistas correspondían al 11–16% de los adultos chinos, mientras que los cristianos comprendían cerca del 3–4% y los musulmanes aproximadamente el 1%.



Algunas de las minorías étnicas practican religiones étnicas propias —el dongbaismo es la religión tradicional de los naxi, el moísmo de los zhuang y el ruísmo de los qiang—. La religión tradicional nativa del Tíbet es el bön, aunque la mayoría de los tibetanos siguen el budismo tibetano, una forma del Vajrayana.




Educación y salud:

Desde 1986, la educación obligatoria comprende la educación primaria y media, que juntas totalizan nueve años. Cerca del 82,5% de los estudiantes continuaron su educación en escuelas secundarias.
27% de los graduados de la escuela secundaria continuaron con la educación superior.

Desde inicios de los años 1950, la política sanitaria china se caracteriza por un énfasis en la salud pública y la medicina preventiva. En esa época, el Partido Comunista comenzó la Campaña Patriótica de Salud, cuyo objetivo era mejorar la sanidad y la higiene, así como el tratamiento y prevención de varias enfermedades. Algunos padecimientos como el cólera, la fiebre tifoidea y la escarlatina, que anteriormente eran comunes en China, fueron casi erradicados por la campaña.

Luego de que Deng Xiaoping comenzara a implementar las reformas económicas en 1978, la salud de la población mejoro rápidamente gracias a una mejor nutrición, aunque muchos de los servicios de salud gratuitos que se brindaban en el campo desaparecieron junto a las comunas populares.
La atención a la salud en China casi se privatizó y experimentó un aumento importante en cuanto a su calidad.
En 2009, el gobierno comenzó una iniciativa de tres años para proveer atención a la salud con un costo de US$ 124 mil millones; como resultado, dos años más tarde el 95% de sus habitantes contaban con seguridad social.
China es el tercer proveedor más importante de fármacos, pero su población sufre del desarrollo y distribución de medicamentos piratas.


Hospital chino

La esperanza de vida al nacer es de 75 años, la tasa de mortalidad infantil es de 12 por cada 1000 habitantes.

En 2010, la contaminación aérea causó la muerte de 1,2 millones de personas. La numerosa población y las ciudades densamente pobladas provocan serios brotes de enfermedades, como el brote de SARS de 2003.


Contaminación china


Ciudades más pobladas:

1) Shangai (21.776.000)


2)Pekin/Beijing (18.241.000)



3) Canton- Foshan/Guangzhou (17.681.000)



4) Shenzen (12.506.000)



5) Tianjin (9.277.000)



Densidad de población por region y provincias:





Economia:

Aunque en 2014, y medido en en términos de PIB nominal, China era la segunda economía mundial ( US$ 10,355 mil millones) de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI), en términos de paridad de poder adquisitivo (US$ 17,632 mil millones en 2014), la economía china era ya la primera del mundo, por delante de EEUU. En el año 2012, su PIB PPA per cápita fue de US$ 9055,9 mientras que el PIB nominal per cápita fue de US$ 6071. En ambos casos, está situado del orden de la posición noventa entre países con mayor PIB per cápita.

China es miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y es la potencia mercantil más grande del mundo, cuyas transacciones en 2012 tuvieron un valor estimado de US$ 3,87 billones. Sus reservas internacionales alcanzaron US$ 2,85 billones a finales del año 2010, un incremento de 18,7% sobre el valor del año anterior, por mucho, las reservas más grandes del mundo.



Para 2009, China contaba con un estimado de US$ 1,6 billones en valores de EEUU. En 2012, fue el mayor receptor de la inversión extranjera directa (IED) al atraer más de US$ 253 mil millones. También invierte en el extranjero, su IED en otros países ascendió a $62 400 millones en 2012, y varias compañías chinas compraron un gran número de empresas del extranjero. Su tasa de cambio sobrevaluada ha provocado fricciones con otras de las grandes economías, y también ha sido criticada por la fabricación de grandes cantidades de productos falsificados.

