Check the new version here

Popular channels

¿Comida o sexo? Que prefieren los Linces ?




Terri Fisher, la psicóloga a cargo del curioso estudio, explica que “existen muchos mitos alrededor del sexo y la gran mayoría no tiene relación con la realidad”. Solemos creer, por ejemplo, que la mente masculina contiene permanentemente imágenes dignas del último catálogo de Victoria's Secret o de las páginas más hot de Playboy. Incluso, según algunas versiones, ellos piensan en sexo cada siete segundos.

Precisamente, el objetivo de la investigación de Fisher era desmentir o confirmar estas concepciones. Lo que descubrieron fue una verdadera sorpresa.
 Según el estudio, por más macho y semental que sea el hombre, su preocupación principal no es qué llevarse a la cama sino qué llevarse a la boca. 



En la investigación participaron 283 estudiantes universitarios (163 mujeres y 120 varones), a los que se les pidió que llevaran consigo un "contador de clics" para registrar la cantidad de veces que pensaban en comida, en sexo o en sueño.












Según los resultados, el hombre promedio tenía 19 pensamientos sobre sexo al día. Una cifra bastante mayor a la de las mujeres, que registraban aproximadamente 10 pensamientos al día.

Sin embargo, los hombres también tenían más pensamientos sobre la comida y el sueño, lo que sugiere que quizás los hombres son más propensos a tener impulsos complacientes en general, y no solamente de tipo sexual. O que les parece que cualquier vaga sensación cuenta como si fuera un pensamiento. O una combinación de ambas cosas.

La mente masculina, explica el documento, tiene con más frecuencia la idea de comerse una hamburguesa —o quizás, para el caso argentino, un buen asado— que la de un revolcón porque existen más mecanismos de activación para pensar en comida, como la visión y el olfato, que disparadores para pensar en sexo.



No obstante la conclusión del estudio, se registraron importantes diferencias entre unos pocos participantes. Por ejemplo, mientras que un estudiante anotó un solo pensamiento sexual en un día, otro marcó 388 en 24 horas.


Más allá de las diferencias entre cada hombre, lo que está claro es que ellos piensan en el tema con mucha menos frecuencia de la creemos. De hecho, para la mayoría el sexo pasó a ser un pensamiento predominante sólo hacia el final del día (alrededor de medianoche), y aún así estaba sólidamente en segundo lugar, detrás del sueño.

Así que, aunque no podemos saber con certeza cuál es la frecuencia verdadera con la que ellos tienen la "idea fija", sí podemos descartar con seguridad eso de que el hombre promedio piensa en el sexo cada siete segundos.
















0
0
0
0
0No comments yet