Popular channels

Cinco razones para admirar a Ricky Arjona

El cantante guatemalteco vuelve a Córdoba para presentar su nuevo disco "Viaje", el jueves en el Estadio Kempes. Acá, cinco razones para aprender de él.







1) Números que impresionan. El guatemalteco Ricardo Arjona lleva editados 15 discos con canciones originales, un par en vivo y más de una decena de compilados, y ha superado ampliamente con su material las 20 millones de copias vendidas. Entre muchísimos premios, ganó el Grammy (estuvo nominado cinco veces), el Grammy Latino (nominado 11 veces) y un par de gaviotas en el Festival de la Canción de Viña del Mar. Y para tener una vaga idea del suceso que el cantante genera en América (de norte a sur) basta ver que cuatro de sus álbumes alcanzaron el primer lugar en el Billboard Top Latin Albums de Estados Unidos (donde rompió el récord de 49 semanas consecutivas en el listado de los 10 discos más vendidos). Y en Argentina, 10 trabajos ya alcanzaron la primera posición. En Buenos Aires llegó a tocar para 160 mil personas y recaudó en un solo tour más de 13 millones de dólares. El jueves 11 de septiembre presenta en Córdoba su álbum Viaje.

2) Un pasado bien pisado. Con tan sólo 12 años, Arjona participó en el concurso Festival Infantil Juventud '74 y lo ganó interpretando la canción Gracias al mundo, una composición de su padre. Si bien la carrera profesional la inició a sus 21 años (cuando firmó con el sello Polygram) antes se graduó de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Además de buen estudiante, Arjona fue un buen jugador de básquet (jugó en las ligas mayores de su país) y llegó a actuar para el equipo nacional de Guatemala. Durante algún tiempo el cantante mantuvo el récord de ser el jugador guatemalteco con más puntos (78) anotados en un solo partido.

3) Sus letras únicas. Para algunos, su lírica peca de cursi; pero otros (entre ellos, muchas mujeres) aman la forma en que hace rimas con las problemáticas del amor y aborda temas tan cotidianos como incómodos de cantar. "De vez en mes te haces artista/ dejando un cuadro impresionista/ debajo del edredón/ de vez en mes con tu acuarela/ pintas jirones de ciruela/ que van a dar hasta el colchón", "Señora de las cuatro décadas/ permítame descubrir/ que hay detrás de esos hilos de plata/ y esa grasa abdominal/ que los aeróbicos no saben quitar", "Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra" o "Hay pingüinos en la cama/ por el hielo que provocas/ si hace un mes que no me tocas", son algunos de los ejemplos que lo convierten en un genio amado o en el blanco perfecto de las críticas.

4) Digno rival. En 2010, el rosarino Fito Páez aseguró que Ricardo Arjona era un síntoma de "aniquilación cultural" y se quejó de que este tuviera más conciertos en Argentina que el mismísimo Charly García. Todo esto porque Arjona encaraba una tremenda seguidilla de 35 conciertos en el porteño estadio Luna Park, mientras que Charly tenía dos presentaciones en el estadio Vélez Sárfield. Lejos de quedarse en silencio, Arjona recogió el guante, tomó la pluma y le disparó a Páez en una carta: "Puede ser que usted mismo se crea su farsa de intelectual osado (...) ya quiso usted ser Charly García, después quiso ser (Pedro) Almodóvar, ¿ahora quiere ser crítico de espectáculos?. Lamentable lo suyo señor, lamentable, pero por sobre todo...triste". Podés leerla completa, aquí.

5) Tiene calle. Antes de las giras por el mundo y los hoteles de lujo, Ricardo Arjona pateó (literalmente) la calle. Es que, al poco tiempo de editar su primer disco y cuando se perfilaba como un buen jugador de básquet, el cantautor sintió la necesidad de conectarse con el mundo y dejando todo atrás se fue a vivir a Buenos Aires. Allí se ganó la vida en la mítica calle Florida interpretando sus canciones (más tarde reflejaría lo vivido en algunos temas) a cambio de unas monedas. No fue una vez, ni dos, que tuvo que cambiar canciones por australes, fueron un par de años en los que más allá de ya poseer un título terciario se recibió en la dura universidad de la calle.
0
0
0
0No comments yet