La nación se colocó en el puesto veintinueve del Índice de Competitividad Global de 2013, aunque el mismo año se posicionó en el número 136 de 179 países en el Índice de Libertad Económica. En 2011, sesenta y un compañías chinas aparecieron dentro del Fortune Global 500. Según sus ingresos totales de 2011, tres de las diez compañías más valiosas del mundo eran chinas: Sinopec Group (5°), China National Petroleum Corporation (6°) y State Grid (7°).


PBI nominal en 2012.

En 2012 más de 300 millones de chinos pertenecían a la clase media, definida como aquellos con un ingreso anual entre US$ 10,000 y US$ 60,000. De acuerdo al Reporte Hurun, el número de multimillonarios chinos pasó de 130 en 2009 a 251 en 2012, el segundo país con más multimillonarios en el mundo En 2012, el mercado minorista chino tuvo un valor de US$ 3,2 billones y está creciendo a un ritmo mayor al 12% anual, mientras que el mercado de bienes lujosos se expandió inmensamente y representó el 27,5% del total global.

China tiene un nivel muy alto de desigualdad económica, que se ha incrementado en las últimas décadas; en 2012, su coeficiente de Gini fue de 0,474.

Desde su fundación en 1949 y hasta finales de 1978, China era una economía planificada, similar a la Unión Soviética. Luego de la muerte de Mao en 1976 y el final subsecuente de la Revolución Cultural, Deng Xiaoping y los nuevos líderes chinos comenzaron a reformar el sistema económico hacia una economía mixta, orientada a una de mercado bajo el dominio de un solo partido. Desmantelaron las granjas colectivas y privatizaron las tierras, hicieron que el comercio con el exterior fuera su principal objetivo y establecieron las zonas económicas especiales. Reestructuraron las empresas paraestatales y cerraron aquellas que ya no eran viables, lo que provocó despidos masivos. En el siglo XXI, China se caracteriza por tener una economía de mercado basada en la adquisición de propiedad privada y es lider en el capitalismo mundial.

El gobierno domina los sectores estratégicos como la producción de energía y las industrias pesadas, pero los empresas privadas se han expandido enormemente. En 2008 había cerca de 30 millones de empresas registradas en el país.

Desde que comenzó la liberalización económica en 1978, China ha estado entre las economías mundiales de más rápido crecimiento, que depende en gran parte de las inversiones y las exportaciones. De acuerdo al FMI, entre 2001 y 2010 el crecimiento económico anual promedio fue de 10,5%. Entre 2007 y 2011, su tasa de crecimiento fue equivalente a la suma de todos los países del G7.



China tiene una tasa de crecimiento muy alta entre el grupo. Su alta productividad, bajo costo de la mano de obra y la relativamente buena infraestructura lo han hecho un líder global de la industria. Sin embargo, la economía china gasta mucha energía y es ineficiente; fue el mayor consumidor de energía en 2010.

Depende del carbón para la producción de más del 70% de la energía que utiliza, y en 2013 rebasó a Estados Unidos como el mayor importador de petróleo.

El crecimiento económico y la industrialización han dañado el medio ambiente. A principios de los años 2010, la tasa de crecimiento comenzó a desacelerarse debido a sus problemas en los créditos bancarios nacionales, la menor demanda de las exportaciones chinas y dificultades en la economía global.



Relaciones económicas internacionales

En años recientes, China ha jugado un papel importante para la creación de áreas de libre comercio y pactos de seguridad entre sus vecinos de Asia y el Pacífico.

Desde el 1 de enero del 2010 está en vigor el Área de Libre Comercio ANSA-China entre los diez estados miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la República Popular de China.
El Área de Libre Comercio ANSA-China es la mayor zona de libre comercio en términos de población y la tercera más grande en términos de volumen.



En 2000, el Congreso de los Estados Unidos aprobó las «relaciones normales permanentes de comercio» (PNTR) para permitir que las exportaciones chinas entraran con las mismas tarifas bajas que los bienes provenientes de otros países. China tiene un superávit económico muy significativo con los Estados Unidos, su principal mercado de exportaciones. A principios de los años 2010, los políticos estadounidenses argumentaron que el yuan chino estaba significativamente devaluado, con lo que China obtenía una ventaja injusta en los negocios.



