About Taringa!

Popular channels

Cibermilitancia en Internet como arma de los gobiernos

¿Alguna vez oiste hablar del Partido de los 50 centavos?

El partido de los 50 centavos es un término peyorativo no oficial aplicado a comentaristas de Internet contratados por el gobierno de la República Popular de China (tanto a nivel local como a nivel central) o el partido comunista de China, para publicar comentarios favorables hacia las políticas del gobierno en un intento de dar forma y cambiar la opinión pública de determinados foros de discusión en Internet, como una forma especial de astroturfing* para dar la falsa idea de una "corriente espontánea de pensamiento". Se denuncia también que a los comentaristas se les paga por cada mensaje que desvíe la atención en una discusión de "contenidos sensibles" o de críticas anti-partidistas en los sitios web nacionales, sistemas de BBS y salas de chat, o para que directamente alaben la línea partidista comunista. Los comentaristas afines al Partido Comunista de China se defienden afirmando que el término se usa para desacreditar a cualquiera que publique un comentario excesivamente patriótico a favor de China en foros de Internet.[/size]

*Astroturfing es un término referido a campañas de relaciones públicas en el ámbito de la propaganda electoral y los anuncios comerciales que pretenden dar una impresión de espontaneidad, como nacida de una fuerte relación con el entorno social.


El departamento de publicidad de Changsha (ciudad China) ha contratado a comentaristas de Internet desde octubre de 2004. Este es uno de los primeros casos conocidos de apariciones de "comentaristas profesionales" en Internet.



Y adivina que... no solo se dedican a comentar a favor de un régimen sino también a detectar comentarios contrarios:

China contrató a dos millones de personas para vigilar internet

La cadena televisiva CCTV reveló que el gobierno chino contrató a dos millones de personas para vigilar en internet. El equipo busca detectar los comentarios contrarios al régimen comunista.

El medio explicó que estos llamados ‘analistas de opinión’ se encargan del análisis de la opinión pública en las redes sociales. Estos empleados recogen opiniones y realizan informes para las tomas de decisiones del gobierno.

Tang Xiaotao, uno de los empleados, indicó que su trabajo se basa en vigilar y obtener información relativa a palabras clave especificadas por los clientes, monitorear opiniones negativas y recogerlas.

Un comentarista que realiza un post considerado difamatorio en la red puede purgar pena por tres años de cárcel. Las condiciones son que sea seguido por cinco mil personas y reenviado por otros usuarios más de 500 veces.


Dada esta descripción de los pioneros en el mundo de la cibermilitancia, se puede dar más ejemplos de países que utilizan la misma arma.


Nota del 13 Septiembre de 2014 que da un panorama de la situación




Los ‘Trolls’ socavan la crítica y la libertad

La existencia de equipos de ‘trolls’, a veces financiados por los gobiernos, es fundamental para los regímenes que no quieren que en las redes sociales se construya una narrativa política distinta a la suya.


El descubrimiento, a través de un documento filtrado, de un colosal plan del gobierno de Vladimir Putin para intervenir en redes sociales a través de cuentas falsas para contrarrestar las críticas a la invasión rusa a Ucrania acaba de conmocionar a EE.UU.

El proyecto consistía en la creación y administración de miles de cuentas en Twitter, Facebook y blogs que entrarían a comentar las noticias publicadas por la prensa, básicamente estadounidense, para crear la ilusión de una corriente de opinión que justifica la intervención rusa en Ucrania. La idea es que estas cuentas falsas acosen y desprestigien a aquellos líderes de la conversación digital que estaban criticando la invasión.

A este esquema se lo bautizó como la ‘Armada de trolls’, en alusión al ‘troll’, palabra con la que se conoce, en la jerga de Internet, a una persona o cuenta que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea.

Este escándalo no es novedad. En muchos países es conocida la existencia de estrategias de comunicación en redes sociales haciendo uso de ‘trolls’.



Arabia Saudita: Se distingue por el uso de cuentas robotizadas (izq). Un periodista descubrió ‘trolls’ que defienden a Cristina Kirchner (der)


No hace mucho, el polémico y célebre periodista argentino Jorge Lanata se puso a investigar varias cuentas de Twitter que defendían al gobierno de Cristina Kirchner y que, sobre todo, deslegitimaban cualquier voz crítica. En un episodio de su programa ‘Periodismo para todos’, Lanata demostró -a través de una herramienta de Google- que las fotos de esas cuentas correspondían, en realidad, a personas que vivían en otros países y que no tenían la menor idea de que sus rostros eran utilizados fraudulentamente.

