Check the new version here

Popular channels

Cinco minutos por Palestina

Cinco minutos por Palestina



Carta al Presidente Luis Guillermo Solís Rivera.

Estimado señor presidente de la República.

Su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas coincide plenamente con las preocupaciones y angustias, que como personas ciudadanas comprometidas con la vida y con la dignidad humana, nos genera el armamentismo creciente y la ocurrencia de nuevos conflictos bélicos en diferentes partes del planeta.

El fanatismo, la intolerancia, el expansionismo y lo que es peor, las invasiones, los desplazamientos de miles de personas refugiadas, los bombardeos contra la población civil, con millares de víctimas y la destrucción de importantes obras de infraestructura civil, nos alejan cada vez más del objetivo de alcanzar una paz duradera y son factores que nos llevan, por el contrario, a un incremento del odio, del deseo de venganza y de la extensión de los conflictos a otras regiones y países. Por estas razones apoyamos su enfático llamado a procurar la paz y a detener esas acciones genocidas y destructoras.

Señor presidente, nuestro país no tiene ejército aunque vivimos un creciente proceso de militarización. Hemos declarado unilateralmente la neutralidad perpetua y activa pero frente a las injusticias, sucedan estas donde sucedan, nuestro pueblo y su gobierno no pueden ni deben ser neutrales.

Por estas razones lo exhortamos a que continúe su llamado a la paz y su demanda de justicia, eso sí, acompañado con acciones concretas, coherentes, que signifiquen un mandato claro por la tolerancia y el respeto de la dignidad humana por parte de quienes participan y actúan en los ámbitos internacional y local; es decir, quisiéramos ver en sus palabras y acciones una condena, rechazo y denuncia clara y contundente a masacres como la perpetrada recientemente por Israel contra Gaza para poner un ejemplo.

Sin embargo, lamentablemente, lo expresado por usted como jefe del gobierno, encaminado a lograr una paz honorable, permanente, respetuosa y en consonancia con el pensamiento pluralista, tanto en lo político y religioso cuanto en lo filosófico e ideológico, no coincide con lo que localmente hemos venido observando desde gobiernos anteriores y que continúa en el gobierno actual en lo relativo a órganos de seguridad, tanto públicos como privados, medios de comunicación y sectores que tienden a desconocer, invisibilizar, descalificar, atemorizar y exhibir intentos de represión, los cuales no son justos y los costarricenses rechazamos, pues tienden a inocular el resentimiento, estimulan el nacimiento del odio y la ruptura de la armonía y la tranquilidad de la buena convivencia entre la ciudadanía.

La aparente contradicción de su parte al negarse a recibir a tres estimables damas que después de casi tres semanas de espera frente a Casa Presidencial, que lo único que piden son cinco minutos para entregar una carta con algunos temas relacionados con Palestina que sigue sin representación diplomática tras 67 años de haber sido partida, dividida, humillada, desconocida.

Muy particularmente nos preocupa que fuese el Presidente de la República quien recibió al Jefe del Comando Sur John Kelly, un funcionario de rango muy inferior al suyo y que además representa lo peor de centros de adiestramiento militar de las antiguas fuerzas dictatoriales de América Latina, cuyas prácticas incluyen la violación de derechos humanos como es el uso de la tortura. La “cooperación” que han dado en entrenamiento y capacitación militar, dista mucho de la capacitación policial que necesitamos; el caso Ferguson ilustra sin más palabras lo que queremos expresar.

La humanidad tiembla ante el horror de escuchar las “war words” de las potencias mundiales, que fácilmente caen en un frenesí belicista que no augura nada bueno para nuestro futuro. Usted tiene el deber y la fortaleza moral para reclamar y exigir una actitud pacífica y solidaria de las naciones del mundo. En este esfuerzo, lo acompañaremos las personas costarricenses de buena fe y deseosas de paz, justicia y dignidad.

Suscribimos, muy respetuosamente:

Frente de Acción Unitaria (FAU)

Juan Félix Montero Aguilar.
0
0
0
0
0No comments yet