En décadas recientes, la nación ha seguido la política de acercarse a los gobiernos africanos para el comercio y cooperación bilateral, en 2012, el comercio chino-africano tuvo un valor de US$ 160 mil millones.

También creó lazos más estrechos con las principales economías sudamericanas: es el principal socio financiero de Brasil y está fomentando acuerdos estratégicos con Argentina.

Es lider en la industria de minería y procesamiento de minerales, hierro, acero, aluminio, y otros metales, carbón; construcción de máquinas y armamentos; textiles y ropas; petróleo; cemento; productos químicos; fertilizantes; bienes de consumo, incluyendo calzado, juguetes, y electrónica; procesamiento de alimentos; equipamento de comunicaciones, incluyendo automóviles, trenes, locomotoras, barcos, y aeronaves; equipamento de telecomunicaciones, vehículos comerciales de lanzamiento espacial, y satélites.

Importa: máquinas y otros equipamientos eléctricos, petróleo y otros combustibles, equipamientos ópticos y médicos, minerales, plásticos, productos químicos orgánicos (principalmente de Corea del Sur y Japon).

Exporta: máquinas eléctricas y otras, incluyendo equipamientos para procesamiento de datos, ropas, textiles, hierro y acero, equipamientos ópticos y hospitalares (principalmente a EE UU y Japon)

División del PBI por sectores: agricultura 10% (mayor productor del mundo), industria (43,9%) y servicios (46,1%).



Linea de pobreza: 6%, desempleo: 6,5%, inflación: 2,5%.

Historia:



Historia antigua:

El territorio que actualmente ocupa la República Popular China ha estado poblado desde hace miles de años. Se han encontrado restos de homínidos, que constituyen los antepasados más remotos del hombre.

El Homo sapiens hace su aparición unos 40 000 años atrás. Hace alrededor de unos 10 000 años se empieza a cultivar arroz en el río Yangtsé y poco después mijo en la provincia de Henan. En el VIII milenio a. C. las culturas de la zona del valle del río Amarillo se hicieron sedentarias. Un milenio después comenzaría la domesticación de animales.

Entre el VII y VI milenio a. C. surgen las primeras culturas neolíticas, Peilikan y Cishan, precursoras de la cultura de Yangshao, que se fusionaría con la Dawenkou y la Hongshan para dar lugar a la cultura de Longshan, que marca el comienzo de la unidad territorial y política de la llanura del Norte de China.



Dinastia Xia (2205 a. c. - 1766 a.c.)

Las memorias históricas de Sima Qian recogen los nombres de los 17 reyes de esta dinastía. Aunque recien a mediados del siglo XX se encontraron los primeros indicios que pruebas su exsistencia.



Dinastia Shang (1766 a.c. - 1046 a.c.)

El territorio de los Shang se extendía en la mitad norte de la actual provincia de Henan y la mitad sur de Hebei, la parte occidental de Shandong, la zona más al norte de Anhui y el noroeste de Jiangsu. En este territorio la población estaba organizada en unidades llamadas zu, ocupando una ciudad generalmente amurallada en la que lo más común era que vivieran solo miembros del clan.

Se especula que fue fundada por un líder rebelde que destronó al (aún legendario) último gobernante Xia. Su civilización estaba basada en la agricultura, complementada por la caza y la ganadería. Luchando sus tropas frecuentemente con asentamientos vecinos y pastores nómadas de las estepas del Asia interior.



Dinastia Zhou y Reinos Combatientes (1046 a.c. - 221 a.c)

Florecieron artes y técnicas ornamentales, que manifestaron, como en muchas culturas mesoamericanas y europeas, el deseo de los hombres de comunicarse con los inmortales. La dinastía Zhou fue la última de las dinastías de reyes anteriores a las dinastías imperiales. En esta época vivieron los grandes pensadores chinos de la antigüedad, como Confucio, y se inició la literatura china clásica.

