Check the new version here

Popular channels

Cleopatra, la última reina de Egipto. Parte 2

Cleopatra, la última reina de Egipto. Parte 2



En una última estrategia por mantener el poder, Auletes redactó un testamento que hacía a Cleopatra y su hermano menor, Tolomeo XIII, corregentes. Nombró al pueblo egipcio su guardián y exigió al Senado respetar el testamento. En el año 51 a.C. Auletes murió.

Cleopatra debía gobernar con su hermano. Para mantener la antigua práctica egipcia de mantener la línea real de matrimonios dentro de la familia, se casaron. Pero no existe evidencia de que se consumara la unión. Cleopatra pronto perdió la paciencia frente a la debilidad e ineficacia de su hermano. En Egipto sólo el rey tenía poder, pero por ser menor, el joven Tolomeo debía obedecer a sus consejeros.

Se convenció al pueblo de que Cleopatra era la culpable de una sequía reciente y así fue expulsada del país, pero pronto la princesa sorprendería a todos.

En un reino árabe vecino Cleopatra formó un ejército y lo dirigió hacia Egipto para enfrentar a las fuerzas de su joven hermano. Perder la batalla significaría la muerte segura, sin embargo, hubo incidentes en Roma que la obligaron a retrasar la invasión.

Cuando Craso fue asesinado en la batalla, César reto abiertamente a Pompeyo para ganar la autoridad del Imperio. Temiendo que estuviese planificando convertirse en un dictador, el Senado exigió que desplazará sus tropas, César se negó y trasladó rápidamente su ejército a Italia. Este hecho desencadenó una guerra civil. Retirándose Pompeyo recurrió a la ayuda de sus aliados orientales.

A pesar que Egipto envió hombres, embarcaciones y granos, César logró descubrir el itinerario de las fuerzas de Pompeyo. Pompeyo logró escapar con vida y buscó su seguridad en Egipto. Con una estrategia concebida para ganar el aprecio de César, los consejeros del joven Tolomeo se enemistaron con el hombre que habían apoyado y decapitaron a Pompeyo. Pero cuando César llegó a Alejandría y le entregaron la cabeza de Pompeyo se enfureció por la traición hecha a Roma. Exigió el resto de la deuda del pacto con Auletes y enunció que él personalmente resolvería la controversia entre Cleopatra y su hermano. Y los convocó a ambos.

Con su audacia Cleopatra tramó la próxima jugada. Regresó secretamente al palacio, se escondió en una alfombra enrollada y fue conducida hasta la habitación de César, quién se convirtió en su amante esa noche.

A la mañana siguiente el joven Tolomeo llegó al encuentro pactado y encontró a César y a su hermana juntos. Sorprendido por el éxito de Cleopatra con César, Tolomeo arrojó su corona y salió llorando de la habitación. A pesar de que la seducción del enemigo era una excelente estrategia política, Cleopatra pudo haber sido igualmente seducida. César tenía 52 años y los años de entrega política y campaña le habían dejado una presencia vigorosa e imponente. Para una mujer de 19 años ganar el cariño del hombre más poderoso en el mundo debía ser un éxito emocionante. Es posible que César, que se divertía con mujeres de todas las edades, viera a Cleopatra como una aventura fortuita.

Y así, con sus encantos, la reina logró vencer a César.

Temiendo que Cleopatra convenciera a César que lo eliminara, el joven Tolomeo y la hermana menor de Cleopatra, Arsinoe, atacaron. Luego de una guerra de seis meses las fuerzas de César lograron una victoria aplastante. Tolomeo se ahogó tratando de escapar y Arsinoe fue desterrada a Roma.

Nuevamente coronada reina, Cleopatra siguió la tradición, se casó con su último hermano Tolomeo XIV de 11 años.

Mientras Cleopatra y César se divertían en noches de alegría y lujuria a bordo de una barca, el pueblo murmuraba que la reina estaba mostrando orgullosamente su maravilloso trofeo. Preocupados por su reputación los oficiales de César finalmente convencieron a su comandante que abandonara Egipto.

Luego Cleopatra dio a luz a un hijo que llamó Cesarión. En el año 46 a.C. hizo su gran entrada a Roma con su hijo. Habían transcurrido cuatro años desde su primer encuentro con César. Soñaba con un futuro glorioso, pues hasta el momento, César no tenía hijos varones. Con César como su aliado Cleopatra se aseguraría que Egipto estuviera a salvo. Y con César como esposo juntos podrían gobernar el Imperio, restaurar el reino de Tolomeo y legar el poder a sus hijos.

A César parecía agradarle la visita de Cleopatra y la hospedó en una de sus villas campestres.

Mientras continuaban las relaciones entre César y Cleopatra, se rumoreaba que él planificaba convertirse en rey y aplastar los últimos vestigios de la República. Las maniobras de Cleopatra para consolidar su posición como consorte de César incrementaban la furia de Roma. Pronto surgió un complot para destruir las ambiciones imperiales de César.

A mediados de marzo del año 44 a.C., cuando entraba en el edificio del Senado, César fue apuñalado.

Desolada por el asesinato de César y rodeada de la hostilidad romana Cleopatra regresó a Egipto.Su amante había muerto y con él habían desaparecido todos sus planes para el futuro. Cesarión nunca había sido reconocido oficialmente por César.Para proteger su único derecho político en Roma, Cleopatra nombró a Cesarión su co-gobernante. Al poco tiempo falleció su hermano Tolomeo XIV.Mientras, Cleopatra esperaba ansiosamente noticias sobre el líder que reemplazaría a César.



Marco Antonio, uno de los amigos más cercanos de César y su teniente, produjo mediante su discurso en el funeral de César un frenesí entre el pueblo romano que quería vengar su muerte. Los líderes del complot abandonaron Roma para unirse a las tropas situadas en el este, pero temiendo la continua hostilidad de Roma, Cleopatra no pudo apoyar abiertamente a Antonio.

La conmoción recorrió Roma al enterarse que César en su testamento había nombrado a su nieto Octavio , de 18 años, su único heredero. A pesar que César no pudo dejar su cargo por sucesión legó a Octavio poder político y el apoyo de su ejército.

El futuro de Marco Antonio era incierto. Estaba asombrado porque César lo había ignorado y había favorecido a Octavio, un frágil y delgado adolescente, famoso por su bebida y por seducir a esposas de otros hombres. Pero, inicialmente, Octavio fue muy popular y aún cuando circulaban rumores sobre sus escándalos sexuales, César había observado en él cualidades excepcionales.









0
0
0
0
0No comments yet