Info

Como convertirme en una persona más segura de mi misma









En tu camino como emprendedor deberás cruzar muchos obstáculos y uno de los más grandes puede ser tu mismo si no proyectas seguridad. Nadie va a invertir en tu proyecto si no pareces seguro de tus ideas. Pero tranquilo, la seguridad es algo en lo que puedes trabajar, así que lee atentamente.


1. Identifica las causas


Cuando estás hablando con tus amigos de toda la vida no eres inseguro. ¿Por qué? Puede ser porque no sientes temor a ser juzgado o simplemente porque no hay riesgo de fracasar. Es ciertamente diferente cuando vas a conocer inversionistas y quieres que se lleven la mejor impresión de ti y de tu proyecto. Tu voz puede temblar y las manos empezar a sudar, es ahí cuando debes ser consciente de qué está pasando y de por qué tu cuerpo reacciona de esa manera. Deja tu ego a un lado e identifica las causas.


2. La inseguridad es tu aliada



Una vez identificadas las causas debes trabajar en tus debilidades. Día a día te verás en situaciones donde tu seguridad se ve afectada por diferentes motivos y es posible que hagas mal una presentación o no proyectes todo lo positivo frente a un posible socio. No siempre te podrás sentir 100% seguro, pero si puedes acostumbrarte a vivir con la incomodidad, fuera de tu zona de confort, es eso lo que te hará superar tus inseguridades poco a poco.


Si el problema es que no sientes seguridad por tu imagen y la reacción es no poder sostener la mirada, practica y practica, busca todos los obstáculos posibles y no te rindas hasta ser más fuerte que tu inseguridad!


Nadie se vuelve seguro de la noche a la mañana, como todo, es un proceso.


3. (La que escuchan siempre) ser positivo




El lenguaje corporal no deja pasar desapercibida a una persona preocupada. Es tu decisión ver el lado positivo o negativo de las cosas. Lo que pienses es lo que proyectas y si ves que los demás no se están llevando una buena impresión de ti, tus inseguridades empezarán a crecer. A veces es más importante cómo las personas te ven que lo que estás diciendo.


4. Revive tus éxitos



En los momentos de éxito te has sentido invencible, tienes una sonrisa y el pecho en alto. Es exactamente eso lo que necesitas para proyectar seguridad y como esa sensación no te es desconocida, haz lo posible para interiorizarla cuando te vayas a enfrentar a nuevas situaciones. Si es acorde con la conversación, habla de tus éxitos, de qué decías y cómo te veías, sin cruzar la línea a la arrogancia, muestra tus fortalezas y tus debilidades no tendrán que ser expuestas.


Nunca olvides escuchar atentamente y sonreír. También recuerda que la postura es fundamental, como lo dice la psicóloga Amy Cuddy (en la siguiente charla TED que puedes ver haciendo click aquí), la postura adecuada no solo te hará ver como una persona más segura, te empezará a transformar en una persona más segura. Trabaja en ello y poco a poco verás resultados que te acercarán a cumplir tus objetivos.