La época zhou puede dividirse en dos periodos bien diferenciados: Los zhou occidentales hasta el año 771 a. C., que gobernaron un estado fuerte y centralizado desde las capitales de Hào (鎬) y Fēng (豐); y los zhou orientales, entre el 771 a. C. y el 256 a. C., que mantuvieron un poder puramente simbólico o nominal desde la corte de Chéngzhōu (成周, cerca de la actual Luoyang). Esta segunda etapa, en que la unidad simbólica del reino coincidía con la existencia de múltiples estados de hecho independientes, se subdivide tradicionalmente en dos periodos: el periodo de las Primaveras y los Otoños y el periodo de los Reinos Combatientes.



En el primero periodo estuvo plagado de batallas y las anexiones de unos 170 pequeños estados. El lento progreso de la nobleza resultó en un aumento en la alfabetización; el incremento en la alfabetización animó la libertad de pensamiento y el avance tecnológico.

En los Reinos Combatientes siete grandes reinos obtuvieron el poder de facto y lucharon entre en violentas batallas, con batallas quede dejaban hasta 500.000 muertos.



Dinastia Qin (221 a.c. - 206 a.c.)

El rey de Qin termino la conquista de los otros 6 reinos y se proclamo emperador.

El Estado Qin llevó a cabo una labor intensa de unificación de normas: Se unificaron las pesas y las medidas, así como el sistema de escritura. Se ordenó la tristemente célebre quema de libros, en la que se destruyeron escritos que no se ajustaban al modelo religioso y social del nuevo imperio. Construyó enormes palacios en Xianyang para convertir a sus antiguos enemigos en cortesanos, unificó los fragmentos de muralla construidos durante los siglos anteriores en la Gran Muralla, también inició la construcción de su mausoleo, los famosos Guerreros de Terracota.

A su muerte su dinastia se colapso.



Dinastia Han (206 a.c. - 220 d.c.)

Liu Bang estableció una nueva dinastía, la Han. China prosperó con rapidez, la agricultura, la industria y el comercio florecieron. El general Zhang Qian fue enviado a las regiones del Oeste a buscar los caballos necesarios para las continuas guerras contra los hunos, a su vuelta se inauguró la Ruta de la Seda, las sedas chinas se vendían muy bien en esas tierras, de las que llegaban productos hasta entonces desconocidos. Se inventa el papel, lo que ayuda a promover la educación, el sismógrafo y numerosas técnicas nuevas que revolucionan el país.

Los ideales que contribuyeron a levantar la dinastía van desapareciendo, el pueblo que se encontraba disgustado va aumentando su rechazo al régimen y surgen revoluciones en distintos puntos del país; como la de los "Leñadores Verdes" y los "Cejas Rojas", que obligan a trasladar la capital desde Xi'an a Louyang en el año 25. Y la de los Turbantes Amarillos, en el año 184, acabará por poner fin a la dinastía.



Tres reinos (220-265)

Tras la caida difinitiva de los Han se da un periodo donde 3 grupos gobiernan en un sector de China, atribuyendose el cargo de emperador.

Este periodo se extienende hasta que la dinastia Jin logra reestablecer temporalmente el orden.

Dinastia Jin (265-420):

La reunificación de China se produjo bajo la dinastía Jin, que puede dividirse en dos etapas: los Jin Occidentales (265-316), que consiguieron unificar China, y los Jin Orientales (317-420), que continuaron gobernando el sur de China.



En el año 263, las tropas de Wei conquistaban el estado de Shu, con lo que los tres reinos se convirtieron en dos. En 265, Sima Yan, de la prestigiosa familia Sima, descendientes de Sima Qian, derrocó al emperador Wei, acabando con el poder de la familia Cao, e instauró la dinastía Jin. En el año 280, los Jin conquistaron el reino de Wu, con lo que consiguieron reunificar bajo la nueva dinastía el antiguo imperio Han.

Esta unificación no duraría mucho tiempo. La corte Jin en Luoyang se veía amenazada por los pueblos nómadas del norte que habían formado varios estados y gozaban de una larga tradición militar. Estos estados del norte acabarían conquistando las capitales; Luoyang en el año 311, y Chang'an en 316. Así, el estado Jin desapareció del norte de China, que pasó a estar dividido en dieciséis reinos. La conquista del norte por parte de los pueblos nómadas o seminómadas provocó un importante éxodo de población hacia el sur. La corte Jin se reconstituyó en la ciudad sureña de Jiankang, cerca de la actual Nankín, donde seguiría gobernando hasta el año 420.



