Canales populares

Claro deberá pagarle $ 125 mil por daños

Mar del Plata. Un hombre inició una demanda contra la empresa de telefonía móvil por una facturación indebida tras un viaje al exterior. La Cámara Civil y Comercial revirtió el fallo de primera instancia.



Andrés Galera viajó en febrero de 2010 a Estados Unidos. A su vuelta, se encontró con una factura de teléfono que superaba los 21 mil pesos por el uso del celular en el exterior por lo que Claro le suspendió el servicio. El hombre inició una demanda que terminó con un fallo sorpresivo: la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial condenó a la empresa a pagarle 90 mil pesos por daño punitivo y 35 mil por daño moral.

La justicia de primera instancia había desestimado el planteo de Galera y apenas había aceptado reducir el monto que el cliente debía pagar a la empresa. Sin embargo, bajo el patrocinio del abogado especialista en derecho al consumidor, Federico Álvarez Larrondo, apeló la decisión de la Justicia.

Según se refleja en la sentencia firmada por los jueces Nélida Zampini y Ricardo Monterisi, la empresa no informó al cliente del costo del “roaming” en el exterior. Incluso, antes de partir, Galera se metió en la página de Internet de la empresa para verificar los costos extra que podía tener y allí se reflejaba el valor de las llamadas fuera del país, pero no había detalles del costo de Internet, que fue lo que le generó la factura de 21 mil pesos.

En el fallo los magistrados enumeran una serie de supuestos que los consumidores de telefonía celular realizan ante cada viaje al exterior. “Esta multiplicidad de supuestos que habitualmente generan daños al consumidor y que en numerosos casos culminan con reclamos judiciales, nacen del accionar ilegítimo de los proveedores que tornan operativo un servicio que no les es requerido obligando al consumidor ha tener que encontrar el modo de lidiar con consecuencias que nunca pudo prever, tal como ha ocurrido en el caso de autos”, señalan.

La sentencia, además de sancionar a la empresa con el monto por daño moral y punitivo, rechaza el pedido por "daño psicológico" y ordena a la empresa que abandone la pretensión de cobrar la factura por la cual se originó la demanda.
0
0
0
0No hay comentarios