Algo parecido ocurrió en Ecuador la semana pasada. Un ‘hacker’ logró romper las seguridades de una cuenta de Facebook de un famoso ‘troll’ que se dedica a insultar y desprestigiar a los usuarios críticos al Gobierno. Así descubrió que la cuenta era administrada por una agencia de comunicación que tiene entre sus clientes al Gobierno. El video hecho por el ‘hacker’ fue todo un éxito. En apenas dos días tuvo más de 5 000 visitas y al tercero fue retirado de YouTube. La conmoción en las redes sociales ecuatorianas fue inmensa, pues desde hace varios años es notoria la existencia de cientos de cuentas con identidades falsas que se dedican a insultar y desprestigiar a determinados usuarios que tienen una posición crítica al Gobierno.

El caso del tuitero Carlos Andrés Vera es paradigmático. “He recibido amenazas personales, amenazas a mi esposa y a mi hijo. Entre mis cuentas de Twitter y Facebook tengo alrededor de 3 000 cuentas bloqueadas por ataques o amenazas”, sostiene.

Este sistema parece operar de forma casi idéntica en varios países. Un informe de Freedom House reporta la existencia de ejércitos de ‘trolls’ financiados por los gobiernos de Bielorrusia, Bahréin, Arabia Saudita, China, Rusia, entre otros.


Los ‘trolls’ de Putin se encargan de defender la invasión a Ucrania (iz). La ferocidad de los ‘trolls’ en Bielorusia se dirige a los diarios (der).


El caso de la China es notable. Ahí, como señalaba en el 2012 el diario inglés New Statement, el Gobierno chino contrata personas para distorsionar y adulterar la conversación en el internet. Ai Weiwei, seguramente el artista chino y activista social más importante de los actuales momentos, entrevistó a uno de estos ‘comentaristas’, quien reveló la forma en que actuaba. “Casi todas las mañanas, a las 09:00 recibo un e-mail de mis superiores, quienes me dicen cuáles son las noticias que debo comentar. Lo importante es atraer la atención de los ciudadanos digitales”. En la entrevista con Ai Weiwei, este ‘comentarista’ dijo que uno de los objetivos de su trabajo es “irritar a los usuarios y hacer que me ataquen para que dejen de hablar sobre la noticia que no le conviene al Gobierno y se enfoquen en mí”. ¿Cuál es el interés de determinados gobiernos por intervenir en la conversación digital?

En un estudio sobre el rol de la prensa estatal en los gobiernos autoritarios, hecho bajo el patrocinio del Foro Internacional para los Estudios Democráticos y la Universidad George Washington en los EE.UU., se plantea la tesis de que los regímenes están cada vez más preocupados por lo que acontece en las redes sociales, sobre todo a partir de lo ocurrido en la llamada ‘Primavera Árabe’. Estos países, dice el estudio, no pretenden bloquear del todo a la prensa independiente pero sí controlarla y atemorizarla. Y como lo que se dice en redes sociales es mucho más difícil de regular, entonces buscan deslegitimar lo que ahí se dice.

Christopher Walker, uno de los autores del estudio, le dijo a EL COMERCIO en un e-mail que con el crecimiento del acceso a la Internet, los regímenes represivos la están viendo como una amenaza a su “narrativa política”. Por eso, dice, están implementando un variado menú de medidas, entre ellas la manipulación de las redes sociales.


En Inglaterra hay ‘trolls’ del Gobierno, según Glen Greenwald (izq). Miles acosan a los críticos ‘online’ del Gobierno en Bahréin (der).


“Está claro que los gobiernos de todo el mundo están invirtiendo enormes recursos para limitar las visiones alternativas. En lo que tiene que ver con la comunicación en línea, parte sustancial de la estrategia autoritaria es hacer lodo el agua al crear confusión y subvirtiendo la legítima discusión en línea”.

Para Walker la idea es enturbiar el debate para deslegitimarlo y defender el relato oficial.

Pero este fenómeno no parece limitarse a los países considerados como autoritarios. La idea de que en EE.UU. hay ‘trolls’ encargados de enturbiar el debate aparentemente se confirmó con la filtración de los documentos de Edward Snowden, publicados por el periodista Glen Greenwald y que hablan de ‘trolls’ en Inglaterra..

Al poder no le interesa que la realidad que construye sea puesta en riesgo. Y sabe que en las redes sociales se están construyendo las visiones alternativas. Por eso hay que ensuciarlas.



Para cerrar el post, aunque ya se mencionó el caso de Argentina en la nota anterior, 2 videos interesantes:


link: http://www.youtube.com/watch?v=zC3iSejF7E8


link: http://www.youtube.com/watch?v=nGmWAMXXf3E


Gracias a los que comentaron y dejaron puntos en el post

0No comments yet
      GIF