Estado dividido (420-581):

Precisamente sería otro pueblo de etnia no china, los tuoba, los que consiguieran unificar el norte de China al derrotar a todos estos pequeños estados y proclamar la dinastía Wei del Norte en el año 440. Con la unificación del norte, China queda dividida en dos estados: Uno en el norte, en el que se sucederán las llamadas dinastías septentrionales: Wei del Norte, Wei del Este, Wei del Oeste, Qi del Norte y Zhou del Norte; y otro en el sur, en el que, al ser derrocado el último emperador Jin en 420, se sucedieron cuatro dinastías en la corte de Jiankang: los Song, Qi, Liang y Chen.



Dinastia Sui (581-618):

En el año 581 Yang Jian, general del ejército de la dinastía Zhou del Norte, se hizo con el poder y proclamó una nueva dinastía: los Sui. Ocho años después, en 589, la dinastía Sui derrotaba a la débil dinastía Chen del sur, con lo que conseguía la reunificación del sur y el norte.

Tras la reunificación, se inició una etapa de reformas institucionales y de consolidación del poder central. En esta época se construyó el Gran Canal y se amplió la Gran Muralla China. También fue una época de promoción del budismo.

Tras una serie de reveses militares en las regiones fronterizas, se produjeron insurgencias militares. El segundo emperador Sui moría asesinado en el año 617. Se intenta mejorar con reformas la situación del pueblo, pero son traicionadas por su hijo, desencadenándose una sucesión de guerras campesinas, que finalizan con la toma del poder por Li Yuan, en el año 618, que funda la dinastía Tang, con capital en Xi'an.



Dinastia Tang (618-907):

En este periodo la emperatriz Wu, se transformo en la única mujer en gobernar China, tras derrocar a su hijo, este años más tarde, la volveria a derrocar.

A pesar de todas estas luchas por el poder que se sucedieron en estos años, esta primera parte de la dinastía Tang fue una época de esplendor cultural y en la que el imperio dominaba grandes extensiones de terreno, incluso partes de Asia Central, en la actual Región Autónoma de Xinjiang, que no volverían a estar controladas por un emperador chino hasta la última dinastía Qing. En la visión tradicional china, la dinastía Tang representa una de las épocas gloriosas de China.

Una rebelion sacudio sus cimientos en el 755.



La pérdida de poder efectivo por parte del estado, que para acabar con la rebelión había tenido que hacer concesiones a militares y a pueblos fronterizos, como los uigures y los tibetanos, hizo que el control efectivo sobre los recursos del territorio se redujera de una manera drástica. El modelo de estado centralizado y fuerte que habían implantado los Tang se vino abajo, y no volvería a existir un estado fuerte y centralizado hasta la proclamación de la República Popular China en el siglo XX.

El ultimo emperador Tang fue asesinado en el 907.



Cinco dinastias (907-960):

Tras el fin de la dinastía Tang, con la fundación de la dinastía Liang en el norte de China, se inicia una etapa de inestabilidad que vería sucederse cinco dinastías breves en el norte de China (dinastía Liang posterior, dinastía Tang posterior, dinastía Jin posterior, dinastía Han posterior y dinastía Zhou posterior), mientras que en el sur aparecieron diez reinos independientes.

En el año 960, Chao Kuangyin (Emperador Daizu, 960-976), inició el proceso de unificación del país, inaugurando una nueva dinastía, la Song.

Dinastia Song (960-1271):

Durante la dinastía Song se produjo un gran desarrollo del comercio. Se generaliza el uso de dinero, y aumenta de manera espectacular el movimiento de personas y mercancías dentro del país. Este aumento del comercio lleva a la aparición de grandes ciudades.

Después de su derrota frente a los Jin. Desde el sur, los Song mantenían el objetivo de reconquistar el norte, pero nunca pudieron hacer frente a la superioridad militar de los pueblos altaicos.

Durante la dinastía Song surgió el renacimiento intelectual y artístico Song, debido al desarrollo del comercio interno y externo, así como medidas políticas encauzadas hacia la coexistencia con los pueblos del norte mediante el pago de tributos.

Los mongoles, pueblo nómada del norte de lengua altaica, llegarían a establecer uno de los mayores imperios de la historia de la humanidad. Bajo su gran líder Gengis Kan, las conquistas mongolas llegaron a unir bajo su imperio territorios tan distantes como Europa Oriental, Irán y China. El propio Gengis Kan logró la conquista de los Xia occidentales, mientras que su hijo Ogodei, el segundo Gran Kan, derrotó a los Jin en 1234.

El Imperio mongol había sido dividido en cuatro partes. Una de ellas, el Gran Kanato, ocupó gran parte del territorio de las actuales China y Mongolia. En el año 1271 el Gran Kan Kublai fundó una dinastía al estilo chino, bajo el nombre Yuan, con capital en Pekín.

Dinastia yuan (1271-1368):

Kublai Kan, ya como emperador Yuan, derrotó definitivamente a la dinastía Song del Sur en la batalla de Yamen en 1279.

Los emperadores mongoles tuvieron que enfrentarse a la difícil tarea de gobernar una sociedad muy diferente de la suya. Clasificaron a la población en varias categorías étnicas y, tras un periodo de interrupción, reanudaron los exámenes imperiales para captar funcionarios para la administración.

El periodo Yuan estuvo marcado por una gran inestabilidad social, situación agravada por desastres naturales, como las inundaciones en el valle del río Amarillo, que provocaron hambrunas, y también por la epidemia de peste, que afectó a una gran parte del territorio.



Dinastia Ming (1368-

El desorden social del final de la dinastía Yuan provocó numerosas rebeliones contra los mongoles. Un líder rebelde de origen humilde, Zhu Yuanzhang, funda la dinastía Ming en 1368, estableciendo la capital en Nankín, poco despues llevada a Pekin.

China se convertiría en la primera potencia marítima del mundo, como evidencian los siete viajes de Zheng He al sur de Asia y África. Sin embargo, estos viajes no tendrían continuidad. Probablemente por el coste que éstos habían supuesto para las arcas del Estado, China abandonó su flota y renunció a continuar las expediciones marinas.

En el ámbito económico, durante el periodo Ming cae en desuso el papel moneda, debido a los problemas de inflación que generaba, y se empieza a utilizar la plata. A pesar de que los Ming habían prohibido el comercio con extranjeros, la escasez de plata en China hace que surjan numerosos contactos comerciales con Japón y, más adelante, con los portugueses, establecidos en Macao desde mediados del siglo XVI, y con los españoles, que transportaban plata de América a Filipinas.



Dinastia Quig (1644-1912):

En el año 1644, la dinastía Qing, procedente de Manchuria, conquista Pekín.

En China, la dinastía Qing ha sido considerada una dinastía opresora. Los manchúes impusieron su estilo de peinado y su forma de vestir a la población china, y la lengua manchú se utilizaba para los asuntos más importantes en la corte, dominada por la clase dirigente de origen manchú.

La dinastía Qing consolidaría la expansión territorial de China, incorporando al imperio Taiwán, Tíbet, Xinjiang y Mongolia.

A pesar de la fortaleza militar del imperio Qing, se sucedieron las rebeliones contra éste. La más importante de las rebeliones antimanchúes fue la Rebelión Taiping, que causaría millones de muertos entre 1851 y 1864.

A lo largo del siglo XIX se sucedieron las disputas comerciales con las potencias occidentales, que dieron lugar a la Primera Guerra del Opio, que enfrentó a China con el Reino Unido entre 1839 y 1842, y a la Segunda Guerra del Opio, entre 1856 y 1860, en la que una alianza franco-británica tomó la ciudad de Cantón. El resultado de estas guerras fue la firma de los tratados de Nankín y de Tianjin, por los que el Reino Unido consiguió la soberanía sobre parte del actual territorio de Hong Kong, además de derechos comerciales y de navegación para las potencias occidentales.



la rivalidad con Japón por la influencia sobre Corea provocó la guerra chino-japonesa entre 1894 y 1895. Tras la derrota china en esta guerra, se firma el Tratado de Shimonoseki, por el que China reconocía la independencia de Corea, que pasaba a estar bajo influencia japonesa, y cedía Taiwán a Japón.



Los programas de los exámenes, aún en vigor en 1900, eran contemporáneos de Carlomagno y remontaban al siglo IX: apenas si acaban de introducirse en ellos algunos elementos de las ciencias extranjeras.

La presión occidental en China era tan grande que el Gobierno imperial se vio forzado a reconocerles toda clase de privilegios, como la zona franca del puerto de Shanghái, concederles importantes contratos comerciales y de construcción de infraestructuras, exenciones fiscales, etc.

Una alianza de 8 naciones acabo con la revuelta de los boxers en 1900, nueve años más tarde la debilitada monarquia imperial es depuesta por una revolución. Ese fue el fin del Imperio Chino.

Republica de China (1912-1949):

El líder revolucionario chino Sun Yat-sen, al tener noticia del levantamiento de Wuchang, vuelve a China desde Estados Unidos. Aunque Sun llega a ser nombrado Presidente de la República de China, el país se encuentra dividido, dominado por dirigentes locales, y llega a un acuerdo con el destacado militar Yuan Shikai, que controlaba los restos del ejército Qing en el norte, para que éste sea presidente.


Primer presidente chino.

Chiang Kai-shek se convierte en presidente de la República y, desde el principio, tendrá que enfrentarse a dos problemas. Por un lado, el Partido Comunista Chino, a pesar de varios periodos de colaboración con el Kuomintang, lucha por establecer un régimen comunista. Por otro lado, el imperialismo japonés presiona a China. En 1931 Japón conquista Manchuria, y establece allí el estado títere de Manchukuo. En 1937 el ejército japonés inicia una invasión a China, conocido por la brutilidad de sus soldados con la población civil, dejando millones de muertos.



Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Japón abandona sus conquistas en Asia, y China recupera Manchuria y Taiwán



Cuando parecía que el gobierno de Chiang Kai-shek podría ya lograr consolidar la estabilidad de la república, el partido comunista organizó una rebelión armada contra el Kuomintang. Éste se convierte en una guerra civil total a partir de 1947.

En contra de las previsiones, los comunistas logran vencer al ejército de la República. El gobierno del Kuomintang, junto a parte del ejército y muchos de sus simpatizantes, se va a Taiwán, desde donde confiaba en poder reconquistar el continente. Esta situación, sin embargo, acabaría manteniéndose y la República de China continúa existiendo en la actualidad en la isla de Taiwán.

República Popular (1949-2014):

El 1 de octubre de 1949, el líder del Partido Comunista Chino Mao Tse-Tung proclama la República Popular China desde la puerta de Tian'anmen de la Ciudad Prohibida de Pekín.

Mao fue el líder máximo de China hasta su muerte en 1976. Su periodo de gobierno estuvo marcado por profundas conmociones sociales y políticas, como las campañas del Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural.

Tras la muerte de Mao, el sucesor elegido por éste, Hua Guofeng, no consiguió consolidar el poder, que acabó en manos de Deng Xiaoping.



Deng Xiaoping inició un proceso de reformas económicas y apertura comercial al resto del mundo. Desde entonces, la economía china ha conseguido crecer a un ritmo espectacular. A pesar de estos éxitos económicos, la represión política se manifestó de una manera especialmente trágica en 1989, con la intervención del ejército para acabar con las protestas de la Plaza de Tian'anmen.



Tras la muerte de Deng, su sucesor Jiang Zemin mantuvo el poder hasta que entre los años 2002 y 2004 fue sustituido en todos sus cargos por Hu Jintao.

Xi Jinping presidente desde 2013


Actualmente China cuenta con uno de los ejercitos más grandes y equipados del mundo. Ademas de unas 180 bombas atomicas en sus arsenales. Ha participado en la Guerra de Corea (1950-53), Guerra Sino-india (1962) y ha invadido Vietnam (1979), en la primera termino con un "empate", aunque sus bajas sobrepasaron por muchos a las norteamericanas, en la segunda fue vencedor y en la tercera se retiro alegando que ya habia castigado mucho a Vietnam, al cual ayudo en la guerra contra EE UU.


0No comments yet